srcset

Decoración

Textura y color. En casa de una experta en telas que comparte todo su saber

Connie Llompart Laigle
Karina Contini
(0)
12 de mayo de 2019  

"En mi casa, me gustan los trapos de algodón por todos lados", confiesa Carolina Biercamp, virginiana, polifacética y dueña de un pasado signado por las telas de las que hoy es experta: su abuelo paterno fue el fundador de Tintorerías Biercamp en 1946 y su madre siempre se dedicó al diseño de modas. Primero se recibió de psicóloga, después estudió hotelería y maquillaje y, finalmente, obtuvo un título como decoradora de interiores. Hoy, esa trayectoria atravesada por la estética, el entender la necesidad del otro, el diseñar la propia vida, hacerla linda y disfrutarla, se vuelca en Géneros Carolina Biercamp.

La mesa (Desde Asia) guió toda la deco. La acompañan un banco de la Patagonia y sillones vestidos con antiguos linos franceses y lituanos, y almohadones enfundados con sacos de grano de la Provence. Lámparas de pie de La Pantalla.
La mesa (Desde Asia) guió toda la deco. La acompañan un banco de la Patagonia y sillones vestidos con antiguos linos franceses y lituanos, y almohadones enfundados con sacos de grano de la Provence. Lámparas de pie de La Pantalla. Crédito: Javier Picerno

Como no podía ser de otra manera, su casa, construida hace 14 años con el sistema llave en mano del arquitecto Juan Trivelloni, es una muestra viva de todos los usos y placeres que regalan las fibras naturales que ella produce, junto con una divina selección de alfombras marroquíes, una pasión que trajo de su último viaje por África.

Empotrado, este mueble de lapacho aporta profundidad y contraste. En él, macetas hechas con canastos comprados en Puerto Montt, Chile, y un cactus de maderas recicladas (Oficio Mudo).
Empotrado, este mueble de lapacho aporta profundidad y contraste. En él, macetas hechas con canastos comprados en Puerto Montt, Chile, y un cactus de maderas recicladas (Oficio Mudo). Crédito: Javier Picerno

"Elegí las persianas en lapacho porque me gusta ver el verde a través de sus tablas de madera. Y puse cortinas de lino porque un textil telonero hubiera achicado visualmente el espacio"

La alfombra marroquí del pasillo junto al comedor es de Kasbah. Allí, un trío de macetas doradas (Urban Pots) le aporta brillo a la entrada.
La alfombra marroquí del pasillo junto al comedor es de Kasbah. Allí, un trío de macetas doradas (Urban Pots) le aporta brillo a la entrada. Crédito: Javier Picerno

En el comedor, mesa (Eugenio Aguirre), sillas (Flox) tapizadas en algodón rayado en grafito y yute (Géneros Carolina Biercamp), gran alfombra, también en yute, traída de Punta del Este. Además, camino es de seda tejida y lámpara colgante (Alegría Hunter Deco).

"En el caso de los sillones, aconsejo tapizar en un liencillo, cubrir con un canvas, un tussor o un panamá, y darles el toque deco con los almohadones en géneros más exclusivos, como panas, linos, telares o tejidos de seda"

Espejadas, las macetas reflejan el mantel y parecen invisibles.
Espejadas, las macetas reflejan el mantel y parecen invisibles. Crédito: Javier Picerno

Bien enmarcados, dos retazos de género estampado en oro se transformaron en cuadros que levantan e iluminan la pared oscura

El diseño de las banquetas de madera es una réplica muy bien lograda por un carpintero de unas que la dueña de casa vio en Finlandia. Barra con mesada en mármol de Carrara y lámparas de Monogiraud.
El diseño de las banquetas de madera es una réplica muy bien lograda por un carpintero de unas que la dueña de casa vio en Finlandia. Barra con mesada en mármol de Carrara y lámparas de Monogiraud. Crédito: Javier Picerno

Para darle calidez a este espacio "en el que todo sucede", Carolina tuvo la idea de revestirlo con tablones de roble.

Proyectado por Carolina junto con la arquitecta Olivia Siegrist, el family estaba separado de la cocina. La pared se tiró abajo para configurar un gran ambiente que se vincula, también, por el revestimiento de roble.
Proyectado por Carolina junto con la arquitecta Olivia Siegrist, el family estaba separado de la cocina. La pared se tiró abajo para configurar un gran ambiente que se vincula, también, por el revestimiento de roble. Crédito: Javier Picerno

"La enorme serigrafía sobre papel reciclado que decora la sala de estar es una excepción a mis habituales monocromos que alegra todos los días de mi vida".

