Tucumán: misterio y denuncias de "un pacto de silencio" por una adolescente desaparecida hace dos años

La familia de la víctima denuncia que un vecino llamado Darío Suárez entregó a la joven a una red de trata y explotación de mujeres en Tucumán, durante 2017; los sospechosos se niegan a aportar datos que permitan encontrar a la chica y el principal imputado vuelve a las calles
La familia de la víctima denuncia que un vecino llamado Darío Suárez entregó a la joven a una red de trata y explotación de mujeres en Tucumán, durante 2017; los sospechosos se niegan a aportar datos que permitan encontrar a la chica y el principal imputado vuelve a las calles
Belisario Sangiorgio
(0)
23 de abril de 2019  • 16:39

El 6 de mayo de 2017, por la tarde, Daiana Garnica debía salir de su casa en el asentamiento Julio Abraham, ubicado sobre los márgenes de San Miguel de Tucumán, para comprar golosinas y pañales en una avenida céntrica. Un vecino que vivía en la misma cuadra, llamado Darío Suárez, se ofreció a llevarla. Y ella aceptó. Enchufó el celular en la cocina y lo dejó cargando. Pensó que volvería pronto. Caminó algunas cuadras rumbo a la ruta 304, adonde Suárez la citó. La joven -que tenía 17 años- saludó a una vecina, y luego se detuvo a esperar en una garita donde paran los colectivos. Nadie más volvió a verla.

En diálogo con LA NACIÓN, la familia Garnica y el abogado especialista en trata de personas que los representa, Carlos Garmendia, ratificaron su posición, y aseguraron que tienen indicios certeros de que Suárez vendió o entregó a la joven a una red de explotación sexual de mujeres. También dijeron que, luego de la desaparición, la chica habría sido trasladada a alguna otra ciudad del país.

Suárez estuvo detenido preventivamente casi dos años, acusado de femicidio, y por esa misma hipótesis -diferente a la de la familia Garnica y su abogado- el fiscal Claudio Bonari y la jueza Carolina Ballesteros consideraron que el imputado debía permanecer tras las rejas. Pero recientemente la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción de Tucumán decidió liberarlo. Y así recuperó su antigua vida: volvió a ser 'changarín'. Se trata de un hombre separado y denunciado por violencia de género. Para la familia de Daiana, es el único que podría aportar datos para dar con la ubicación de la joven. Pero hace tiempo que Suárez decidió no decir ni una sola palabra sobre qué pasó el día en que la joven desapareció.

"Hay un pacto de silencio entre los sospechosos", dijo a LA NACIÓN el abogado de la familia. Por otro lado, Sonia Garnica, hermana de la joven desaparecida, aseguró: "Se cumplen dos años de la desaparición y no hay palabras para explicar lo que nosotros sentimos. Bronca, impotencia. El responsable de lo que pasó está libre, vive normalmente. Eso es muy injusto. Nosotros mantenemos la esperanza, y a Daiana la buscamos viva".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.