John-John Kennedy. El último príncipe de Nueva York hubiera cumplido 60