srcset

Casas de playa

Chacra marítima. Una construcción transparente se eleva entre paisajes soñados

Viviana Alvarez
Arq. Eugenia Cides
(0)
5 de enero de 2020  • 14:45

Cecilia Ramos Mejía conoce estos caminos desde que tiene memoria. Sus padres la trajeron por primera vez de vacaciones a Rincón de Cobo, las tierras de la estancia familiar ubicada sobre la costa a 13 kilómetros de Mar de Ajó, cuando tenía tres meses, y con el correr de los años ella hizo lo mismo con sus hijos. Por eso, estaba segura de que era el lugar indicado para iniciar un emprendimiento destinado a quienes valoran la combinación insuperable de mar y campo. Con su experiencia como diseñadora de interiores y junto con el estudio Alric Galíndez Arquitectos pensaron Tamariscos, una chacra marítima celebrada por los huéspedes de Airbnb, construida en madera y chapa, con techo a dos aguas, expansiones amplias y una decoración tan cálida como inteligente, basada en el color blanco, detalles en madera y objetos sabiamente elegidos.

Las vistas que ofrece Tamariscos impacta a los visitantes que llegan a través de Airbnb
Las vistas que ofrece Tamariscos impacta a los visitantes que llegan a través de Airbnb Crédito: Santiago Ciuffo

Desde el comienzo del proyecto tuve claro que la casa debía ser elevada para aprovechar lo mejor del entorno e integrarse al paisaje.
Cecilia Ramos Mejía

Los cuartos de planta baja tienen salida directa a la galería del frente.
Los cuartos de planta baja tienen salida directa a la galería del frente. Crédito: Santiago Ciuffo

La casa tiene dos expansiones bien pensadas que le dan un encanto único a la casa: la galería del frente con vista al mar es abierta para recibir el sol de la mañana y la de la parte de atrás, que veremos más adelante, más reparada del viento.

El interior

La biblioteca tiene títulos interesantes y de varios géneros que provee Cecilia. Los invitados se los pueden llevar con la condición de dejar otro a cambio. Al lado de los estantes está la puerta que conduce a los cuartos.
La biblioteca tiene títulos interesantes y de varios géneros que provee Cecilia. Los invitados se los pueden llevar con la condición de dejar otro a cambio. Al lado de los estantes está la puerta que conduce a los cuartos. Crédito: Santiago Ciuffo

La distribución de los ambientes está pensada en espejo: detrás de la cocina y de la biblioteca se encuentran las las puertas que llevan a los dos cuartos que están en planta baja y las escaleras que llevan a otros dos cuartos que están en los altillos que balconean hacia el salón.

Sillas (puerto de frutos) y lámparas de mimbre pintadas por Cecilia en el mismo color gris verdoso. Mesa con estructura de hierro y tapa de madera hecha por un herrero y carpintero de la zona. Salamandra (Ashwood). Cortinas de piso a techo de gabardina blanca.
Sillas (puerto de frutos) y lámparas de mimbre pintadas por Cecilia en el mismo color gris verdoso. Mesa con estructura de hierro y tapa de madera hecha por un herrero y carpintero de la zona. Salamandra (Ashwood). Cortinas de piso a techo de gabardina blanca. Crédito: Santiago Ciuffo

"Había surgido la idea de pintar la casa de amarillo, pero en mi mente estaba el blanco que es luminoso, elegante y combina perfectamente con la madera para crear una ambientación de estilo nórdico, simple y relajante", dice Cecilia

Mesa baja hecha con pallets. Bandeja de fibras naturales (Claudia Adorno). Sillones (The Stock) y (Della Casa) con fundas de bull blanco. Sillones individuales de rattan comprados en un remate. Carretel de cables comprado en una casa de electricidad.
Mesa baja hecha con pallets. Bandeja de fibras naturales (Claudia Adorno). Sillones (The Stock) y (Della Casa) con fundas de bull blanco. Sillones individuales de rattan comprados en un remate. Carretel de cables comprado en una casa de electricidad. Crédito: Santiago Ciuffo

Cecilia y su hija estuvieron al frente de un Bed & Breakfast en el barrio de Palermo. De allí vienen algunos de los elementos que forman parte de la ambientación. Desde arriba se ve claramente como la salamandra, tan valorada por la dueña de casa marca el centro del ambiente y la división entre el sector de esparcimiento (living y biblioteca) y el comedor diario.

En una misma línea se organizaron el living, el comedor y la cocina. El resto es lugar para moverse cómodamente. Los sillones enfrentados permiten ver el campo o mar.
En una misma línea se organizaron el living, el comedor y la cocina. El resto es lugar para moverse cómodamente. Los sillones enfrentados permiten ver el campo o mar. Crédito: Santiago Ciuffo

La cocina

Crédito: Santiago Ciuffo

La cocina tiene salidas independientes hacia las dos galerías. Detalle fundamental para la buena convivencia y para la necesaria ventilación cruzada. Las aberturas alemanas y con doble vidrio resisten al clima costero y aseguran una aislación eficaz.

