Cómo son los taurinos, los más sensuales y hedonistas del zodíaco

Como Penélope Cruz, los taurinos están conectados con lo que les da placer y por tener un punto de vista inamovible
Como Penélope Cruz, los taurinos están conectados con lo que les da placer y por tener un punto de vista inamovible Fuente: AFP - Crédito: Gerard Julien
Vera Picabea
(0)
23 de mayo de 2019  • 12:05

En la secuencia de despliegue de la totalidad de la energía que nombra el zodíaco, Tauro es el segundo signo y viene después del big bang de inicio ariano. Luego de esa descarga energética de Aries, en Tauro aparece la necesidad de calmar la acción, de frenar para acumular energía y que así ésta tome cuerpo y se transforme en materia concreta y productiva. Por eso, las marcas registradas de este signo son su lentitud, tranquilidad y el contacto natural con su cuerpo y la materia. Tauro se representa con la figura de un toro, cuya característica es su contundencia corpórea y a la vez, su calma y tranquilidad pastando. No es casualidad que el símbolo de Wall Street sea un toro, porque en la astrología el dinero se relaciona con Tauro. En la misma línea, tampoco llama la atención que Karl Marx era taurino y haya desarrollado una teoría denominada materialismo para analizar la importancia de la materia y el dinero en el desarrollo histórico social.

Pero entonces, ¿cómo son los taurinos? Una clave para entender a Tauro es su cualidad de signo de tierra. Como la tierra, los taurinos son rítmicos, manejan el tiempo con una idea de proceso. En particular, Tauro se vincula con los aspectos cíclicos y fértiles de la tierra; los taurinos saben que cuando se planta una semilla el fruto solo llegará después de un largo período de nutrición hasta que finalmente la planta crezca. En sintonía, son pacientes, constantes, estables, perseverantes. Es más, pueden estar largo tiempo sin hacer nada; porque se quedan rumiando en su inercia, al punto que les cuesta muchísimo arrancar (arrancar cualquier cosa: levantarse de la silla, salir de su casa, empezar un proyecto). Por eso, la pereza puede ser un rasgo taurino (y ni hablar lo que les cuesta salir de la cama: son los reyes del posponer). Es que Tauro no es energía de avance, es energía de detención y acumulación. En efecto, los taurinos son acumuladores. Y acumulan de todo: emociones (de ahí que tiendan al resentimiento), materia y dinero (de ahí su fama de avaros y materialistas). Hagan estadística: los taurinos se la pasan hablando de plata o generándola (Mark Zuckerberg -creador de Facebook y dueño de una riqueza descomunal- es taurino); esto es porque preservar y poseer recursos les da seguridad. Sin embargo, cuando los taurinos deciden avanzar, no vuelven para atrás: es como si una mole avanzara a paso firme y seguro. Aunque, por otro lado, conviene aclarar que les cuesta mucho animarse a cambiar, o soltar -ya sea una situación, una emoción, una persona (sí, también son posesivos y apegados) o incluso un objeto o una idea-. Se los acusa de ser obstinados, y si bien puede ser cierto porque los taurinos se pueden quedar fijados en un punto de vista inamovible, esto se comprende considerando que su pensamiento es práctico, objetivo y concreto, solo se fían según lo que puede ser cuantificado y tocado. A veces, son extremadamente literales y lineales.

Como bien se ve en Mark Zuckerberg, los taurinos piensan y hablan mucho de plata
Como bien se ve en Mark Zuckerberg, los taurinos piensan y hablan mucho de plata

Sensuales y glotones

También se entiende a Tauro a partir de la conexión con su planeta regente, Venus. En la mitología, Venus representa a la diosa del amor, la belleza y la estética. Por ejemplo, las actrices Penelope Cruz y Audrey Hepburn son dos ejemplos de taurinas hipersensuales y en vínculo con el arte y la estética. Otros ejemplos de taurinos artistas: Leonardo Da Vinci, Salvador Dalí, Joan Miró. En general, los taurinos se rigen por la belleza y lo sensorial; se relacionan con el mundo a través de lo que perciben con sus sentidos, y el cuerpo físico es concebido como fuente de deleite mediante el cual buscan el placer y la comodidad como prioridades. Tienen un talento para disfrutar, pues sienten placidez en contacto con la naturaleza: ya sea contemplándola, o al recibir un tenue rayo de sol sobre la cara, o con una brisa de aire fresco. A su vez, como para los taurinos la vida se disfruta con y desde el cuerpo, lo cuidan con cremas, masajes. Para ellos será importante encontrar el momento para entregarse a una buena siesta en un sillón cómodo, saborear una rica y abundante comida, oler un perfume exquisito, vestirse con telas suaves y de calidad (incluso telas tan suaves que incitan a que sean acariciados, tocados y mimados). Quizás el rasgo taurino por antonomasia sea vivir en función del propio placer y el disfrute. Sin dudas, son los hedonistas del zodíaco. En ese sentido, Tauro es de las energías más básicas y simples de satisfacer -que se entienda de qué modo: básicas y simples ya que sin mucha complejidad los taurinos pueden sentirse plenos y satisfechos. Prueben: si tienen un taurino cerca, denle comida rica, satisfacción sensual y seguridad material y vean cómo les cambia la cara. De hecho, una recomendación crucial para los taurinos es siempre escuchar sus necesidades básicas para así satisfacerlas. Si un taurino tiene sed o hambre, no faltará mucho para que el mal humor lo atraviese de pies a cabeza porque tienen una relación orgánica con sus necesidades físicas.

Por último, otro punto importante para reconocer si hay energía taurina es saber cómo es la carta natal completa. O sea, no solo son de Tauro quienes han nacido entre el 21 de abril y el 20 de mayo. También pueden resonar estas características si hay mucha energía taurina. Por eso es fundamental observar si hay otros planetas que estén bajo el signo de Tauro, o bien si la Luna y/o el Ascendente son en Tauro. Para saberlo, hay que mirar la propia carta natal completa, que puede obtenerse en varios sitios en Internet a partir de tu fecha, hora y lugar de nacimiento. Por otro lado, sepamos que todos en algún lugar de nuestra carta natal estamos atravesados por temáticas vinculadas con esta energía. Después de todo, ¿quién no necesita satisfacer sus necesidades de placidez y disfrute?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.