EE.UU. puso a ocho argentinos en la "lista negra" por la operación "Goldpharma"

Operación Goldpharma en la Argentina
Operación Goldpharma en la Argentina Crédito: Policía de la Ciudad
Rafael Mathus Ruiz
(0)
23 de mayo de 2019  • 13:01

WASHINGTON.- El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos incluyó en su "lista negra" a la organización Goldpharma, a través de la cual operaba una red trasnacional radicada en la Argentina que vendía medicamentos ilegales y lavaba dinero, y fue desbaratada en una operación conjunta del gobierno norteamericano y argentino.

La Oficina de Control de Activos del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés) sancionó a ocho ciudadanos argentinos por su participación en Goldpharma, así como a nueve entidades ubicadas en la Argentina, Colombia, Canadá, el Reino Unido y los Países Bajos, informó el Tesoro.

Sigal Mandelker, subsecretaria para Terrorismo e Inteligencia Financiera, dijo en un comunicado que la acción forma parte de una "estrategia más amplia" del gobierno de Donald Trump para combatir la crisis de los opiáceos en los Estados Unidos, una epidemia gravísima que está haciendo destrozos en miles de comunidades de todo el país, sobre todo en las ciudades más pequeñas del interior.

En Estados Unidos, se estima que todos los días mueren en promedio 130 personas por una sobredosis con algún opiáceo, según el gobierno federal. En 2017, siete de cada 10 de las 70.200 muertes por sobredosis se debió a un opiáceo, según cifras oficiales.

Operación Goldpharma en la Argentina
Operación Goldpharma en la Argentina Crédito: Policía de la Ciudad

"La red de Goldpharma ilustra las tácticas sofisticadas que los traficantes de drogas y los lavadores de dinero utilizan para capitalizar los sitios de Internet y farmacias en línea para vender narcóticos ilícitos altamente adictivos en todo el mundo", dijo Mandelker.

"Esta acción aprovecha las herramientas exclusivas del Tesoro para interrumpir las complejas redes financieras y logísticas globales en las que se basan los narcotraficantes, y complementa los esfuerzos de nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley que trabajan incansablemente para combatir estas amenazas", agregó.

Los ocho argentinos sancionados son Conrado Adolfo "Otto" Frenzel; Jorge Alejandro "Larry" Paura; Luciano "Biff Tannen" Brunetti; Lucas Daniel Paura; Santiago "James Duggan" Videmato; Sergio David "Yagi" Ferrari; Roberto Javier Perez Santoro y Gastón Tomaghelli.

Las nueve entidades sancionadas vinculadas a la red de operación de narcotráfico son B-Work; Bajer; High Nutrition; La Florida Investment Group, y empresas bajo el paraguas del grupo Smile, como "Smile Technologies" o "Smilewallet"; DTS Consulting y dos empresas en Estados Unidos, Oyster Investment y Water Hill Corp.

Desde el Ministerio de Seguridad, que preside Patricia Bullrich, destacaron que la operación "Goldpharma" tuvo una relevancia particular porque la Argentina era utilizada como una base de triangulación que alimentaba la crisis de opiáceos en Estados Unidos.

"Esto tiene más importancia en la situación interna de Estados Unidos. Es una crisis enorme, comenzó con recetas de médicos, y a partir de ahi se hicieron muchísimos adictos. Los norteamericanos piden por correo y vienen de a dos, de a tres, de a cinco o de a diez pastillas y es difícil combatirlo. Esta operación desde su perspectiva es muy importante", afirmaron cerca de Bullrich.

La red traficaba con fármacos como oxicodona, hidrocodona o codeína, poderosísimos calmantes que están en el centro de la crisis de los opiáceos, junto con el fentanilo, un opiáceo sintético que está haciendo estragos en el país. También, traficaban tramadol, alprazolam, carisoprodol, zolpiden y diazepam.

La operación transnacional

A mediados de marzo pasado, el trabajo en conjunto entre la Justicia argentina y la norteamericana permitió desbaratar la conexión local de una importante organización que vendía medicamentos de manera ilícita en los Estados Unidos y luego lavaba el dinero producto de esas operaciones ilegales en Buenos Aires, a través de operaciones financieras y de fideicomisos dedicados a la construcción de viviendas de pozo.