La cocina y la mesada con la bacha están enfrentadas y la barra están enfrentadas para aprovechar al máximo el espacio.
La cocina y la mesada con la bacha están enfrentadas y la barra están enfrentadas para aprovechar al máximo el espacio. Crédito: Santiago Ciuffo

"Me gusta buscar cosas originales en casas de remate en lugar de ir a una tienda y llevar lo obvio o lo más caro", dice la creadora de Tamariscos que le dio su toque personal a la chacra y se nota en detalles como la composición de calcáreos que diseñó para la alzada de la mesada.

Debajo del reloj una gran alacena para guardar de todo y para que en los estantes solo quede lo que más se usa. A tono con el lugar, las puertas del mueble de la cocina tienen alambre de campo.
Debajo del reloj una gran alacena para guardar de todo y para que en los estantes solo quede lo que más se usa. A tono con el lugar, las puertas del mueble de la cocina tienen alambre de campo. Crédito: Santiago Ciuffo

El descanso

Las camas de hierro, compradas en un remate, eran blancas. Cecilia las pintó de negro. Mesas de luz y espejo (Mercado de pulgas). Silla, herencia familiar. Alfombra (Elementos Argentinos).
Las camas de hierro, compradas en un remate, eran blancas. Cecilia las pintó de negro. Mesas de luz y espejo (Mercado de pulgas). Silla, herencia familiar. Alfombra (Elementos Argentinos). Crédito: Santiago Ciuffo

El cuarto principal remite al estilo clásico y rural de las estancias hubo en estos campos de dunas y vientos indómitos. Aquí reversionado por Cecilia con textiles cálidos y una vista incomparable.

Estos y otros cuadros tiene imágenes de fotografías o de postales que Cecilia trae de sus viajes.
Estos y otros cuadros tiene imágenes de fotografías o de postales que Cecilia trae de sus viajes. Crédito: Santiago Ciuffo

La casa está íntegramente revestida en madera tratada blanca. Además de darle la calidez de las típicas casas de playa es el fondo perfecto para sumar pinceladas de colores como el gris, el azul de las mantas o elementos naturales como el follaje.

Las escaleras tiene su complejidad pero el encanto del diseño marítimo que tiene Tamariscos.
Las escaleras tiene su complejidad pero el encanto del diseño marítimo que tiene Tamariscos. Crédito: Santiago Ciuffo

Para optimizar los metros que generó la cubierta inclinada y teniendo en cuenta que iba a ser una casa para recibir huéspedes, se plantearon los dos entrepisos balconean hacia la sala de estar.

El piso del baño está sectorizado con los mismos calcáreos de la alzada de la cocina. Mesada de madera reconstituida con terminación de hidrolaca.
El piso del baño está sectorizado con los mismos calcáreos de la alzada de la cocina. Mesada de madera reconstituida con terminación de hidrolaca. Crédito: Santiago Ciuffo

"Nada mejor que contemplar el paisaje durante un baño de inmersión. De ahí surgió la idea de hacer la bañera al ras del piso".

Horizonte sin fin

A la casa se ingresa por las escaleras o la rampa del contrafrente. El cartel no deja dudas, la costa esta a unos pocos metros.
A la casa se ingresa por las escaleras o la rampa del contrafrente. El cartel no deja dudas, la costa esta a unos pocos metros. Crédito: Santiago Ciuffo

La casa se apoya sobre el terreno por medio de un sistema de cuatro postes que confluyen en una base de hormigón. Así alteramos mínimamente el médano existente.
Arq. Santiago Alric, socio del estudio Alric Galíndez

Las rajas dejan pasar la luz y protegen del viento. El frío costero de la noche no va a correr a nadie.

Con la misma sencillez de toda la ambientación, se usaron pallets y almohadones grandes para amar el living. Las Tortugas que nunca fallan, iluminan y tiene un toque náutico
Con la misma sencillez de toda la ambientación, se usaron pallets y almohadones grandes para amar el living. Las Tortugas que nunca fallan, iluminan y tiene un toque náutico Crédito: Santiago Ciuffo

La expansión semicubierta para protegerse del viento tiene espacio suficiente para la parrilla, la mesa larga con bancos y un living con mucha onda.

Los muebles en madera natural o blanca son la clave del clima cálido y elegante que tiene esta chacra de mar.
Los muebles en madera natural o blanca son la clave del clima cálido y elegante que tiene esta chacra de mar. Crédito: Santiago Ciuffo

Cecilia le puso Tamariscos a la casa por los arbustos tan típicos del lugar que se encuentran en los médanos. Esos que bailan con el viento y sirven de reparo cuando empieza a hacer frío y no dan ganas de irse de la costa.

Después de una jornada de playa solo resta prepararse para contemplar el próximo espectáculo que nos depara el lugar: la salida de luna.
Después de una jornada de playa solo resta prepararse para contemplar el próximo espectáculo que nos depara el lugar: la salida de luna. Crédito: Santiago Ciuffo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.