Axel Kicillof. Los motivos detrás de las idas y vueltas de la flexibilización que no fue

El gobierno provincial buscó ordenar los pedidos de flexibilización de algunos jefes comunales
El gobierno provincial buscó ordenar los pedidos de flexibilización de algunos jefes comunales
Javier Fuego Simondet
(0)
19 de mayo de 2020  • 09:56

La flexibilización de la cuarentena en la provincia de Buenos Aires no era tal, aunque por un momento lo fue. La aclaración del gobernador bonaerense , Axel Kicillof , para señalar que lo que su gobierno había informado era simplemente una sistematización de lo ya vigente en cuanto a restricciones y aperturas buscó dejar atrás la primera interpretación de un comunicado que punteaba permisos para actividades comerciales, para la construcción privada y para la industria. En días agitados por las críticas de intendentes y funcionarios bonaerenses a la estrategia porteña de reapertura paulatina, el gobierno provincial buscó ordenar los pedidos de flexibilización de algunos jefes comunales con un mensaje cuyos alcances debió aclarar.

Cuando la noticia de la flexibilización ya había comenzado a rodar por los medios, Kicillof bajó expectativas y comunicó vía Twitter que "las condiciones ni se flexibilizaron ni se hicieron más rígidas" y que "el comunicado sistematiza lo anunciado en conferencia de prensa, dada la diversidad de pedidos [de los intendentes]". Su intención fue aclarar los alcances del informe que había difundido su administración por la tarde, sobre actividades comerciales de cercanía, manufactureras y de construcción privada.

En el seno del gobierno bonaerense subrayan que con el comunicado no se permitían flexibilizaciones en esos rubros, sino solo aclarar a los intendentes, ante "pedidos desordenados" de reapertura, qué habilitaciones se pueden solicitar y cuáles no. "Los rubros del punto dos que ni siquiera los pidan", graficó una fuente de trato diario con Kicillof. En ese punto constan las peluquerías, la venta de ropa, de calzado y las jugueterías. Este último rubro es una curiosa diferencia con la Capital Federal, donde está habilitado desde el martes de la semana pasada.

Las aclaraciones que debió hacer el gobernador se dan en momentos de tensión discursiva con la administración porteña. Los cuestionamientos de intendentes peronistas a Horacio Rodríguez Larreta por las reaperturas que permitió y algún mensaje luego bajado de tono del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán , son chispazos que se buscan sofocar. "Axel habló con Horacio varias veces en el día", señalaron desde la gobernación, ante la consulta de la nacion.

Entre los intendentes, algunas de las interpretaciones fueron las de calificar el asunto de "error de comunicación", o de "idas y vueltas que hay en todos los estamentos", como interpretaron dos importantes jefes comunales peronistas en diálogo con LA NACION . Un mandatario local de Juntos por el Cambio señaló que necesitarían un decreto provincial para que se aclaren los alcances y consideró que desde La Plata "deberían ser más claros".

Un jefe comunal justicialista de la primera sección electoral, que consideró el comunicado una especie de "volantazo", comentó a LA NACION que ese texto se traducirá en una nota del gobierno bonaerense a la Jefatura de Gabinete nacional para solicitar las reaperturas en toda la provincia, con restricciones en el conurbano.

Desde la trinchera de los municipios de la tercera sección electoral gobernados por el peronismo surgieron los dardos más fuertes contra Larreta por su reapertura porteña. Se apilaron las opiniones en contra desde la difusión de una declaración conjunta de los jefes comunales del PJ de quince distritos de la tercera sección, hace unos diez días, en la que mostraron su "preocupación" por las habilitaciones en la Capital.

La postura dura de algunos de los mandatarios peronistas de esa sección -incluso uno de ellos, Juan José Mussi, de Berazategui, opinó que se podrían hasta cerrar los puentes que comunican algunos distritos con la Capital- contrarresta con las de jefes comunales de la primera sección, que propusieron en conjunto una serie de reaperturas en un pedido que amalgamó a justicialistas y macristas.

Preocupación por las villas

Kicillof tendrá hoy una videoconferencia con intendentes para dialogar sobre el abordaje de la problemática del coronavirus en las villas bonaerenses. En algunos barrios precarios del conurbano comenzaron los primeros operativos casa por casa. Ese despliegue lleva pocos días y la provincia tiene unas dos mil villas. El tema es otro punto de diferencias con el gobierno porteño, en cuyo territorio se vive una aceleración de los contagios en las villas que por ahora no se traduce en cifras en los asentamientos bonaerenses.

Gollán había aportado su crítica también, mostrando que en terreno porteño estaba "el mayor riesgo de irradiación del coronavirus", aunque después bajó un mensaje conciliador. En ese tenso escenario de una cuarentena a punto de cumplir dos meses se sumó el comunicado con alcances aclarados un rato más tarde.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.