La investigación, que demandó más de un año y medio de pesquisas e intercambios internacionales, contó con la participación de la División Intervenciones Informáticas Complejas de la Policía de la Ciudad, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), bajo instrucciones del juez en lo penal económico Pablo Yadarola, la fiscal María Gabriela Ruiz Morales y el fiscal federal Diego Iglesias, de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procurar). En los Estados Unidos participaron el Departamento de Justicia y la agencia federal antidrogas, DEA.

Según la investigación, la banda operaba en los Estados Unidos desde la página web "Goldpharma". En la Argentina, el dinero obtenido a través de la venta sin receta de medicamentos opiáceos se introducía al sistema por medio de dos compañías financieras llamadas "Grupo Smile" y "Financiera DTS".

Según detallaron voceros judiciales y policiales, la banda criminal comercializó diferentes tipos de drogas. Los investigadores las dividieron en distintos grupos ya que algunas son legales en los Estados Unidos, aunque por su potencial adictivo, solo se permite su prescripción con receta médica, por lo que su venta libre está prohibida.

El primer grupo de fármacos son oxicodona, hidrocodona, codeína, tapentadol, anfetaminas y metilfenidato, sustancias controladas del Listado I, de acuerdo con el titulo 21 del Código Penal de los Estados Unidos. También, traficaban tramadol, alprazolam, carisoprodol, zolpiden y diazepam.

Fuentes de la pesquisa dijeron que las sustancias provenían de India y de Rumania (país donde hubo redadas y varios detenidos). Aquí en la Argentina hubo casi dos decenas de agentes de la DEA operando en función de esta investigación, con acuerdo de las autoridades.

Las ganancias percibidas por el multimillonario negocio (en los Estados Unidos los analgésicos opiáceos son utilizados como drogas euforizantes) se "lavaban" en la Argentina para reinyectarlas en el circuito de dinero lícito. A través de dos "cuevas", la organización había armado una estructura financiera con el objeto de colocar esos fondos. Por ejemplo, a través de proyectos de construcción de inmuebles mediante el pago de cuotas (ventas "de pozo") por medio de fideicomisos inmobiliarios, la adquisición de diferentes monedas digitales -como Bitcoins- y a la facilitación de los medios necesarios para que los miembros de la organización dedicada al tráfico ilícito de drogas efectuaran retiros de dinero en efectivo en el país.

La fuerza de seguridad porteña realizó en total 21 allanamientos, 17 en la Ciudad de Buenos Aires y los restantes en los partidos bonaerenses de General San Martín, Tigre, Pilar y La Plata. El saldo del operativo fue de cinco detenidos, tres de ellos buscados por la DEA y dos por lavado de dinero. Se produjo el secuestro de más de 400.000 dólares, dos millones de pesos en efectivo y 890.000 en cheques; 11.200 euros y cantidades menores en moneda brasileña, inglesa, turca, peruana y uruguaya.

Además, fueron incautados 13 vehículos, entre motos importadas, camionetas y autos de alta gama; escrituras de inmuebles en la Capital, el Gran Buenos Aires y la costa atlántica; títulos de rodados y embarcaciones; pasaportes, documentación de flotas de taxis, comprobantes de cuentas bancarias en Panamá y Belice, aproximadamente 100 tarjetas de crédito, 600 tarjetas prepagas innominadas y gran cantidad de facturas, contratos, tickets y otros papeles contables.

"La investigación empezó en Wisconsin en el 2015. Dos años después trajeron la pesquisa a la Argentina. Ahí nosotros analizamos toda la información que trajeron ellos y empezamos a trabajarla. Después de un año y ocho meses en donde primero se armó el mapa de toda la banda y después los puntos distribución, terminamos de armar la red que manejaban en el mundo para así lograr los arrestos", dijo oportunamente el director de la División de Cibercrimen de la Policía de la Ciudad, Gabriel Rojas.

Y agregó: "Cuanto supimos la verdad de cómo operaba empezamos a ver cómo se movían acá. Toda la información se la entregamos a la Justicia estadounidense y ellos comenzaron el proceso de extradición de los imputados".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.