Liberaron al policía de la Ciudad que causó la muerte de un hombre con una patada

El policía reconoció que es el que le pegó la patada al hombre que luego murió
El policía reconoció que es el que le pegó la patada al hombre que luego murió Crédito: Captura de video
(0)
22 de agosto de 2019  • 00:00

El agente de la Policía de la Ciudad que estaba detenido por haber causado la muerte de un hombre en el barrio porteño de San Cristóbal luego de derribarlo de una patada fue excarcelado ayer, pero seguirá bajo investigación, informaron fuentes judiciales. La liberación se concretó bajo caución juratoria: esto significa que al oficial inspector Esteban Armando Ramírez no se le fijó fianza y se le impuso la obligación de presentarse periódicamente ante el juzgado y avisar sobre cualquier viaje.

El planteo de excarcelación había sido presentado ayer por la tarde por la defensa del oficial Ramírez luego de que fuese indagado por la jueza en lo Criminal y Correccional Nº 8, Yamile Susana Bernan, por la muerte de Jorge Martín Gómez, de 41 años. Ramírez quedó imputado por "homicidio preterintencional", un delito excarcelable, ya que prevé una pena de entre uno y tres años de prisión y reclusión de entre tres y seis años.

El artículo 81 del Código Penal, en su inciso b, contempla esa pena para quien "con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud produjere la muerte de alguna persona cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte".

En el caso de Gómez, la autopsia determinó que la causa de muerte fue el traumatismo craneoencefálico que sufrió cuando, luego de recibir la patada policial, cayó de espaldas y golpeó su cabeza contra el asfalto, lo que le produjo una fractura en el cráneo. Anteayer, en su indagatoria, donde fue asistido por el abogado Raúl Alcalde, el oficial Ramírez reconoció ser el efectivo al que las imágenes de una cámara de seguridad que se difundieron públicamente muestran pegándole una patada a Gómez entre el estómago y pecho. Sostuvo Ramírez que lo había hecho porque sabía que estaba armado con un cuchillo y que, por lo tanto, representaba un peligro.

Minutos antes de su intervención, Gómez, de 41 años, que hacía el servicio de delivery para una pizzería situada en Carlos Calvo y Jujuy, se había parado delante de un colectivo de la línea 57 mientras blandía un cuchillo de cocina y realizaba movimientos amenazantes. Quien advirtió del hecho al 911 fue, precisamente, una pasajera del ómnibus. Esa escena se vio en un video filmado con un teléfono desde el interior del transporte.

El momento de la patada

00:44
Video

Una oficial intentó reducirlo en primera instancia, sin éxito. Pidió refuerzos y entre el nuevo lote de uniformados llegó Ramírez, que bajó de una moto y se acercó por la vereda, mientras Gómez hacía lo mismo, pero sobre la calzada. De las imágenes difundidas se advierte que el policía le da a Gómez -se podía ver que no estaba en pleno control de sus movimientos corporales, quizá producto de la ingesta de sustancias tóxicas- la indicación de que levante las manos, mientras se acerca a él lentamente. Gómez, en tanto, lleva las manos a la espalda. Cuando lo tuvo a la distancia justa Ramírez despegó su pierna derecha súbitamente e impactó sobre el torso de Gómez, que cae con peso muerto, con el resultado ya conocido.

Defensa y respaldos

Alcalde, el letrado que defiende al oficial inspector Ramírez, dijo anoche al canal Crónica TV que el efectivo resolvió "darle un planchazo con el pie [a Gómez] en una distracción como para quitarle el aire en el bajo vientre". Según consignó Télam, el abogado expresó que su defendido "entiende que ha cumplido su deber, pero obviamente está afectado porque sabe que le ha dado muerte a una persona, que es un efecto no querido, él nunca lo deseó".

Y agregó: "No es agradable para él haber participado en esto, pero tampoco comprende que haya realizado una conducta delictiva como para estar detenido". El letrado también manifestó que el oficial "tiene el remordimiento de cualquier persona que sabe que ha quitado una vida" y comentó que el oficial porteño sostiene que "actuó con la intención y con los efectos necesarios para haberlo reducido y que no comprende lo que pasó".

La actuación del policía fue defendida anteayer por el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D'Alassandro: "Ramírez actuó bajo el protocolo establecido. Dio la voz de alto y le ordenó al sospechoso que levantara las manos. Como no depuso su actitud, trató de desarmarlo y le pegó una patada como medida para mantener la distancia".

El oficial acusado sumó ayer el respaldo de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich: "El policía estaba protegiendo a los ciudadanos de una persona que estaba en una situación amenazante y violenta." La funcionaria nacional agregó: "Uno no puede ver solo el video sin entender el contexto de que se trataba de una persona que estaba generando una amenaza. En este caso tuvo que usar su cuerpo y tuvo un desenlace lamentable que, sin dudas, el policía no buscó".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.