Barras bravas: los violentos juegan su partido con políticos y sindicalistas

Kirchneristas, macristas y moyanistas vuelven a apostar a su vínculo con las mayores hinchadas para conseguir capacidad de movilización
Nicolás Balinotti
(0)
25 de febrero de 2013  

Guillermo Moreno se enfureció al enterarse de que su nombre había quedado envuelto en una trama de barras bravas . El secretario de Comercio Interior quiso desligarse, sin conseguirlo. La hinchada de River ya había exhibido cuál era su nexo político al desplegar un inmenso telón con la leyenda "Clarín miente" y soltar globos rojos y blancos con la inscripción del Mercado Central.

Los acuerdos entre funcionarios y barras se deciden en absoluta reserva a pesar de que después muchas veces terminan saliendo a la luz. Dirigentes deportivos, políticos y sindicales son parte de una red de financiamiento que abastece a las barras bravas de los clubes argentinos. Y como suele ocurrir en los años electorales, el arranque de 2013 ya reeditó muchos de esos vínculos. Mucho más si hace apenas unos meses la Presidenta confesó públicamente su adoración por "esos tipos parados en los paraavalanchas, con las banderas que los cruzan. Así, arengando, son una maravilla".

Pero el kirchnerismo no es la única fuerza política que apela a las barras, tanto de River como de Boca. Además, lo hacen con asiduidad referentes de la oposición, como el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri (naturalmente con la barra de Boca), y el jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano (con los hinchas de Independiente), entre muchos otros

La bandera que enfureció a Moreno colgó en los ventanales del Indec antes de ser desplegada en el Monumental durante el partido entre River e Instituto, el 21 de abril de 2012. El nexo surgió a través de un ex barra riverplatense que trabaja a sueldo en el sexto piso de la Secretaría de Comercio e Industria, en Roca 651, a unos pasos del edificio del instituto de estadísticas. La relación luego se fortaleció a través de gremialistas estatales y de dirigentes de Sacachispas, el equipo de Primera C que apadrina el secretario de Comercio y hombres con poder del Mercado Central. La alianza sigue vigente.

El kirchnerismo enlazó recientes acuerdos con las barras de River, aunque también con la de Boca. Pero La 12, como todas las hinchadas, se vende al mejor postor: tiene nexos con el diputado ultra K Carlos Kunkel, pero también mantiene firme su vínculo con Macri, a través del presidente del club, Daniel Angelici, quien beneficia a la barra con viajes, entradas y con la exclusión de los referentes del listado del derecho de admisión para ingresar en los estadios.

Para el Mundial de 2010 se gestó un acuerdo pionero que ubicó bajo un mismo techo a barras y políticos. Apadrinado por Rudy Ulloa Igor, íntimo amigo y ex chofer de Néstor Kirchner, el dirigente de Compromiso K Marcelo Mallo creó Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), que llevó a 235 barras a Sudáfrica. Mallo ya se alejó del proyecto, aunque logró ubicar en la política a Rafael Di Zeo, el ex jefe de la barra de Boca, que reconoció públicamente que trabajó en las últimas elecciones para el kirchnerismo. Di Zeo conserva su vínculo con Mallo y funcionarios de la Jefatura de Gabinete. Y hasta ya activó a su tropa para ponerse manos a la obra rumbo a las legislativas de octubre.

"Aportamos gente en las marchas, nos encargamos de las pintadas y de los pasacalles. Pero también somos nexo con otros políticos, hacemos de mensajeros", cuenta a LA NACION un allegado a Di Zeo.

Mallo aún se entusiasma con el rol político que puedan conseguir los barras. "Los muchachos pueden ser herramientas políticas o conductores sociales, hasta fiscales en las elecciones", dice el dirigente kirchnerista, con influencias en el conurbano bonaerense y quien supo estar muy ligado a Aníbal Fernández.

Otra mirada aporta el autor del libro Crónicas del Aguante. Fútbol, v iolencia y política e investigador del Conicet Pablo Alabarces. "A los políticos les sirve recurrir a los barras para lograr trabajos y legitimidad territorial. Es parte de su acumulación de poder. El vínculo está basado en la dádiva y el clientelismo", instruye. Y agrega: "Nadie puede señalar al otro. Así como HUA trabajó para el kirchnerismo también lo hizo para De Narváez. Y Macri tiene lo suyo en Boca, como el socialismo de Santa Fe ha negociado con los barras por lo del narcotráfico".

