"Si llego a desaparecer vos sabés mi nombre", le dijo a un vecino la mujer hallada muerta en Colegiales

María Lourdes Arangio Frixione
María Lourdes Arangio Frixione
Gabriel Di Nicola
(0)
5 de julio de 2019  • 09:52

Estaba alterada y confusa. Temblaba de frío.Así vio Juan Ignacio A. Z. a María Lourdes Arangio Frixione cuando se la cruzó en Céspedes al 2900, en Colegiales. No se conocían. Fue a las 18 del 11 de junio pasado. Preocupado, le preguntó si le pasaba algo. Ella solo le dijo su nombre y le dio un número de teléfono para que llamara a una persona. Lo hizo y atendió Raúl Devias, más conocido como "El Gitano" o "El Chino Sasa". Juan Ignacio A. Z. le dijo a su interlocutor que no veía bien a la chica que acababa de conocer y recibió como respuesta: "Ya salgo". Antes de que se fuera, la mujer le rogó a ese perfecto desconocido: "¡No te vayas. No te vayas. Por favor no te vayas!". Y poco después le advirtió: "Yo te dije mi nombre y apellido... Si llego a desaparecer vos sabés mi nombre".

Una semana después, el cuerpo de Arangio Frixione, de 32 años y madre de dos niñas, fue encontrado debajo de un rastrojero estacionado en Céspedes al 2900, en la misma cuadra del casual encuentro con Juan Ignacio A. Z. El cadáver, hallado por un oficial de la Policía de la Ciudad poco después de las 6, estaba envuelto en frazadas. En horas de la tarde fue detenido Devias, la pareja de la mujer.

Arangio Frixione y Devias, de 50 años, convivían de manera esporádica. Él ejercía una relación de poder basada en la adicción a las drogas que ella sufría. La mujer vivía en un contexto de violencia que no podía abandonar. También era víctima de violencia física y amenazas.

Raúl Devias fue procesado con prisión preventiva por homicidio agravado
Raúl Devias fue procesado con prisión preventiva por homicidio agravado

Así lo sostuvo el juez en lo criminal y correccional porteño Damián Kirszenbaum en una resolución donde procesó con prisión preventiva a Devias. El magistrado lo consideró prima facie penalmente responsable del delito de homicidio agravado por haber sido cometido contra su pareja y por un hombre contra una mujer mediando violencia de género, según informaron a LA NACION fuentes judiciales.

"Se ha acreditado a través de los elementos probatorios agregados a la causa que Arangio Frixione era víctima de severos episodios de violencia de género por parte del imputado Devias, quien además poseía una relación de poder sobre ella basada principalmente en su adicción a las drogas, las cuales le proveía", afirmó el magistrado en el fallo.

Según la resolución judicial, la "relación de poder" que ejercía Devias sobre Arangio Frixione se "refleja en la actitud propia de la víctima, quien pese a exponer a sus familiares y amigos las situaciones de violencia física y psíquica por parte del imputado, continuaba con la relación sentimental".

A Devias se le imputó haber "abandonado a su suerte" a Arangio Frixione estando ella incapacitada de valerse por sí misma y a la que debía cuidar en tanto, era "su pareja y ocasional conviviente, y tenía conocimiento de la excesiva ingesta de estupefacientes a la que se sometía".

Según el expediente judicial la mujer murió como "consecuencia del abandono". Arangio Frixione murió en la casa de Devias y su pareja "omitió solicitar ayuda médica e incluso, luego, intentó ocultar rastros del siniestro".

El juez Kirszenbaum también procesó con prisión preventiva a Gabriel Massara por el delito de encubrimiento agravado. Se trata de la persona que a las 5.37 del 18 de junio pasado habría descartado el cuerpo de Arangio Frixione debajo del rastrojero estacionado en Céspedes al 2900, momento registrado por las cámaras de seguridad de un salón de fiestas.

Así dejaban el cadáver de la mujer hallada muerta en una calle de Colegiales

00:23
Video

"Massara ayudó al autor del hecho delictivo a alterar la escena del crimen y retirar el cuerpo de la víctima de la casa, envolviéndolo y dejándolo en la vía pública para ocultarlo y hacerlo desaparecer", según la imputación hecha por la Justicia.

El cuerpo fue hallado en estado de descomposición y, aproximadamente, 72 horas después de la muerte de Arangio Frixione.

Según el expediente judicial, la víctima había sido vista por última vez el 11 de junio pasado. Ese día, una semana antes de ser hallada muerta, fue vista por Juan Ignacio A. Z. y otros dos testigos que se la cruzaron en Céspedes al 2900.

El magistrado explicó que, si bien, hasta el momento se desconocen las causas de la muerte de Arangio Frixione "lo cierto es que la prueba recabada hasta el momento no permite descartar de manera contundente que el deceso haya sido producto de violencia o, como se ha señalado en la imputación, de la provisión insidiosa o el suministro excesivo de drogas con conocimiento del desenlace fatal que ello podría provocar".

En la resolución, el juez Kirszenbaum citó la opinión del médico Héctor Di Salvo, perito especializado que hizo la autopsia, que sostuvo que el "estado de putrefacción del cuerpo le impedía dar certeza en la ausencia de signos de violencia asociados a deceso de la víctima".

En el expediente judicial se acreditó que Devias le ocultó a Jorge Arangio, padre de la víctima, que su hija estaba muerta.

El 17 de junio pasado, un día antes del hallazgo del cuerpo, Arangio, por medio de mensajes de Whatsapp, le dijo a Devias que iba a pasar a buscar a su hija y recibió como respuesta: "Buen día. Ya hace como un mes que no estamos juntos. Está con un chorro del bajo Belgrano".

Durante su indagatoria, Devias se negó a declarar. Pero días después, por intermedio de su abogado defensor, Héctor Rodríguez, presentó un escrito para dar su versión de los hechos.

"Quiero negar enfáticamente haber cometido el homicidio por el que vengo emplazado. No solo no cometí tan grave delito, sino que tengo ahora la plena certeza de que la circunstancia desgraciada de la muerte de María Lourdes aconteció por haber cometidos nos el yerro imperdonable de consumir sustancias psicotrópicas en cantidades imposibles de determinar, pero queen su caso generaron un desenlace fatal", sostuvo Devias.

En el escrito afirmó que pensó que Arangio Frixione dormía y que se dio cuenta cuando la tocó y la notó fría. Después, explicó, entró en pánico.

"No tengo muy claro qué pasos seguimos, pero lo cierto es que todo derivó en lo que puede verse en el video que circula en Internet, en el que claramente puede advertirse que no soy la persona que arrastra el cadáver envuelto. Quien lo hace es Gabriel (por Massara) , que en su inconsciencia decidió actuar de tal modo, creyendo que me ayudaba. Casi con seguridad esta serie de decisiones erradas se produjo entre el lunes a la noche y el martes a la madrugada (por el 17 y 18 de junio pasados)", dijo Devias.

Para el juez es muy posible que Arangio Frixione haya muerto en la misma habitación que usaba habitualmente Devias. "Ello me permite descartar que el imputado haya advertido el deceso de la víctima el mismo día que decidido ocultarlo. Por el contrario, lleva a considerar que Devias podría haber preservado, adrede, el cuerpo varios días en su domicilio luego de la muerte, con el fin de contar la oportunidad justa para descartarlo o, incluso, para que su descomposición natural elimine los rastros que pudieran indicar causales de muerte", afirmó el magistrado en su resolución.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.