Video viral: una señora le cura el empacho con cinta a su perra

Lupe: así se llama la mascota que acepta, con paciencia, el método para el empacho que aplican sobre ella y cuyas imágenes se volvieron furor en las redes sociales
Lupe: así se llama la mascota que acepta, con paciencia, el método para el empacho que aplican sobre ella y cuyas imágenes se volvieron furor en las redes sociales Crédito: Captura de video
(0)
10 de septiembre de 2020  • 16:19

La cura del empacho con cinta es uno de los métodos más antiguos que existen para, supuestamente, ayudar a las personas que tienen alguna afección digestiva leve. Ahora, esta técnica para aliviar los problemas de la digestión se viralizó en las redes sociales gracias a una mujer que lo aplicó nada menos que a su perra.

Una mujer le cura el empacho a su perra.- Fuente: TikTok

00:23
Video

La simpática y extraña escena fue subida a la cuenta de TikTok de la usuaria @mariaantonella432. Allí se ve como una señora va acercándose con su cinta de curar el empacho hacia la perra, de nombre Lupe, que es sostenida sobre sus dos patas por un hombre.

Cuando la mujer está llegando a la mascota -según el ritual, la cinta se va reduciendo hasta llegar a la zona de la panza del paciente, que en este caso es Lupe-, el animal, con cara de desconcierto absoluto, estira un par de veces su patitta hacia la mano de la señora, gesto que algunos usuarios toman como una señal de agradecimiento.

Lógicamente, el video causó furor, y la dueña de la cuenta en la citada red social tituló el video "Lupe y su amor porque le midan el empacho".

La cura del empacho con cinta

La cura del empacho con cinta, una práctica que propia de las artes de la curandería, es un método ancestral que consiste en utilizar una cinta y unas palabras sagradas para aliviar los síntomas de malestar en el hígado, el estómago, y el aparato digestivo en general.

La creencia popular dice que la cinta -que puede ser también un cordón o una corbata- debe doblarse en tres veces la distancia que va del codo a la punta de los dedos y luego volver a extenderse. Luego, una punta se pone en el estómago de la persona y la otra la toma la persona que cura el empacho.

Después, la cinta se va recogiendo en tres pasos con la distancia antedicha que va del codo a la punta de los dedos. Si en el último tramo la mano cae justo donde está la punta apoyada en el estómago del enfermo, quiere decir que la persona no está empachada.

Si, por el contrario -como en el caso de Lupe- la mano de la curadora cae lejos de la punta de la cinta, la persona está empachada y debe ser curada con oraciones y haciendo la señal de la cruz en el área afectada.

El método de cura y las palabras que se deben pronunciar en cada ocasión se transmiten una noche especial del año, al llegar la medianoche, igual que la cura del mal de ojo y otras sanaciones esotéricas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.