El Gobierno abandona la pauta del 20 al 25%

Reconoce que las paritarias cerrarán, en promedio, en el 30%
Mariana Verón
(0)
7 de marzo de 2016  

Difícil que algún funcionario lo reconozca en público, pero el silencio de Mauricio Macri sobre la pauta salarial para este año, que ocupó gran parte del debate en sus primeros meses de gestión, tiene una razón: el Gobierno comenzó a abandonar, por obligación, la idea de cerrar subas salariales entre el 20 y el 25 por ciento.

La ausencia total del tema en el discurso que dio el Presidente ante la Asamblea Legislativa está en línea con un secreto a voces dentro de la Casa Rosada: funcionarios del riñón más cercano a Macri confiaron que es imposible que puedan cerrarse paritarias por las cifras que habían propuesto al comienzo del año y ya trabajan sobre una pauta, en promedio, del 30 por ciento anual.

Hasta ahora, las pocas negociaciones que cerraron quedaron lejos de los iniciales deseos del Gobierno, sobre todo con la suba salarial que acordó el gremio de empleados de comercio, que conduce Armando Cavalieri, que acordó un aumento del 20 por ciento, pero por apenas seis meses. El acuerdo es de abril a septiembre, cuando se volverá a negociar. Tanto el Presidente como su jefe de Gabinete, Marcos Peña, se oponían a la idea de dejar abierta la paritaria y acordar de manera semestral, pero las circunstancias políticas (la suba del dólar que perforó los 15 pesos y sus consecuencias en la inflación) los obligaron a rever la estrategia.

Al acuerdo de comercio se agregó la paritaria docente, que tanto a nivel nacional como en la ciudad y la provincia de Buenos Aires cerró subas por encima del 30 por ciento y con la posibilidad de volver a discutir aumentos en agosto. "Vemos que la inflación va bajando semanalmente, pero los sindicatos van a pedir en línea con cómo cerró la inflación del año pasado, que fue entre el 27 y 28 por ciento", admite un hombre del gabinete, de los más cercanos al Presidente.

El Gobierno recibe todos los meses los índices privados de inflación. Uno de ellos, que elabora la consultora Elypsis, tiene la particularidad de que son relevamientos semanales. Ésos son los que están siguiendo con mayor atención en la Casa Rosada. "Si sacamos el impacto por la suba de tarifas, vemos que los precios se van desacelerando", remarca un ministro, papeles en mano. Lo cierto es que con la suba en la luz, la nafta, peajes y los aumentos que vendrán en otros servicios, como el gas, en números concretos la inflación lejos está de ceder. El último dato que arrojaron las consultoras privadas, en promedio, dio para febrero una inflación de 4,3 por ciento.

Frente a ese panorama es que en el Gobierno abandonaron la idea de cerrar acuerdos entre el 20 y el 25 por ciento de aumento y habilitan la paritaria abierta. En la Casa Rosada confían en que el segundo semestre del año se podrá notar una baja en la inflación que hará que al reabrir las negociaciones la suba sea la mitad de la que se cierre en este primer semestre. De duplicarse, la pauta salarial rondaría un 40%, una cifra que ningún funcionario nacional avalaría. La idea es que en el segundo semestre los gremios acepten un 10 por ciento para completar el 30 anual.

Ante el nuevo escenario abierto con las primeras negociaciones, el Gobierno canjea paz social ante la promesa de controlar la inflación para fin de año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.