Fueron a Ecuador por el asesinato de su madre y quedaron varados por la cuarentena

Maximiliano Villacorta y sus sobrinos Isaac y David Ludueña, hermano e hijos de Gabriela Pedraza, argentina asesinada en Ballenita, Ecuador
Maximiliano Villacorta y sus sobrinos Isaac y David Ludueña, hermano e hijos de Gabriela Pedraza, argentina asesinada en Ballenita, Ecuador Crédito: (Gentileza David Ludueña)
Gabriela Origlia
(0)
1 de abril de 2020  • 12:47

CÓRDOBA. El drama de la familia de Gabriela Andrea Pedraza, la cordobesa asesinada en Ecuador a inicios de marzo, no tiene fin. Dos de sus hijos, David e Isaac Ludueña, y un hermano de la víctima, Maximiliano Villacorta, llegaron ese país para interiorizarse del asesinato y hacer los trámites para repatriar el cuerpo, pero la estadía se prolonga sin fecha cierta de final como consecuencia de las medidas tomadas por la Argentina y Ecuador ante la pandemia del Covid-19. Están varados.

Gabriela se fue a Ecuador el año pasado y se radicó en Ballenita, un pueblo de pescadores; en los últimos tiempos vendía golosinas en las playas de Salinas. Siempre estuvo en contacto con su familia, por lo que cuando dejó de responderles en la primera semana de marzo hicieron la denuncia de su desaparición. El 11 de ese mes apareció asesinada, con el cráneo fracturado. El homicida ocultó su cuerpo en una cisterna del apartamento en el que la mujer había alquilado un cuarto en Salinas, a 135 kilómetros de Guayaquil.

Gabriela Pedraza
Gabriela Pedraza

Hace 21 días que sus familiares están allá. "No logramos que nos entregaran el cuerpo, porque es parte del proceso de investigación que también está frenado ya que nadie se puede movilizar, hay barreras en las rutas, no se puede ir de un lado al otro –cuenta Iván a LA NACION-. Tampoco nos podemos volver. Estamos en la nada, angustiados".

Tenían pasaje para el 22 de marzo por Latam, pero se suspendió el tráfico aéreo: "Llenamos los formularios de asistencia que están en la web de Cancillería, tal como se nos indicó; la única respuesta fue que se comunicarían con nosotros porque se analiza caso por caso", apunta Iván y enfatiza que la incertidumbre crece porque su hermano y su tío "van a ser papás dentro de poco en la Argentina" y él tiene sus trabajos "donde esperan, pero se hace largo y difícil".

Respecto de la investigación del crimen, tampoco lograron mayores datos. Afirma que les preguntaron a ellos qué sabían de Gabriela, de sus amigos, de lo que hacía. "Hubo dos personas que fueron citadas para dar testimonio, no estuvieron demorados ni detenidos –añade-. Todo el proceso está limitado por el coronavirus".

Hasta ayer pararon en un hostel de unos amigos de Gabriela, pero las autoridades los intimaron a cerrarlo. Alquilaron un espacio a otros amigos de la mujer, pero sin certeza de hasta cuándo podrán estar. "Todo se maneja en dólares; vamos a comprar para comer y son US$20 o US$30 y cuando multiplicás por el cambio a pesos es un horror. Es una situación muy dura, con un alto nivel de ansiedad", dice Iván.

En Salinas hay toque de queda desde las 14 hasta las 5 de la mañana; solo puede circular una persona en un auto y las salidas autorizadas son para compras de alimentos y de medicamentos o para ir al médico. Hay militares patrullando las calles.

La autopsia de Gabriela confirmó que fue atacada a golpes en la cabeza con un objeto contundente. Luego, fue arrojada en el pozo séptico de la casa donde vivía, a 55 kilómetros de Montañita, playa del Pacífico ecuatoriano en la que hace cuatro años fueron asesinadas otras dos argentinas: las mendocinas María José Coni y Marina Menegazzo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.