Cómo son los geminianos: los indefinibles del zodíaco

Sir Paul McCartney es un ejemplo de géminis, siempre activo y charlatán
Sir Paul McCartney es un ejemplo de géminis, siempre activo y charlatán Crédito: Shutterstock
Vera Picabea
(0)
10 de junio de 2019  • 13:51

Géminis es el tercer signo en la secuencia que nombra el zodíaco. Viene después de Tauro. El pasaje de Tauro a Géminis es vertiginoso: la energía salta desde la tierra al aire y se dispersa, se multiplica. En Géminis, irrumpen las opciones, se abre una dimensión de prueba y experimentación, vínculo y juego. Por eso, una de las marcas registradas de este signo es la dificultad para ser definido, pues Géminis es inasible; está siempre en movimiento, en transición, explorando y jugando para enterarse cuántas posibilidades hay y de cuántas formas distintas pueden ser combinadas. Géminis se representa con una imagen doble (un dos romano, o gemelos), aunque conviene aclarar de entrada que su característica no es ser doble sino múltiple, y cambiante.

Pero entonces, ¿cómo son los geminianos? Una clave para entender a Géminis es su cualidad de signo de aire. Como el aire, los geminianos son escurridizos y volátiles, se la pasan circulando, yendo de un lado al otro (su ámbito es la calle: y si bien pueden usar cualquier medio de transporte, uno predilecto es la bicicleta). En particular, Géminis se conecta con la capacidad de vehículo y comunicación del aire, su modo de funcionamiento es mental, vincular y social. En los vínculos geminianos uno aprende a jugar, comunicarse y compartir (por ejemplo, aquellos con hermanos, primos y los compañeros del colegio). Géminis es energía de alumno y de pregunta. En ese sentido, a los geminianos les encanta aprender lo que sea que despierte su curiosidad. No importa la edad ni la formación alcanzada: indagan y preguntan porque la curiosidad es su motor. Casi todo les resulta interesante, y si se aburren saltan rápidamente a otra cosa que los divierta más. Aunque, quizás, ya estaban haciéndolo al mismo tiempo: los geminianos son los reyes de la simultaneidad y el multitasking. A su vez, pueden ser muy dispersos o distraídos, porque siempre su inquietud mental los lleva hacia otro lugar. Se los acusa de indecisos, y es importante que esto se entienda energéticamente: Géminis no es energía de decisión sino un paso previo de apertura, experimentación y diversidad. En efecto, los geminianos son indecisos, dudan y prueban. Y prueban de todo: cursos, talleres, carreras, trabajos, relaciones. Picotean. Hagan estadística: los geminianos se la pasan haciendo cursos -y de cosas muy distintas entre sí-. Por otro lado, es un lugar común decir que son colgados y desapegados. Si bien algo de esto puede ser cierto -los geminianos racionalizan todo, incluso la emoción-, esto no implica que no puedan comprometerse afectivamente.

Reyes de las palabras

Alfonsina Storni es un buen ejemplo geminiano por su poder de usar las palabras y comunicar
Alfonsina Storni es un buen ejemplo geminiano por su poder de usar las palabras y comunicar Crédito: Archivo

También se entiende a Géminis a partir de la conexión con su planeta regente, Mercurio. En la mitología, Mercurio (o Hermes en la mitología griega) representa al mensajero de los dioses, que comunica el Olimpo con la Tierra. En términos astrológicos, Mercurio es el planeta asociado a la comunicación, el pensamiento y en ese sentido se vincula con el uso del lenguaje. Los geminianos tienen talento para usar las palabras, armar discursos e incluso hacer rápidamente los chistes más ingeniosos. Son locuaces, curiosos, simpáticos, sociables, sonrientes y verborrágicos. Y pueden ser satíricos y paródicos. Como mensajero, Mercurio sintoniza la transmisión de mensajes como juego, hasta con cierta característica impune que puede implicar un intercambio de contenido de modo liviano, sin hacerse cargo de qué tipo de mensaje está transportando. Como el dios Mercurio, el aspecto físico de quienes tienen energía de este signo suele ser juvenil y siempre cambiante. Un gran ejemplo es Mick Jagger -leonino de ascendente Géminis- quien continúa saltando en el escenario a sus 75 años. Paul McCartney también es un geminiano con talento para componer que se la pasa charlando y haciendo chistes en sus recitales. Otros ejemplos de geminianos caracterizados por su elocuencia: Dante Alighieri, Alfonsina Storni, Arthur Conan Doyle y Bob Dylan.

Fuente: Archivo

Otro rasgo geminiano es el intercambio: ya sea de pensamientos, mensajes (por eso son chusmas), opiniones, ideas, o bien mercancías. Son muy buenos comerciantes y vale la pena escucharlos regatear con ingenio. Pueden cambiar de opinión, de idea, de ropa, de estilo con gran velocidad, porque su energía es de prueba, de apertura, de opciones y variedad. No los hagan repetir nada, porque siempre habrá otra opción para explorar, otra posibilidad. Si bien hay excepciones (u otras energías del zodíaco en juego que eventualmente explicarían algunas distancias con estas características) quizás el rasgo geminiano por antonomasia sea su multiplicidad y la posibilidad de ir de un lado al otro con absoluta libertad. Los geminianos vuelan, saltan, juegan, conectan, asocian, salpican, se ríen, con cualquier tema. Pueden estar en un lugar y al instante en otro completamente distinto. Contra lo que se cree, los geminianos no tienen doble personalidad, tienen múltiples.

Por último, otro punto importante para reconocer si hay energía geminiana es saber cómo es la carta natal completa. O sea, no solo son de Géminis quienes han nacido entre el 21 de mayo y el 20 de junio. También pueden resonar estas características si hay mucha energía geminiana. Por eso es fundamental observar si hay otros planetas que estén bajo el signo de Géminis, o bien si la Luna y/o el Ascendente son en Géminis. Para saberlo, hay que mirar la carta natal completa, que puede obtenerse en varios sitios en internet a partir de la fecha, hora y lugar de nacimiento. Por otro lado, sepamos que todos en algún lugar de nuestra carta natal estamos atravesados por temáticas vinculadas con esta energía. Después de todo, ¿quién no duda a veces? ¿Quién no necesita probar y probar hasta decidir la opción que más nos convence? Y sobre todo ¿ quién no reconoce en sí mismo distintas facetas?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.