Caso Siemens: los nexos judiciales que salvaron a los Corach

El juez Ariel Lijo y su hermano "Freddy" junto a una Maximiliano Corach y al exjuez federal Gabriel Cavallo en una reunión
El juez Ariel Lijo y su hermano "Freddy" junto a una Maximiliano Corach y al exjuez federal Gabriel Cavallo en una reunión
Iván Ruiz
Candela Ini
(0)
19 de junio de 2019  

A pesar de que ejecutivos alemanes de la empresa Siemens declararon en 2013 haber pagado coimas, el exministro Carlos Corach y otros exfuncionarios involucrados fueron beneficiados en reiteradas oportunidades por la Justicia. El juez Ariel Lijo procesó a los empresarios alemanes por los sobornos, pero nunca indagó a los menemistas como contraparte de ese mismo delito y archivó el caso sin contemplar las apelaciones de distintos organismos del Estado. Ahora se suma que la aparición de US$16 millones en poder de Corach, que reveló ayer LA NACION, no fue aceptada como prueba dentro del expediente conocido como el caso Siemens.

Los ejecutivos alemanes habían entregado la prueba ante la fiscalía de Múnich: una nota manuscrita que indicaba que Carlos Menem y Corach (por sus siglas) habían recibido US$16 millones y US$9,75 millones cada uno por habilitar el millonario contrato para hacer los nuevos DNI.

Pero hubo más inconsistencias en el expediente: el fiscal Eduardo Taiano fue cuestionado por su inacción hasta que dejó el caso y, en su última resolución, el juez Lijo rechazó en marzo incluir los datos sobre el supuesto lavado de casi US$10 millones de los Corach que publicó ayer LA NACION y el consecuente congelamiento de esos fondos.

¿Pero qué pasaba más allá del expediente? Los Lijo y los Corach eran algo más que juez y acusados: el exministro los recibía para los asados familiares en su casa del country Highland Park, compartían con su hijo Maximiliano -ahora funcionario público- vacaciones de verano en Punta del Este , pero también reuniones sociales en su departamento sobre Avenida del Libertador y hasta cumpleaños infantiles, según pudo reconstruir LA NACION entre fuentes judiciales y documentos fotográficos.

"Freddy" Lijo, hermano del juez y operador, en una playa de Punta del Este con Maximiliano Corach
"Freddy" Lijo, hermano del juez y operador, en una playa de Punta del Este con Maximiliano Corach

Abril de 2005. El juez Lijo y el fiscal Eduardo Taiano, que ya estaban al frente del expediente que debía investigar a los exfuncionarios, compartían un cumpleaños familiar. Hubo bromas, sonrisas y familiaridad en los registros fotográficos que consiguió este medio. La relación más estrecha -por afinidad y por edad- se había forjado con el hijo menor de los Corach, otro de los denunciados por el lavado que estaría vinculado al caso Siemens.

Lijo apenas había desembarcado el año anterior en el Juzgado Federal Nº 4, después de desempeñarse como secretario letrado de la camarista Luisa Riva Aramayo, una mujer de máxima confianza para Corach dentro de la Justicia cuando era ministro del Interior.

Pero aun antes de ser juez las familias ya mantenían una relación social: el juez Lijo, su hermano Alfredo, el excamarista Gabriel Cavallo (entonces cuñado de Lijo) y Maximiliano Corach, entre otros, ya habían posado en una foto allá por septiembre de 2003 para celebrar el cumpleaños de Freddy, el operador judicial. Los Lijo y los Corach también se veían en Punta del Este, en la playa o para jugar a las cartas en el after. Ante la consulta de LA NACION, desde el entorno del juez Lijo y el fiscal Taiano negaron mantener una relación con la familia Corach más que encuentros sociales "ocasionales".

El expediente

¿Qué pasó en el expediente? Más de 20 años después, el caso está a punto de extinguirse. Mientras en Alemania y en Estados Unidos la Justicia encontró pruebas por los sobornos de Siemens, la acusación contra los funcionarios nunca prosperó en la Argentina. La Oficina Anticorrupción (OA) hizo numerosos pedidos para indagar a los exfuncionarios, pero el juez consideró que las solicitudes eran "arbitrarias e infundadas".

La Cámara Federal le llamó la atención a Lijo al entender que había hecho una interpretación "antojadiza" de la prueba y le encomendó que citara a indagatoria a los exfuncionarios. Pero el juez sostuvo que no era posible esclarecer la identidad de los exfuncionarios que recibieron coimas, cuyas iniciales aparecen en esa nota manuscrita, "ya que sus nombres están cubiertos por la confidencialidad del acuerdo entre los acusados y el abogado" en Estados Unidos. Pero con ese material, en cambio, procesó a los empresarios alemanes.

La acusación contra los exfuncionarios se debilitó más cuando el fiscal Taiano, en lugar de impulsar la investigación, avaló el pedido de Corach y sostuvo que el delito había prescripto. A pedido de la OA, Taiano se apartó del expediente. Sin fiscal, Lijo archivó el caso por falta de pruebas, una decisión ratificada por la Cámara. La Procuraduría de Investigaciones Administrativas intentó mantener con vida el expediente y apeló el archivo, una decisión que está en manos de la Sala III de la Cámara de Casación.

El último movimiento de Lijo volvió a sorprender. La Unidad de Información Financiera (UIF) le entregó un informe con datos de inteligencia internacional que daba cuenta de la fortuna que manejaban los Corach fuera del país, y le advertían al juez que, por su correlación temporal, estaba vinculada con las coimas de Siemens. Pedía, además, una urgente cautela de los activos para un decomiso preventivo. Pero el juez rechazó el pasado 14 de marzo esos datos como prueba en el expediente al entender que la información sobre la red de sociedades offshore que la fiscalía especializada en lavado le atribuye a Carlos Corach -y que incluía a su hijo Maximiliano- no tenía vinculación con las coimas de Siemens.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.