Coronavirus: tras un fuerte brote de contagios, aíslan una villa del Gran Buenos Aires

La policía bloqueó ayer todos los accesos al lugar
La policía bloqueó ayer todos los accesos al lugar Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
Se trata del barrio Azul, que comparten Quilmes y Avellaneda; se detectaron 53 casos tras un relevamiento de testeos; es el principal foco en un asentamiento del conurbano
Javier Fuego Simondet
(0)
25 de mayo de 2020  

La villa Azul, un aglomerado que comparten los distritos de Quilmes y Avellaneda ubicado a la vera del Acceso Sudeste, quedó aislada luego de que se registrara un brote de 53 casos de coronavirus, el mayor del conurbano desde el inicio de la cuarentena.

Después de tres jornadas de un operativo "casa por casa", ayer se estableció en este barrio un "aislamiento sanitario estricto", con un despliegue policial que bloqueó las calles y los pasillos del asentamiento. El brote determinó que se decidiera cerrar completamente el barrio, con "control total de entradas y salidas" monitoreado por el Ministerio de Seguridad y los municipios, según informó el Ministerio de Salud bonaerense. Los vecinos protestaban anoche contra el aislamiento.

Los 53 contagios confirmados son resultado del operativo Detectar, que comenzó el viernes en la villa. Y profundizaron la preocupación sobre la extensión de los contagios en el Gran Buenos Aires, donde existen 1800 asentamientos.

El barrio está ubicado cerca de la Villa Itatí, que con unos 70.000 habitantes es una de las más pobladas del conurbano.

La explosión de casos en la villa Azul aparece tras una semana de fuerte presión de la provincia para que la ciudad redujera la apertura de comercios y críticas del equipo del gobernador Axel Kicillof contra la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Ayer, entrevistado por LN+, Kicillof bajó el tono de la confrontación: "Hoy se puede discutir, pero es momento de buscar una unidad. Meter la cuarentena en la grieta no me parece buena idea", dijo.

En la villa Azul se instalaron centros de atención sanitaria, distribución de alimentos e higiene para evitar la circulación de personas. Los operativos de detección de casos continuarán durante la semana y se aislará a la población de riesgo.

La cartera bonaerense de Salud informó ayer que "se diagnosticó al 80% de la población del barrio" y que se aguardan los resultados de otros 50 testeos realizados sobre casos sospechosos. En total, según información de la Municipalidad de Quilmes, en esta villa "se relevaron 813 viviendas y 3128 personas" y se realizaron "125 hisopados, de los cuales 53 fueron positivos".

"Fue sorpresivo, empezó después del mediodía. Escuchamos un helicóptero y ambulancias. Cerraron los ingresos, hay efectivos en cada pasillo que lleva hacia el Acceso Sudeste", describió Vicente Báez, vecino de villa Azul, en diálogo telefónico con LA NACION, en referencia al operativo. Báez es presidente de la Cooperativa de Cartoneros de Villa Itatí, separada de Azul solo por el Acceso Sudeste.

El tránsito entre los dos aglomerados lo preocupa: "Se mueve mucha gente con Itatí. Azul es más pequeño, tiene unas 3000 familias, quizá se lo pueda controlar". La semana pasada, en operativos casa por casa de los que dio cuenta la provincia en un comunicado, se habían detectado ocho casos positivos en villas del partido de San Martín (también hubo operativos en asentamientos de Merlo, La Matanza, Morón, Florencio Varela y La Plata). Un caso más se registró en la villa Itatí después de relevar a más de siete mil vecinos, según la información oficial que difundió Quilmes. Hace quince días se habían realizado operativos en villas de Lanús, entre otros distritos del Gran Buenos Aires.

Ayer, estuvieron en el barrio afectado el viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak; el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. También caminaron por la villa el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

Avellaneda tiene 201 casos en todo el distrito, mientras que en Quilmes los contagios eran 236 (según el relevamiento actualizado hasta el viernes).

Según pudo saber LA NACION de una fuente cercana al gobernador Axel Kicillof, el mandatario se mantuvo en comunicación con sus funcionarios presentes en el barrio y con los intendentes Ferraresi y Mendoza. "Desde el jueves está todo el equipo de Salud y Desarrollo en el barrio", señaló la fuente consultada.

Los 53 contagios conocidos ayer hicieron elevar la curva en los barrios vulnerables bonaerenses, donde no se había registrado un crecimiento exponencial de contagios como en las villas más pobladas de la Capital Federal.

Según un análisis de LN Data publicado hace una semana, en proporción, se hicieron más del doble de testeos en la ciudad de Buenos Aires que en el conurbano.

La situación de los asentamientos porteños en los que se concentraron los contagios en las últimas semanas generó tensiones, con dardos luego atenuados de funcionarios del gobierno de Axel Kicillof y de algunos intendentes de la tercera sección electoral hacia la administración de Horacio Rodríguez Larreta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.