Dramático testimonio del esposo de la mujer asesinada por motochorros

"Yo le dije, fijate que es peligroso que andes con plata. Y ella me dice bueno cuando nos acomodemos con tu trabajo nuevo, voy a dejar este trabajo porque extraño a mis hijos. Y ahora ya no la tenemos más", dijo.
"Yo le dije, fijate que es peligroso que andes con plata. Y ella me dice bueno cuando nos acomodemos con tu trabajo nuevo, voy a dejar este trabajo porque extraño a mis hijos. Y ahora ya no la tenemos más", dijo.
(0)
15 de marzo de 2019  • 17:35

El esposo de la mujer, empleada de un frigorífico, asesinada por motochorros cuando se trasladaba a un banco, en la localidad de San Justo, se paró en la puerta de casa con sus hijos abrazados a sus piernas y, antes de comenzar a hablar, rompió en un llanto envuelto en profunda tristeza. "Cuando llegué me dijeron que estaba muerta. Me acerqué y la vi a ella sin vida arriba de una camilla. La abracé, la besé, la quería traer conmigo a mi casa. Me la quería traer conmigo", relató el esposo.

María Caccone, de 39 años, ayer se dirigió en un remise junto con un compañero del frigorífico, Marcos Fabián González, de 35 años, quien tras iniciar la investigación se reveló que había robado parte del botín después de la muerte de Caccone, a una sucursal del banco Comafi de dicha localidad al oeste del conurbano. Antes de llegar, en la intersección de las calles de Arieta y Australia, dos ladrones a bordo de motos se le cruzaron y uno de ellos descendió del rodado empuñando un arma. Se acercó al vehículo y, sin mediar palabra, le disparó a Caccone, luego gatilló contra el chófer, tomó el bolso y se escapó con su cómplice.

"Formamos una familia hermosa con ella y mis dos hijos. Quería decirla que la amo, que la voy a extrañar mucho. Que ya la extraño. Voy a extrañar sus besos. Yo no me quiero despedir de ella así", dijo el esposo mientras dos familiares lo abrazaban para darle fuerza.

"Estoy acá con mis hijos, son lo único que tengo y ellos me tienen que ver fuerte, bien, porque si yo estoy mal ellos se caen. Entonces yo tengo que ser fuerte pero es imposible. Este momento es imposible", sostuvo.

Con respecto a los delincuentes que se llevaron la vida de María, dijo: "Los ladrones ya no me importan, no sé qué va a pasar. Lo único que a mi me interesa ahora son mis hijos, mi familia y poder superar esto día a día con ellos".

Y agregó: "¿Por qué dispararle así si es una mujer ¿Por qué tenían que pegarle un tiro así? Pegale un tiro en la pierna, hermano. ¿Cómo le vas a disparar así a una piba? Tenía 39 años, dos nenes. Teníamos tantas cosas para hacer. Tantos proyectos".

En estado de shock mientras relataba las sensaciones, sostuvo: "Yo le dije, fijate que es peligroso que andes con plata. Y ella me dice bueno cuando nos acomodemos con tu trabajo nuevo, voy a dejar este trabajo porque extraño a mis hijos. Y ahora ya no la tenemos más".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.