Dolor y pedido de justicia en la marcha por las víctimas de San Miguel del Monte

Adultos y adolescentes compartieron el pedido de encontrar a los culpables de los homicidios
Adultos y adolescentes compartieron el pedido de encontrar a los culpables de los homicidios Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
Ivanna Zanella
(0)
23 de mayo de 2019  • 17:18

SAN MIGUEL DEL MONTE.- "Somos la voz de los que no pueden hablar", dice uno de los tantos carteles que se vieron la plaza central de San Miguel del Monte . Cientos de vecinos pasearon su desconcierto y dolor frente a la municipalidad. Marcharon para pedir justicia por la tragedia que desencadenó una incomprensible persecución policial en la madrugada del lunes. Ante el silencio que dejaron las cuatro fallecidas víctimas una joven lucha por su vida en el Hospital El Cruce, en Florencio Varela-, los familiares y amigos alzaron su voz: "Justicia, justicia". Gritaron, lloraron, aplaudieron. Todo a la vez. La tranquilidad de una típica tarde de un pueblo habitado por unas 21.000 personas se alteró. Es que su gente, en pleno proceso de duelo, está alerta y activa para memorar a los que se fueron antes de tiempo. Y para pedir a las autoridades que los culpables reciban sus condenas.

Honraron a las víctimas con actuaciones improvisadas de rap, demostraciones de patinetas y una murga bien equipada. Lo hicieron por ellos, que "duermen en el cielo", como intenta explicarles Juan Carlos Sansone a sus nueve hijos. Danilo, el décimo, ya no está con ellos. La marcha recorrió estas calles durante dos horas, pero no puso punto final al dolor. Es recién el comienzo de una causa que está siendo investigada, día y noche, por la fiscalía local. Entre los presentes, chicos, padres, funcionarios, policías y comerciantes, que plantearon distintas versiones sobre lo ocurrido, se registró una certeza en común: la vida en este rincón bonaerense cambió para siempre.

Mientras los vecinos mostraron su dolor, los familiares directos de las víctimas mortales denunciaron ante autoridades del Ministerio de Seguridad bonaerense que Aníbal Suárez -el joven de 22 años fallecido durante la persecución- había sido extorsionado por la policía pocas semanas atrás.

Afirmaron que en ese momento lo habían parado en un control vehicular y, dado que Suárez no tenía todos los papeles del Fiat 147 que había comprado recientemente, los policías le pidieron una suma de dinero para dejarlo ir.

Marcha en San Miguel del Monte por las víctimas

02:00
Video

Los familiares plantearon su sospecha de que la persecución del lunes a la madrugada se inició cuando los policías -que se sospecha que podrían ser los mismos que habían extorsionado a Suárez- vieron pasar el Fiat e intentaron reeditar el pedido de coima.

Voceros del gobierno provincial confirmaron a LA NACION que en una reunión con funcionarios del Ministerio y con el auditor general de Asuntos Internos, Guillermo Berra, los familiares de las víctimas dijeron que Suárez, el conductor en el momento de la colisión, había estado detenido hace dos semanas en la comisaría local porque el auto que conducía no estaba a su nombre. El joven había comprado hacía poco ese vehículo y aún no había hecho la transferencia.

Según los familiares, en ese momento le dijeron que esa falta podía derivar en una multa de $35.000, pero que si les entregaba $5000, se podría llevar el auto. Suárez les habría dicho que solo tenía $4000 en su casa y, finalmente, lo dejaron llevarse el coche luego de entregar esa suma.

Fuentes del Ministerio de Seguridad informaron que la denuncia de los familiares ya está bajo investigación en Asuntos Internos. Mientras tanto, en la fiscalía afirman que el dato aún no está oficializado en el expediente.

Un unánime reclamo social

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

"Justicia", reclamó también Hugo Suárez, el tío de Aníbal. Vive hace 14 años en San Miguel del Monte y trabaja de hacer changas en el pueblo. Al salir de la casa donde velaron al joven, dijo a LA NACION: "Hace un mes lo pararon los 'milicos'. Lo llevaron a la comisaría porque el auto justo no estaba a nombre de él. El auto se lo compró a un señor, pero estaba a nombre de una señora que no es de acá tampoco. Como Aníbal les dijo que no tenía la plata para la multa, los 'milicos' le dijeron que si les daba $5000 se podía ir y llevar el auto".

Y agregó: "Él solo pudo ofrecerles $4000. Se fue a la casa a buscarlos y se los llevó. Se quedaron con la plata y lo dejaron llevarse el auto. A mi sobrino no me lo devuelven más. Queremos justicia para lo que hicieron los ?milicos'. Creemos que Aníbal se asustó cuando lo siguieron".

Desgarrada por el dolor interno, Yanina Zarzoso lloró la ausencia de su hija Camila: "Necesito justicia porque no puedo parar de pensar en mi hija en ese momento. Veo el auto, la foto de mi hija, al policía sacando medio cuerpo afuera del auto y me la imagino a Camila gritando, siento que se quería tirar del auto, me desespera saber que me llamaría y gritaría: '¡Mamá!'".

Por su parte, la intendenta de San Miguel del Monte, Sandra Mayol, dijo a LA NACION que la tragedia fue "sin dudas provocada por la policía".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.