La provincia, un lugar decisivo para financiar

María Eugenia Vidal
María Eugenia Vidal Fuente: Archivo - Crédito: Javier Corbalan
Vidal contrató a una consultora tras el escándalo por los aportantes truchos
Iván Ruiz
Maia Jastreblansky
Hugo Alconada Mon
(0)
21 de julio de 2019  

La provincia de Buenos Aires es "la madre de todas las batallas". Allí se definirá la contienda bonaerense, pero también la presidencial. Por eso, desde ambos lados de la grieta decidieron adelantar y reforzar el financiamiento con estrategias clásicas e innovadoras.

Desde Cambiemos recurren a tres cajas: el aporte voluntario del equipo de gobierno (que sintetizan como "la política financia la política"), el aporte público del Estado y las donaciones privadas. Con ese menú, el senador nacional Esteban Bullrich y el secretario de Gobierno bonaerense, Fabián Perechodnik, hace semanas que salieron a buscar aportantes en reuniones cerradas con grupos de empresarios. Lo hacen en espacios institucionales, pero también en domicilios particulares de los principales hombres de negocios.

Esos encuentros suelen registrar dos fases. En la primera, el funcionario pide a los ejecutivos que "transmitan" la importancia de votar al oficialismo. Y en la segunda, solicita dinero. La propia gobernadora María Eugenia Vidal asistió a alguna de estas cenas. Por ejemplo, con el Grupo Argentina Mejor, que la congregó en una casona de zona norte junto a hijos de grandes empresarios.

Vidal quiere dar vuelta la página tras el escándalo por los aportantes truchos en las elecciones de 2017 que detectó el sitio El Destape. Para eso, Cambiemos contrató a Phylia, una empresa de fundrasing dedicada a las estrategias de desarrollo institucional y a la organización de eventos para recaudación de fondos.

En la ciudad de Buenos Aires, en tanto, la recaudación para la reelección de Horacio Rodríguez Larreta quedó en manos de la diputada Carmen Polledo y de la legisladora porteña Lía Rueda, quienes por su pasado cuentan con excelentes vínculos con los más grandes empresarios del país. La primera fue titular de la Fundación COAS y la segunda presidió la Asociación Conciencia.

Aun así, desde el oficialismo porteño afirman que no aceptarán aportes de empresas a pesar de que la ley electoral ahora lo permite. ¿Por qué? A pedido de Elisa Carrió. Los recaudadores de Cambiemos podrán aprovechar una zona gris: las transferencias de los CEO a "título personal", en vez de los cheques de las compañías, como ya lo hicieron en anteriores campañas.

El kirchnerismo

Cristina Kirchner también considera que el principal desafío es la gobernación que disputa su exministro Axel Kicillof. Por eso, la expresidenta decidió que el diputado Carlos Castagneto también maneje esos números. La semana pasada, por ejemplo, abrieron cuentas bancarias en el Banco Provincia para recibir los primeros fondos del Estado. Para esa tarea -reconocieron- serán muy importantes los empresarios que acerquen los intendentes del conurbano.

"No hay ánimo para una campaña ostentosa. Cristina quiere una campaña austera", dicen a su alrededor. Por eso ordenó que todos sus candidatos recorran el país en auto o en avión de líneas comerciales, aunque su primer candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Sergio Massa, suele volar en jet privado, lo que causó ciertos resquemores internos. "Si Massa quiere usar avión privado lo tendrá que pasar como gasto de su partido. El Frente por Todos no va a declarar ni un peso en aviones privados como parte de la campaña", desafiaron junto a la expresidenta. Y como contrapunto -remarcaron- Kicillof recorre toda la provincia de Buenos Aires a bordo de un Renault Clio que bautizaron el "kicimóvil".

Pese a que Matías Lammens es el candidato a jefe de gobierno de la ciudad, el equipo de Alberto Fernández manejará sus números. El sindicalista Víctor Santa María, presidente del PJ porteño, es -según pudo reconstruir LA NACION- uno de los más activos en la tarea de acercar fondos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.