En la sala de música, escritorio en gris plomo diseñado por Carolina con par de sillas 'Wishbone' con corderitos. La lámpara de brazo flexible es de Ikea; la alfombra, de Marruecos.
En la sala de música, escritorio en gris plomo diseñado por Carolina con par de sillas 'Wishbone' con corderitos. La lámpara de brazo flexible es de Ikea; la alfombra, de Marruecos. Crédito: Javier Picerno

"En todas las camas, telas nobles, cómodas, de fácil lavado y con onda. No uso el juego de sábanas completo: solo la ajustable con un cover de plumas en el mismo género".

En uno de los cuartos infantiles, camas hechas a partir de las pieceras y cabeceras de un diván que era de su marido. Cortinas de gasa teñida (Carolina Biercamp), adornos náuticos en madera recuperada (Oficio Mudo), lámpara de techo (La Pantalla) y alfombra (Zara Home).

Como no necesita oscuridad absoluta para dormir y no es amante del blackout, Carolina diseñó estas cortinas dobles. Contra el vidrio, tussor súper pesado que atrapa el frío. Encima, organza de lino. Ambos, con mucho arrastre y resistentes al lavarropas.
Como no necesita oscuridad absoluta para dormir y no es amante del blackout, Carolina diseñó estas cortinas dobles. Contra el vidrio, tussor súper pesado que atrapa el frío. Encima, organza de lino. Ambos, con mucho arrastre y resistentes al lavarropas. Crédito: Javier Picerno

"Para vestir la cama recomiendo fibras naturales. Se arrugan, pero prefiero apostar por una vida relajada. Y que haya mucha almohada, mucho almohadón, con fundas amables al tacto de lino o algodón".

El petiribí y el lapacho fueron la solución para exhibir objetos -como el florero de cerámica (Carolina Chillemi) y la vela en vaso labrado (Bohemia Velas)- sin ocupar mucho espacio en este mueble amurado.
El petiribí y el lapacho fueron la solución para exhibir objetos -como el florero de cerámica (Carolina Chillemi) y la vela en vaso labrado (Bohemia Velas)- sin ocupar mucho espacio en este mueble amurado. Crédito: Javier Picerno

Banqueta tejida a mano en ratán natural (Greta Green), cama de petiribí diseñada por la dueña de casa, mesas de luz (Duveen) con lámparas altas (Eugenio Aguirre) y arreglo floral (Blömma & Bliss).

Monocromo también en los maceteros de la galería, que son todos en terracota pintada de negro.La galería se usa todo el año, sobre todo gracias a la presencia del fogonero de hierro (Laro), que por su tamaño se puede trasladar fácilmente.
Monocromo también en los maceteros de la galería, que son todos en terracota pintada de negro.La galería se usa todo el año, sobre todo gracias a la presencia del fogonero de hierro (Laro), que por su tamaño se puede trasladar fácilmente. Crédito: Javier Picerno

"Me gusta que el jardín sea un cajón verde todo el año, con pocas flores, siempre blancas, como las del jazmín y las del rosal iceberg. Probé varias especies y funcionaron muy bien, como el buxus y las plantas tropicales".

Los sillones y la mesa en petiribí que ambientan el sector del living son obra de Carolina. Sobre esta última, un sombrero hecho a mano con fibras naturales (Berni.dit).
Los sillones y la mesa en petiribí que ambientan el sector del living son obra de Carolina. Sobre esta última, un sombrero hecho a mano con fibras naturales (Berni.dit). Crédito: Javier Picerno

"A los almohadones y los textiles que están afuera no los entro jamás. Hay que saber que los géneros no son para toda la vida y disfrutarlos".

Para evitar las colchonetas plásticas o de placas de goma espuma, Carolina diseñó estas en guata con fundas de lonas rayadas, ideales para usar sobre la reposera o el césped.
Para evitar las colchonetas plásticas o de placas de goma espuma, Carolina diseñó estas en guata con fundas de lonas rayadas, ideales para usar sobre la reposera o el césped. Crédito: Javier Picerno

"Junto a la pileta, soñaba con una carpa de estilo marroquí y la monté con una pérgola vestida con telas para tamizar el sol, una alfombra junto a las reposeras y fanales con velas".

En la entrada del showroom que funciona en su casa se luce parte del paisajismo de Mechi Gil Belloni.
En la entrada del showroom que funciona en su casa se luce parte del paisajismo de Mechi Gil Belloni. Crédito: Javier Picerno

Crédito: Javier Picerno

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.