El "Pepo", cerca del juicio oral por doble homicidio culposo agravado

El cantante quedó a un paso del juicio oral
El cantante quedó a un paso del juicio oral
Gustavo Carabajal
(0)
13 de noviembre de 2019  • 17:50

Rubén Darío Castiñeiras, más conocido como Pepo, quedó a un paso del juicio oral por las muertes de dos de sus colaboradores, ocurridas el 20 de julio pasado cuando volcó con la camioneta que conducía camino a la costa, a la altura del kilómetro 8,5 de la ruta 63, cerca de la ciudad de Dolores.

Según fuentes judiciales, el debate oral en el que se definirá el destino del cantante de cumbia se realizaría el año próximo. Si no hay ningún cambio con respecto a la situación actual --y las circunstancias del proceso no parecen propiciar una modificación-, Pepo llegaría detenido al juicio, sin haber logrado el beneficio de la prisión domiciliaria.

El cantante popular está procesado con prisión preventiva, acusado de homicidio culposo séxtuplemente agravado, una calificación legal que tiene una expectativa de pena de tres a seis años de prisión. Para el Ministerio Público Fiscal, el cantante fue responsable de las muertes de Ignacio Abosalleh y Marcelo Nicolás Carabajal porque conducía de forma imprudente, con exceso de velocidad (superaba por casi 80 kilómetros por hora el máximo permitido para circular en caso de niebla) y tras haber consumido alcohol y cocaína.

Pepo está detenido en una cárcel de La Plata y espera que la Justicia le conceda el beneficio de la prisión domiciliaria.

Dicha solicitud fue presentada por su defensa debido al estado de depresión que le produjeron las consecuencias de su conducción, calificada por la justicia como imprudente y negligente, y el encierro. Sin embargo, hasta el momento ninguno de los peritos que revisó al cantante confirmó la existencia de una patología que requiera una atención que no pueda obtenerse intramuros.

Esto significa que, posiblemente hasta el juicio oral, Pepo seguirá preso en una cárcel común. Castiñeiras debe enfrentar otro peritaje psiquiátrico el 2 de diciembre próximo. En función de la conclusión de ese estudio el caso ya estaría en condiciones de ser elevado a juicio oral, antes de fin de año.

Al fundar el pedido de detención contra Pepo, el Ministerio Público consideró que el cantante habría intentado entorpecer la investigación al negarse a aportar muestras de orina y sangre para que se le realizaran los estudios toxicológicos y de alcoholemia de rigor en este tipo de casos.

Además, la fiscalía tuvo en cuenta la declaración de un testigo que llegó a la habitación del cantante en el hospital San Roque, de Dolores y advirtió que el acusado habría realizado maniobras para eliminar los restos de droga y alcohol de su organismo con el objetivo de que su situación procesal no se agravara. El análisis técnico de la mecánica del accidente que les costó la vida a Abosalleh y a Carabajal reveló que Pepo conducía su camioneta Honda CRV por encima del límite de velocidad.

Se determinó que el vuelco se produjo cuando iba a 139 km/h cuando se dirigía a dar dos shows, en Mar de Ajó y en Villa Gesell. Los exámenes toxicológicos también resultaron pruebas del estado psicofísico de Pepo en el momento del incidente vial: estaba bajo los efectos de cocaína, marihuana y alcohol (había bebido vodka con jugo de naranja incluso poco antes del vuelco, a la madrugada).

La testigo Romina Candia, amiga del cantante, que viajaba en el asiento del acompañante, manifestó que durante el trayecto le sirvió vodka con jugo de naranja.

En su declaración, Candia recordó que le preguntó a Pepo si no le preocupaba la velocidad a la que circulaba debido a las cámaras de fotomultas y el cantante respondió "con eso no pasa nada".

Con respecto a la conclusión de los peritos que determinaron que el cantante había consumido cocaína y marihuana, el análisis se realizó en las muestras de sangre y orina tomadas a las 7 de ese 20 de julio, pocas horas después del accidente. Los peritos concluyeron que en las doce horas anteriores a esa prueba, el cantante había consumido cocaína y marihuana.

Pruebas grabadas

Existe un hecho que abonó la presunción entre los investigadores de que Pepo intentó despegarse de su responsabilidad en la tragedia.

Cuando la policía llegó al lugar del accidente, en medio de la niebla, el cantante señaló a Ignacio Abosalleh como el conductor de la camioneta. "Iba manejando el pibito que está muerto ahí", dijo Pepo refiriéndose a su colaborador, cuyo cuerpo sin vida estaba a un costado de la ruta. Los dichos de Pepo fueron grabados por el ocupante de una ambulancia. Después, la testigo Candia derrumbó la coartada de Pepo y dijo que el conductor era el cantante.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.