srcset

Lifestyle

En Santa Cruz. La épica renovación de la estancia de uno de los primeros colonos

Lucrecia Álvarez
(0)
10 de julio de 2020  

La renovación completa de un asentamiento primitivo en la frontera del mundo marca, cien años después, otro hito en la saga de los primeros colonos.

Alrededor del terreno, un modesto bosque de ñires.
Alrededor del terreno, un modesto bosque de ñires. Crédito: Javier Agustín Rojas

En los confines de la Patagonia continental, Morro Chico fue fundada por un inmigrante escocés que llegó a las Islas Malvinas a fines del siglo XIX y desde allí, como tantos otros, pasó al continente a través de la ciudad chilena de Punta Arenas. Hoy, los descendientes de la quinta generación de aquel colono contemplan satisfechos el resultado de su propia epopeya: completar y renovar las instalaciones de su estancia.

Tan ambicioso desafío fue llevado adelante por el estudio RDR Arquitectos, con sede en Lausana y en Buenos Aires, cuya pata local se ocupó mayoritariamente del desarrollo. Los objetivos eran múltiples: preservar el patrimonio natural construyendo de manera sostenible, perfeccionar la producción de lana y carne y mejorar la calidad de vida de los que allí viven y trabajan. Y así lo hicieron, proyectaron y edificaron un galpón de esquila modelo, un galpón para máquinas y depósito, un pabellón para vivienda del personal y también una nueva casa para la familia. Esta última es la que recorremos en un viaje donde la arquitectura literalmente es parte del paisaje.

Paisaje adentro: el casco central

Como un cofre, la casa abre sus texturas de luz y madera marcando un súbito contraste con la aspereza exterior.

El área del living está equipada con varios sofás (Landmark) y mesa ratona de madera (Paul French Gallery).
El área del living está equipada con varios sofás (Landmark) y mesa ratona de madera (Paul French Gallery). Crédito: Javier Agustín Rojas

Abrazo simbólico y metáfora de la extensión de la patria, la madera de Eucalyptus grandis llegó desde el Litoral para abrigar estas paredes y techos en la inmensidad del Sur.

La chimenea de piedra laja de San Luis y la foto de Céline Frers sobre la consola azul (Estudio Junto) dividen virtualmente el living del comedor.
La chimenea de piedra laja de San Luis y la foto de Céline Frers sobre la consola azul (Estudio Junto) dividen virtualmente el living del comedor. Crédito: Javier Agustín Rojas

La distancia geográfica y la hostilidad del clima impusieron en las estancias de la zona el uso de conceptos prefabricados e industrializados. Alineada en esa tradición, Morro Chico se hizo con un sistema constructivo en seco.

Mesa de madera 'Dellatorre' y sillas con asiento tejido en midolo (todo de Net Muebles). Cada abertura se ubicó buscando las mejores orientaciones, todas con doble vidrio y rotura de puente térmico.
Mesa de madera 'Dellatorre' y sillas con asiento tejido en midolo (todo de Net Muebles). Cada abertura se ubicó buscando las mejores orientaciones, todas con doble vidrio y rotura de puente térmico. Crédito: Javier Agustín Rojas

Actividades bien divididas

La distribución está organizada en dos cuerpos en forma de L: el primero es el sector de vivienda propiamente dicho con las áreas sociales, la cocina y los dormitorios; el segundo se destinó a los servicios, garage, gimnasio y quincho.
La distribución está organizada en dos cuerpos en forma de L: el primero es el sector de vivienda propiamente dicho con las áreas sociales, la cocina y los dormitorios; el segundo se destinó a los servicios, garage, gimnasio y quincho. Crédito: Javier Agustín Rojas

Sede de grandes reuniones familiares, el quincho está ubicado en un segundo volumen proyectado para preservar el patio de los legendarios vientos patagónicos.

El quincho está equipado con dos grandes lámparas industriales y un juego de mesa y bancos en madera. En el rincón, dúo de sillones BKF.
El quincho está equipado con dos grandes lámparas industriales y un juego de mesa y bancos en madera. En el rincón, dúo de sillones BKF. Crédito: Javier Agustín Rojas

La forma de los techos responde a la volumetría exterior y la necesidad de preservar la propiedad de la lluvia, el viento y la nieve.
La forma de los techos responde a la volumetría exterior y la necesidad de preservar la propiedad de la lluvia, el viento y la nieve. Crédito: Javier Agustín Rojas

