srcset

Terrazas

Jardín oculto. Un depto con terraza en el antiguo petit hôtel de la familia Braun

Carmen Güiraldes
Karina Contini
(0)
10 de noviembre de 2019  

Todas las grandes ciudades tienen una casa como esta (más de una, en realidad) que, entre luces de neón, humo de tortillas al paso y bicisendas, cuentan la historia extemporánea de una bella época que quedó impregnada en sus paredes. Este petit hôtel a metros de la avenida Santa Fe fue el solar de la familia Braun, pero con el correr de los años se fue dividiendo en unidades independientes. Y aunque todavía podés cruzarte con alguno de ellos en el ascensor, ahora funciona como cualquier consorcio.

A pasos de la atestada avenida Santa Fe, este petit hôtel de los años 40 destila lo mejor del pasado de una manera personal, calma y luminosa.
A pasos de la atestada avenida Santa Fe, este petit hôtel de los años 40 destila lo mejor del pasado de una manera personal, calma y luminosa. Crédito: Daniel Karp

Miriam y Oscar vivían en Villa Luro en una casa que empezaba a quedarles grande y un poco a trasmano del trabajo. Al principio, cuando les contaron de esta oportunidad cerca de la Facultad de Medicina, se resistieron. Hasta que vieron su terraza y el jardín que se prolonga en un pulmón de manzana con árboles centenarios. Entonces les pareció el mejor de los dos mundos: un pie a tierra en el Centro que no los iba a privar de las mejores tradiciones de la casa suburbana, como el asado al aire libre y los pies en el pasto.

La ambientación de Silvie de Tezanos Pinto propuso un sillón modular curvo, que rodea una alfombra circular (todo de Créole). Lámpara de pie (Omni Luz) y mesa ratona con botellas (Hábito).
La ambientación de Silvie de Tezanos Pinto propuso un sillón modular curvo, que rodea una alfombra circular (todo de Créole). Lámpara de pie (Omni Luz) y mesa ratona con botellas (Hábito). Crédito: Daniel Karp

"Este piso correspondía al área de servicio de la casa, con muchas habitaciones chicas para el personal. La arquitecta Cecilia Urruspuru nos propuso tirar paredes para armar dos áreas privadas completas", cuenta Miriam.

En el comedor formal, mesa y sillas (Créole) y lámparas colgantes de hierro "Nature" (Alvar Iluminación). En la barra, banquetas de Increa.
En el comedor formal, mesa y sillas (Créole) y lámparas colgantes de hierro "Nature" (Alvar Iluminación). En la barra, banquetas de Increa. Crédito: Daniel Karp

Como si fuera otra isla en el gran espacio, el comedor también se armó en base a la circularidad. Una propuesta lúdica fue la de agrupar fuera del centro más estricto las lámparas colgantes de diseño ligero, pero de hierro.

La cocina se vincula con el living y la sala de TV y lectura (izq.) mediante una barra iluminada con lámparas colgantes (Créole) Muebles (Cucina Montabile) con mesada de granito (Marmolería Gallus).
La cocina se vincula con el living y la sala de TV y lectura (izq.) mediante una barra iluminada con lámparas colgantes (Créole) Muebles (Cucina Montabile) con mesada de granito (Marmolería Gallus). Crédito: Daniel Karp

Para conectar la cocina y sectorizarla a la vez, se eligió un porcelanato oscuro que imita el dibujo 'espina de pescado' del parquet de roble

En el cuarto de la tele, un sillón Miller y un revistero (Magnolia). Puf de cuero capitoné (Créole).
En el cuarto de la tele, un sillón Miller y un revistero (Magnolia). Puf de cuero capitoné (Créole). Crédito: Daniel Karp

La reforma mantuvo la línea del edificio en todo momento y reutilizó sus puertas y ventanas. La única nueva es la del living, de hierro y vidrio, que es plegable
Arq. Cecilia Urruspuru

Del otro lado, el increíble jardín. En el fondo, reposeras con mantas (Luna Deco) para cuando cae la tarde.
Del otro lado, el increíble jardín. En el fondo, reposeras con mantas (Luna Deco) para cuando cae la tarde. Crédito: Daniel Karp

Se buscó integrar la sala de lectura y TV con el living y la cocina, para ampliar el área social con una vista extendida al jardín, la galería y el pulmón de manzana.

Consola con piezas de cerámica (Hábito) y cuadro de Tatita Ganly. Pisos plastificados (Parqueplast). En el toilette, una cómoda heredada y pintada a mano, bacha (Ferrum) y lámpara amurada comprada en San Telmo.
Consola con piezas de cerámica (Hábito) y cuadro de Tatita Ganly. Pisos plastificados (Parqueplast). En el toilette, una cómoda heredada y pintada a mano, bacha (Ferrum) y lámpara amurada comprada en San Telmo. Crédito: Daniel Karp

Maxi estampas y máximo confort con el alto y mullido respaldo capitoné. De reina.
Maxi estampas y máximo confort con el alto y mullido respaldo capitoné. De reina. Crédito: Daniel Karp

En el cuarto de Malena, una de las hijas del matrimonio, se empapeló la pared del mismo color del respaldo de la cama (Créole) con sommier (Piero) y acolchado (Home Collection). La mesa y las sillas son de remate.

En la suite principal, una base neutra cede ante los almohadones de colores (Entredos) y el cuadro de Tatita Ganly. Edredón de pluma y pie de cama de gasa doble (Entredos).
En la suite principal, una base neutra cede ante los almohadones de colores (Entredos) y el cuadro de Tatita Ganly. Edredón de pluma y pie de cama de gasa doble (Entredos). Crédito: Daniel Karp

Originales, las cortinas repiten el color de las paredes y cambian al llegar a la ventana, acompañándola en un tono más claro.

Relax total en este baño. La bañera tiene vista al verde y una ducha con mampara para que la mirada fluya como el agua. El piso es de porcelanato imitación madera (SBG).
Relax total en este baño. La bañera tiene vista al verde y una ducha con mampara para que la mirada fluya como el agua. El piso es de porcelanato imitación madera (SBG). Crédito: Daniel Karp

Sobre la mesa de mármol (Créole), tazas de cerámica (Mambo Cerámica).
Sobre la mesa de mármol (Créole), tazas de cerámica (Mambo Cerámica). Crédito: Daniel Karp

En el techo de la galería hay vidrio, un toldo y verde natural (Mechi Durañona Paisajismo). En invierno, el toldo queda plegado para que pase la luz y el filtro sea verde. En verano se cierra para oscurecer un poco. Iluminación de los canteros (Luz & Más).

El eclecticismo manda en la galería, con muebles y lámparas variados (Créole).
El eclecticismo manda en la galería, con muebles y lámparas variados (Créole). Crédito: Daniel Karp

El jardín terminaba en una punta sin lindas vistas, por eso se cerró para armar un rincón fresco con pileta, plantas y una reposera. El rincón tiene una ducha similar a la que la arquitecta Cecilia Urruspuru vio en un hotel de Brasil donde estuvo: para no exhibir una flor, el agua corre por un caño (que oculta la madera) y cae como una cascada. Camastro (Créole).

¡Suscribite a Living!

Esta nota pertenece a nuestra edición de octubre, al igual que esta. Encontrá inspiración todos los meses suscribiéndote a revista Living desde este link.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.