Su esposa y su hija lo mataron de 185 puñaladas porque eran víctimas de sus raptos de violencia

Voceros judiciales indicaron a Télam que madre e hija fueron indagadas ayer por la noche por la fiscal del caso y en ambos casos declararon y dieron su versión de los hechos.
Voceros judiciales indicaron a Télam que madre e hija fueron indagadas ayer por la noche por la fiscal del caso y en ambos casos declararon y dieron su versión de los hechos. Crédito: Google maps
(0)
11 de marzo de 2019  • 17:04

Alberto Elvio Naiaretti, asesinado el sábado en su casa del partido bonaerense de José C. Paz, recibió 185 cuchilladas, según reveló la autopsia. Como coautoras del crimen están detenidas la esposa y una de las hijas del hombre, que ante la Justicia dijeron que actuaron para poner fin a permanentes actos de violencia de género a los cuales eran sometidas.

Fuentes de la investigación, que está a cargo de la fiscal Silvia González Bazzani, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°23 descentralizada de Malvinas Argentinas, indicaron a la agencia de noticias Télam que de las 185 puñaladas, 119 estaban agrupadas en la región del tórax de la víctima y el resto, distribuidas entre abdomen, cuello, cabeza, brazos y la espalda.

Los médicos de la Policía Científica de San Martín le informaron a la fiscal que la mayoría de las heridas eran superficiales, salvo cuatro que eran profundas y afectaron el corazón y el pulmón izquierdo de Naiaretti, y que fueron las que causaron la muerte.

Según las fuentes consultadas por Télam, los médicos forenses concluyeron que la muerte de Naiaretti se produjo por un "paro cardiorrespiratorio traumático secundario a una asfixia por broncoaspiración de sangre, secundaria a heridas de arma blanca".

Por el crimen, quedaron aprehendidas la esposa de la víctima, Paola Córdoba, de 38 años, y una de las hijas del matrimonio, Paula Milagros Naiaretti, de 18, quienes ya fueron indagadas y permanecían hoy en prisión, acusadas de "homicidio agravado por el vínculo", delito para el cual se prevé la pena de prisión perpetua.

Voceros policiales y judiciales informaron que Córdoba declaró que sufría constantes episodios de violencia de género por parte de su marido y que el sábado, tras una fuerte discusión, lo mató a puñaladas en la casa que compartían, en la calle 18 de octubre al 800, de José C. Paz.

La fiscal González Bazzani dispuso que se preservara la escena del crimen y se realizaran los peritajes correspondientes. También ordenó la inmediata aprehensión de Córdoba y de la hija de 18 años, bajo la sospecha de que ella también había participado del hecho.

De la vivienda se secuestraron dos cuchillos que habrían sido utilizados para asesinar a Naiaretti.

Voceros judiciales indicaron a Télam que madre e hija fueron indagadas ayer por la noche por la fiscal del caso y que ambas declararon y dieron su versión de los hechos.

"En sus indagatorias hablaron y contaron que eran víctimas de violencia de género. Ahora la fiscal trabaja para evacuar citas. Se está analizando si existían denuncias o causas previas que tuvieran al fallecido como imputado", dijo a Télam una fuente judicial.

Luego de las indagatorias de anoche, la fiscal González Bazzani pidió que las aprehensiones de Córdoba y Naiaretti hija se convirtieran en detenciones, lo que fue convalidado hoy por el juzgado de Garantías que entiende en la causa, según señalaros los voceros.

Las 185 puñaladas de este crimen superan la cantidad de heridas de arma blanca de otros casos emblemáticos de la historia criminal argentina, como las 120 puñaladas con las que en el año 2000 las hermanas Silvina y Gabriela Vázquez asesinaron a su padre, Juan Carlos, en un presunto ritual satánico-brote psicótico en el barrio porteño de Saavedra, y las 113 con las que el femicida Fabián Tablado asesinó a su novia Carolina Aló en 1996, en Tigre.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.