La casa se ubicó alejada de otras construcciones para lograr las mejores vistas; eso implicó también la necesidad de que su propia arquitectura la protegiera del viento
Estudio RDR Arquitectos, responsable del proyecto integral

Dormir rodeado de madera

Afuera, se usó revestimiento de chapa 'Cincalum C25 sinusoidal' con secciones de lapacho cepillado.
Afuera, se usó revestimiento de chapa 'Cincalum C25 sinusoidal' con secciones de lapacho cepillado. Crédito: Javier Agustín Rojas

Al lado de las camas, sillón 'Tanet' con correas de cuero tejido (Landmark)
Al lado de las camas, sillón 'Tanet' con correas de cuero tejido (Landmark) Crédito: Javier Agustín Rojas

Un mismo propósito equipara la epopeya moderna a la de aquellos pioneros de hace un siglo: crear atmósferas tan acogedoras como para compensar la geografía más extrema.

Este cuarto doble tiene alfombra de lana modelo 'Concreta' (Elementos Argentinos) y aplique 'Nexus' (Mendizábal).
Este cuarto doble tiene alfombra de lana modelo 'Concreta' (Elementos Argentinos) y aplique 'Nexus' (Mendizábal). Crédito: Javier Agustín Rojas

Los materiales fueron elegidos bajo la premisa de mantener una paleta similar al paisaje, y buscando también que su apariencia reflejara un envejecimiento natural.

Una trama trabada y más cerrada de la misma laja caracteriza la zona íntima.
Una trama trabada y más cerrada de la misma laja caracteriza la zona íntima. Crédito: Javier Agustín Rojas

El Estudio RDR asumió el proyecto de forma integral, desde su masterplan hasta la elección del amoblamiento, la vajilla y la blanquería.

Otra habitación doble, en este caso ambientada con mesas de luz en madera con cajones telescópicos (Net Muebles), respaldos forrados, banquetas de cuero al pie de las camas (Paul French Gallery) y alfombra modelo 'Tejido Indio'.
Otra habitación doble, en este caso ambientada con mesas de luz en madera con cajones telescópicos (Net Muebles), respaldos forrados, banquetas de cuero al pie de las camas (Paul French Gallery) y alfombra modelo 'Tejido Indio'. Crédito: Javier Agustín Rojas

Trabajar en un proyecto de esta envergadura, en un lugar así, con tanta exigencia y tanto nivel de calidad y de detalle es algo que se te da una vez en la vida, una experiencia inolvidable
Ing. Matías Barbosa, de la empresa constructora Enobra SA

Alfombra 'SC EA 03' tejida a mano en telar (ambas de Elementos Argentinos) y banco doble en madera maciza con asiento trenzado (Net Muebles).
Alfombra 'SC EA 03' tejida a mano en telar (ambas de Elementos Argentinos) y banco doble en madera maciza con asiento trenzado (Net Muebles). Crédito: Javier Agustín Rojas

Los bosques de ñires hicieron de la leña la forma de calefacción más extendida en la zona; sin embargo, el proyecto desarrollado por RDR Arquitectos buscó hacer un uso más eficiente de ese recurso y optó por dispersar el calor a través de losa radiante. La complementaron con paneles solares, turbinas eólicas y una caldera que funciona con gas envasado en lugar de carbón.

Junto al ventanal de piso a techo, lámpara de pie 'Colihue' con pantalla en lino (Mendizábal), chaise longue de cuero (Landmark) y alfombra de pura lana (Elementos Argentinos). Banqueta al pie de la cama, en cuero trenzado (Net Muebles).
Junto al ventanal de piso a techo, lámpara de pie 'Colihue' con pantalla en lino (Mendizábal), chaise longue de cuero (Landmark) y alfombra de pura lana (Elementos Argentinos). Banqueta al pie de la cama, en cuero trenzado (Net Muebles). Crédito: Javier Agustín Rojas

La propiedad se cierra hacia el sur y el oeste, de donde vienen los vientos predominantes, para abrirse al sol del este.

Desde las partes más bajas hasta la punta del mirador, la materialidad exterior cumple su doble función en el paisaje: multiplicar el sol estival y asimilarse al horizonte nevado durante el invierno.
Desde las partes más bajas hasta la punta del mirador, la materialidad exterior cumple su doble función en el paisaje: multiplicar el sol estival y asimilarse al horizonte nevado durante el invierno. Crédito: Javier Agustín Rojas

La torre hace referencia a las estancias pampeanas, en las que siempre hay un mirador que sirve tanto para tener una perspectiva del campo como para encontrar el casco
Estudio RDR Arquitectos

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.