Inflación y gasto, las inquietudes oficiales

En la reunión de gabinete Macri volvió a expresar su preocupación por el elevado déficit fiscal
Mariana Verón
(0)
9 de marzo de 2016  

Aunque el acuerdo con los fondos buitre y la negociación con los legisladores de la oposición ocuparon gran parte de la mañana, una frase se coló por fuera de agenda entre los ministros. "La inflación está afectando a los sectores más pobres y hay que hacer algo ya", se escuchó en medio del Salón Eva Perón, el lugar elegido por Mauricio Macri para sus reunionesde gabinete.

El nombre del funcionario, por pedido de sus colegas, quedó en secreto. Con optimismo, el Presidente respondió que una vez cerrado el acuerdo con los fondos buitre ése sería el principal tema y describió las acciones que fue tomando hasta ahora el Gobierno para paliar los efectos de la suba de precios.

Según relataron tres fuentes que participaron del encuentro, Macri enumeró la extensión de la cobertura familiar a partir de la decisión oficial de haber ampliado el campo de beneficios de asignaciones y prometió que el próximo paso en el Congreso será el proyecto para devolver el IVA de los productos de la canasta básica para los sectores más vulnerables. La letra fina ya está redactada, e incluirá la devolución del ciento por ciento en la compra con tarjeta de crédito y débito.

La obsesión en cada encuentro del equipo de gobierno del Presidente es la reducción del déficit fiscal. Además de Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, la voz cantante la llevan reiteradamente los dos subsecretarios que responden directamente al Presidente, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, artífices del cronograma de reducción de gastos que tiene que hacer cada ministro.

No importa que sea poco o simbólico. Por orden de Macri, ellos dos son "los malos" de las reuniones, los que exigen en cada encuentro semanal cumplir la meta, bastante imposible en la visión de los funcionarios, de llevar el déficit del 7 por ciento que denuncia el macrismo a cerca del 4,8 a fin de año.

El encuentro no dejó anuncios, como en otras reuniones de este tipo: lo que hubo fue, básicamente, balance de gestión. El mayor protagonismo lo tuvo el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, que detalló la negociación con los fondos buitre y el proyecto de ley que el martes de la semana que viene debatirá la Cámara de Diputados. Reiteró, según contaron testigos, los mismos lineamientos que expuso en la reunión del plenario de comisiones en el que defendió la iniciativa.

Después llegó el tiempo de la política. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, tomó la palabra para darles a sus colegas un panorama de las chances del Gobierno en el Congreso. Optimista, confió que en la Cámara baja estaba cerrado el apoyo de las bancadas "amigas" como el Frente Renovador, el Bloque Justicialista (que tiene como líderes a Juan Manuel Urtubey y Diego Bossio), y el sector que responde al diputado Darío Giustozzi. "En líneas generales hay cooperación", soltó, confiado. Dejó dudas, eso sí, sobre lo que podría pasar en el Senado.

Contó que para evitar la presión de los gobernadores, ya estaban negociando de manera directa con cada senador en particular, tarea que tienen tanto él como Emilio Monzó, Gabriela Michetti y Federico Pinedo.

Como un modo de apurar los acuerdos políticos para no dejar cabos sueltos, el propio Macri pidió a los funcionarios apurar el nombramiento de cargos en los organismos nacionales del interior, como la AFIP, el PAMI o la Anses, para contentar alos aliados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.