srcset

Decoración

En Uruguay, una casa-puente que mira al mar desde el campo

Lucrecia Álvarez
Sol van Dorssen
(0)
19 de septiembre de 2018  

El dueño de esta casa es un asiduo visitante de Punta del Este que hace algunos años quedó deslumbrado por una obra del arquitecto Martín Gómez, toda una referencia en el balneario uruguayo. Tanto le gustó ese diseño que se contactó con el Estudio para consultar si alguna propiedad de su autoría estaba en venta. La respuesta no fue la esperada, pero inició el movimiento: "Buscá el terreno que te guste y hacete la casa que estuviste soñando".

Así apareció este lote de 4500m2 a seis cuadras del mar; una porción de tierra en desnivel atravesada por un arroyo. El arquitecto resolvió el desafío con maestría: proyectó un encadenado de hormigón soterrado del que surgen pilotes que se vuelven a encadenar y sostienen los listones donde se apoya la estructura de madera con techo de chapa. Una casa-puente con una planta de 145m2 y casi la misma superficie destinada a un deck exterior, mayormente techado. La alquimia perfecta: una arquitectura eficiente para conquistar la meta deseada.

La construcción de madera contempló paredes de material, como la del hogar, que transfiere calor al baño, del otro lado.
La construcción de madera contempló paredes de material, como la del hogar, que transfiere calor al baño, del otro lado. Crédito: Gentileza Enrique Menossi

Madera de pino y eucalipto, chapa de zinc, aluminio y vidrio doble. "Entrar después de un tiempo y no encontrar rastros de humedad es sólo posible eligiendo los materiales adecuados", dice el arquitecto Martín Gómez.

En el living, mesa ratona sobre una alfombra de yute (S La Barra) y sofás de lapacho (de la decoradora Vicky Mulet) con mantas (La Esteña) y almohadones de terciopelo lisos (De Arcos House&Deco) y estampados ( Marabierto). El cuadro junto a la chimenea es de Jesús Guiraud.

Casi traslúcidas, las cortinas de gasa contribuyen al clima fresco y relajado que queremos cuando estamos de vacaciones.
Casi traslúcidas, las cortinas de gasa contribuyen al clima fresco y relajado que queremos cuando estamos de vacaciones. Crédito: Gentileza Enrique Menossi

En la mesa ratona: cajas de hueso talladas; jarros de color ‘My mug’, floreros blancos de la línea ‘Bo Jia’ (todo de Marabierto) con hortensias (Casa Castilla), servilleta de lino verde (Materia) y bandeja con frase (La Esteña).

Tal como la imaginaba el dueño, la estructura de madera se hizo elevada. La escalera desemboca en el comedor central de la casa.
Tal como la imaginaba el dueño, la estructura de madera se hizo elevada. La escalera desemboca en el comedor central de la casa. Crédito: Gentileza Enrique Menossi

Se decidió que el comedor estuviera sobre el deck techado para despejar el interior, además de disfrutar todo el año de almuerzos y cenas con vista al mar y a resguardo del viento. Frente a la parrilla se colocó una barra transversal de lapacho con banquetas. A continuación, una mesa y los bancos del mismo material (todo de la decoradora Vicky Mulet).

Sobre un textil de lino (Materia), jarrones con flores (Casa Castilla), bandeja y pimentero dorado. En los bancos, mantas rosa y naranja (todo de La Esteña) y almohadón estampado (Marabierto).
Sobre un textil de lino (Materia), jarrones con flores (Casa Castilla), bandeja y pimentero dorado. En los bancos, mantas rosa y naranja (todo de La Esteña) y almohadón estampado (Marabierto). Crédito: Gentileza Enrique Menossi

Montada sobre pilotes que resuelven el desnivel del terreno y el arroyo que lo atraviesa, la casa se eleva para tomar la vista del mar desde el campo
Arq. Martín Gómez

Sobre la barra revestida en cañas con banquetas altas (Bonacuina), lámparas galponeras (Darko).
Sobre la barra revestida en cañas con banquetas altas (Bonacuina), lámparas galponeras (Darko). Crédito: Gentileza Enrique Menossi

"El propietario temía que una casa de madera en la playa lo obligara a tener una cocina rústica", cuenta Martín Gómez, quien lo sorprendió con un sofisticado diseño integrado en acero inoxidable y mármol.

Tanto la mesada como la alzada son de acero inoxidable con bacha integrada (Estudio Martín Gómez). Sobre la barra, platos de madera (Marabierto), plantas aromáticas y jarrones con flores (ambos de Casa Castilla).
Tanto la mesada como la alzada son de acero inoxidable con bacha integrada (Estudio Martín Gómez). Sobre la barra, platos de madera (Marabierto), plantas aromáticas y jarrones con flores (ambos de Casa Castilla). Crédito: Gentileza Enrique Menossi

Con una pátina blanca que deja la veta a la vista, las mesas de luz engaman con los detalles de la arquitectura y logran un efecto etéreo.
Con una pátina blanca que deja la veta a la vista, las mesas de luz engaman con los detalles de la arquitectura y logran un efecto etéreo. Crédito: Gentileza Enrique Menossi

Sin vueltas ni recovecos, la suite principal se abre al campo y al mar obsequiando cada día una postal irrepetible de amaneceres y atardeceres de verano.

La cama (Via Sonno) tiene sábanas blancas (Home Collection Punta del Este) y almohadones en tonos neutros (De Arcos House&Deco). En las mesitas de pino (decoradora Vicky Mulet), jarrón con jazmines (Casa Castilla) y lámparas ‘Tolomeo’ (Darko). Completan mantas, cestos en natural y fucsia (todo de La Esteña) y un corderito marrón (Marabierto). En el baño con resvestimiento en mármol de Carrara, toalla de hilo (Materia).

En otro dormitorio, mesita de luz (decoradora Vicky Mulet) con florero (Casa Castilla) y velador (Darko).
En otro dormitorio, mesita de luz (decoradora Vicky Mulet) con florero (Casa Castilla) y velador (Darko). Crédito: Gentileza Enrique Menossi

Sobre la mesita de luz (decoradora Vicky Mulet), florero (Casa Castilla) y velador (Darko). Las camas tienen mantas combinadas (La Esteña) y almohadones teñidos en rosado y salmón (Marabierto). Junto a la ventana, varios cestos metálicos (Marabierto) organizan el guardado en la consola de madera. Silla de mimbre infantil (Ikea).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.