Top 10: los pedidos de camarín más excéntricos

Con el guacamole de Jack White como excusa; mirá la lista y participá
(0)
15 de febrero de 2015  • 10:48

Jack White. El futuro cabeza de cartel de Lollapalooza fue noticia la semana pasada, cuando la Universidad de Oklahoma publicó en su diario el rider del músico. No muy lejos de las excentricidades, el documento prohíbe que haya bananas en la zona de catering, y establece que no sólo debe haber un bowl con guacamole, sino que además incluye adjunta la receta para prepararlo. Que esto se hiciera público enfureció al autor de "Seven Nation Army" y a su management, que declaró que incluiría a la universidad en su lista negra. Cosas que pasan.

Deadmau5. Al margen del clásico pedido de bebidas a granel, el DJ canadiense incorporó a su pedido de camarín cosas tales como dos pares de medias (uno blanco, el otro negro), dos envases de gel para ducha y, a modo de remate, un animal inflable de juguete para su camarín. Y nada de escatimar: el animal debe ser de "al menos, cinco pies (casi un metro y medio) de altura".

Foo Fighters. Es conocido el sentido del humor de Dave Grohl. Quizás por eso mismo no termina de quedar en claro cuán en serio son los pedidos de su rider. El catering debe incluir cajas de cereal "nuevas, no de la noche anterior", vasos descartables de medio litro "o habrá una jihad de catering", cuatro DVDs "de hits y cuatro revistas a elección del productor para que demuestre que "tiene cerebro e intereses fantásticos".

Gorgoroth. ¿Cómo pedirle moderación y mesura a una banda de black metal? Lo de las setenta latas de cerveza puede ser entendible, así como la enumeración sin fin de bebidas blancas. Las cosas se ponen un poco más raras ante el pedido de preservativos con sabor a frutilla, un carpintero "con arsenal suficiente para construir cruces y barricadas", cincuenta cabezas de cabras y 200 metros de alambre de púas. Tranca.

Bloodhoung Gang. Allá por 1999, esta banda crossover de hip hop tuvo su momento de gloria con el humor burdo de su tercer disco, Hooray for Boobies, gracias al tema "The Bad Touch". En esa época, sus pedidos de camarín no sólo incluían una suerte de homenaje a Van Halen al pedir un paquete grande de Skittles separado por color, un imán para heladera y el esqueleto de un mono chico. Ajá.

Slayer. Del oscurantismo a la tomadura de pelo hay un solo paso. La banda de Tom Araya y Kerry King pide a los productores cien cabras para ser faenadas, un carnicero encargado de decapitar a los animales y bolsas para freezer para guardar los restos, que serán posteriormente utilizados para preparar tacos. En el otro extremo, aparecen sillones para practicar yoga y envases de yogurt para chicos.

The Beach Boys. En su última gira reunión (antes de que Mike Love dejase varados a todos sus compañeros), la banda liderada por Brian Wilson no estuvo ajena a las exigencias llamativas. Así es como aparecen en su rider pedidos de cigarrillos con encendedores que no deben ser de color verde junto con latas de tabaco para armar fabricados como máximo hace una semana. Y como el orgullo antecede todo, aclaran que en ninguna pieza de publicidad de sus conciertos debe utilizarse la palabra "oldies".

Mary J. Blige. No todas las estrellas tienen que andar haciendo destrozos en los hoteles, tirando televisores por la ventana y dejando la habitación patas para arriba. La cantante de R&B lo deja en claro con su rider, en el que detalla que su nombre no debe aparecer en ninguna lista de pasajeros del hotel, y demanda una habitación en el sector más pacífico del lugar, en un ala para no fumadores, y debe ser hospedada en un piso distinto al del resto de la troupe que la acompaña en la gira. El personal de servicio no debe golpear a su puerta en ningún momento, como tampoco pasar la aspiradora en las habitaciones próximas a la suya mientras ella se encuentre presente.

The Stooges. Mucho más bajado a tierra que el rockstar promedio, Iggy Pop redactó tanto el rider técnico como el de camarines para su banda. Al igual que el de Foo Fighters, abunda en chistes y detalles jocosos para resaltar pedios serios. Por ejemplo: un afinador digital Korg "digital en el sentido de que funciona a través de un algoritmo electrónico, no porque alguien lo sostiene con sus dedos", y la lista sigue. El área de descanso debe ser "menos parecida a la de un vestuario típico de rock & roll y más interesante, quizás con algún imitador de Bob Hope". La lista de pedidos es simple, aparte de cerveza Grolsch, Iggy y compañía piden vino tinto "en lo posible, alguno que conozcamos pero que todavía no sepamos cómo pronunciar".

Katy Perry. A diferencia de la mayoría de sus colegas, la figura central de la última edición del Super Bowl no tiene requisitos demasiado excéntricos para su camarín. Perry concentra toda su severidad en los pedidos para su chofer personal. Quien maneje el auto no debe dirigirle la palabra a ella ni a nadie que la acompañe, y deben llevar sus celulares apagados. Tampoco pueden mirarla a través del espejo retrovisor, y sólo deben concentrarse en el manejo: tareas tan complicadas como cargar y descargar equipaje o abrir y cerrar puertas les son prohibidas, y sólo pueden ser realizadas por su propio staff de seguridad. Quedamos así.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.