Es hora de comer mejor: la importancia de elegir buenos alimentos

Daniel Tangona
Daniel Tangona PARA LA NACION
La clave está en nutrirse para no tener problemas de salud a corto o largo plazo
La clave está en nutrirse para no tener problemas de salud a corto o largo plazo Crédito: Shutterstock
(0)
7 de abril de 2019  

Seguramente lo escuchaste alguna vez: los abdominales se hacen en la cocina. Y es que lo que comemos es incluso más importante que el ejercicio que realizamos. Aunque claro, en la combinación de ambas está el éxito y el equilibrio. Porque no sirve de nada matarse en el gimnasio si después te atragantás con pastas y tortas. Del mismo modo que no funciona vivir a dieta y no mover un dedo, porque el resultado es un cuerpo flácido y sin fuerza.

Y así como hay múltiples excusas para no entrenar, también las hay para evitar comer mejor. Entre ellas, mi amigo, el médico deportólogo Alejandro García (quizás más conocido por su cuenta @gymextremo), resalta el preconcepto de que comer saludable es más caro. "Esto pasa porque la gente piensa en comprar más productos procesados light, diet o bajos en calorías, y estos sí son caros. Pero en verdad se debería pensar en alimentarse mejorando el aporte de verduras, frutas, huevos, legumbres, semillas, carnes y pescados", describe. Comparar los productos light con pastas, panificados, arroz y azúcares simples definitivamente resulta más caro. Pero tampoco lo es. "Los productos procesados y ultrarrefinados altos en grasas y carbohidratos simples no generan tanta saciedad y pueden hacernos repetir el plato y comer más".

Sí, lo barato sale caro. Y no solo de forma literal, sino que a largo plazo la que pagará esas malas decisiones y alimentación será nuestra salud. Comer mal deteriora nuestra calidad y expectativa de vida, acercándonos a la pandemia que es hoy la obesidad. "Con ella llegan enfermedades como el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2, la hipertensión y hasta algunos tipos de cáncer", ilustra el especialista, que agrega que se nota con cada vez más frecuencia sarcopenia (pérdida de masa muscular) ligada a la obesidad.

Esto último puede sonar menos grave, pero no lo es. El músculo es de vital importancia para la salud: "Es una glándula endócrina que, cuando la cuidamos -mediante ejercicio, nutrición adecuada y descanso- funciona correctamente y ayuda a prevenir enfermedades y disminuir el riesgo de las mismas". Perder masa muscular es tan nocivo como estar obeso. Otro preconcepto es que aquellos que padecen obesidad creen estar "bien nutridos". Pero no puede ser más erróneo. Porque no solo no lo están sino que también corren el riesgo de padecer anemia dada la mala nutrición y la falta de alimentos esenciales.

Finalmente, se dice mucho que para adelgazar hay que comer menos de lo que se venía ingiriendo. Pero si comés mal, ese consejo no tiene ningún sentido, porque lo que deberías hacer es nutrirte con buenos alimentos. Bajar la grasa puede ser la meta principal, pero en el camino a lograrlo no deberías deteriorar ni tu masa muscular ni tu rendimiento ni tu salud. "Tenemos la obligación de informar seria y claramente a nuestra población", se preocupa García. Caso contrario, la desnutrición también será informativa.

Cuatro libros para mantener la mente en forma

1 Ayurveda y las 9 emociones

Fabián J. Ciarlotti

2 Tú, tu hijo y la escuela

Ken Robinson

3 Pensar con el estómago

Dr. Emeran Mayer

4 El poder curativo del arte

Lic. Laura Podio

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.