Así como Di Zeo ya trabaja con la mira puesta en la campaña electoral, sucede algo similar con los barrabravas de Independiente. Fortalecieron sus lazos con el sindicalismo y apuestan a Moyano, que ya les había aportado fondos para su viaje a Sudáfrica 2010. Oscar Porras, conocido en la tribuna como "Oscarcito", cuida las espaldas de Pablo Moyano en las grandes movilizaciones de los camioneros. También suele estar el "Polaco", otro viejo conocido. En el último acto gremial en la Plaza de Mayo, el 19 de diciembre pasado, los barras repartieron los panfletos con el lanzamiento de la fuerza política de Moyano: el Partido por la Cultura, la Educación y el Trabajo.

Otros opositores también recurren a los barras. El macrista Cristian Ritondo le encargó a un sector de la hinchada de Nueva Chicago conocido como "Los Perales" las pintadas callejeras que lo proclaman candidato de Pro para 2015. Tampoco se queda atrás Francisco De Narváez, quien podría cerrar un nuevo acuerdo con la barra de Independiente para que exhiba un telón con su nombre, como ocurrió en La Plata en la Copa América de 2011.

Las relaciones entre barras y políticos pueden quedar escenificadas en la tribuna con la exhibición de una inmensa bandera. O hasta puede alcanzar con un minucioso vistazo de las planillas de empleados de alguna dependencia estatal. La alianza está más consolidada que nunca. Mucho más si se trata de un año electoral.

Los Moyano y Moreno

Unos acordaron con los hinchas de Independiente; el otro, con River

  • La relación de los Moyano con Independiente

    Pablo Moyano encabezó la marcha a la Plaza de Mayo el 19 de diciembre pasado, con referentes de la barra de Independiente como guardaespaldas. Uno de ellos es Oscar Porras, conocido en la tribuna como "Oscarcito". Los barras repartieron panfletos con el lanzamiento del partido político de Hugo Moyano
  • Guillermo Moreno y los nexos con la barra de River

    "Clarín miente", se leía en la bandera que exhibió la barra de River en el partido con Instituto, el año pasado. Desde entonces, se cerró un trato con allegados a Moreno que todavía sigue vigente. La bandera había estado colgada previamente en el Indec
  • Un vínculo oscuro y difícil

    Los principales partidos y su relación con las barras

  • Abril 2009

    Las barras bravas de Boca Juniors y River Plate exhibieron en el superclásico en la Bombonera banderas en contra del Grupo Clarín y a favor del fútbol gratis por televisión. Fue la antesala al Fútbol para Todos
  • Noviembre 2009

    El dirigente kirchnerista Marcelo Mallo creó la agrupación Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), integrada por barrabravas de 44 clubes. Exhibían banderas con pingüinos y la leyenda "Kirchner Vuelve"
  • Junio 2010

    Ese mes desembarcaron en Sudáfrica unos 235 barras que integran HUA para presenciar el campeonato Mundial de fútbol. El kirchnerismo aportó dinero para los pasajes y el alquiler de una escuela que sirvió de alojamiento. Hugo Moyano, por entonces aliado del oficialismo, también colaboró con los barras
  • Octubre 2011

    El ex jefe de la barra brava de Boca Rafael Di Zeo reconoció públicamente que trabajó en las elecciones presidenciales de ese año para el kirchnerismo. Su nexo fue Marcelo Mallo, que responde al empresario Rudy Ulloa Igor y a la Jefatura de Gabinete
  • Abril 2012

    La hinchada de River exhibió una bandera con la leyenda "Clarín Miente". El telón salió del Indec y hubo ayuda de dirigentes que responden al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno
  • Febrero 2013

    La barra brava de Independiente trabaja para el lanzamiento del partido de Moyano. Di Zeo sigue con el kirchnerismo, al igual que la hinchada de River. La barra de Boca se divide entre sus lazos con el macrismo y el kirchnerismo
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.