Coronavirus en la ciudad. Qué dato espera el Gobierno para confirmar el descenso definitivo de la curva de casos

La ciudad podría estar atravesando el descenso definitivo de la curva de casos diarios de Covid-19
La ciudad podría estar atravesando el descenso definitivo de la curva de casos diarios de Covid-19 Crédito: Prensa GCBA
Mauricio Giambartolomei
(0)
23 de septiembre de 2020  • 15:16

La curva de casos de coronavirus en la ciudad de Buenos Aires podría estar en su etapa de descenso definitivo y lo que ocurra en el resto de la semana será clave para comprobarlo. Al menos eso se desprende de los números de casos diarios de las últimas jornadas y otras variantes sanitarias que están en constante evaluación desde el inicio de la pandemia.

En la última semana los contagios cada 24 horas, según los partes oficiales que difunde el Gobierno local, muestran que la tendencia se mantiene en el orden de los 1000 casos diarios, aunque con jornadas que registran menos de esa cantidad, como ocurrió el domingo y anteayer, con 730 y 692 contagiados reportados, respectivamente; el último registro similar había sido el 18 de junio pasado. Si hasta fin de mes se registra una media diaria de 600 casos se habrá llegado a un escenario ideal para confirmar el descenso definitivo de la curva.

"Después de una larga meseta la curva ha ido bajando", dijo esta mañana el ministro de Salud, Fernán Quirós, en su reporte habitual. "Estamos ante una curva epidémica que desde fines de agosto ha tenido un descenso lento pero sistemático que, de mantenerse esta semana, podrá ser confirmado como un descenso definitivo", dijo el funcionario.

¿En qué se basa Quirós para sostener esa idea? Principalmente en la cantidad de contagiados de Covid-19 que está yendo en paulatino descenso en los últimos días. Según información oficial, entre el 18 de julio y los primeros días de septiembre hubo una meseta alta, de entre 1000 y 1300 casos de acuerdo a la media móvil, es decir, el promedio de los últimos siete días. Pero desde el 2 de septiembre a la fecha, la media móvil de cada día fue menor al día anterior, con un número R (índice de contagiosidad) por debajo de 1. Estas son las dos variables que mayor optimismo generan en el Gobierno de la Ciudad.

Van 21 días seguidos de una baja diaria en la media móvil, que registra el promedio de los últimos siete días
Van 21 días seguidos de una baja diaria en la media móvil, que registra el promedio de los últimos siete días Fuente: Archivo

"Cuando teníamos 1000 o más casos diarios estábamos estables, pero con un número alto. Si se logra bajar, se habrá pasado lo peor de la primera gran curva, la más dañina, la más brava de todas porque agarra a todos más susceptibles, a los más vulnerables", sostuvo una fuente importante del Gobierno.

La ocupación de camas de Terapia Intensiva (UTI) del sector público hoy no es una preocupación porque se encuentra en un 54% para pacientes graves; en el sector privado se encuentra en un 70%, un número alto, pero que fue más elevado semanas atrás. Tampoco el tiempo de duplicación de casos, una variable que es menos sensible a los cambios de último momento. Esa cifra, que en los primeros meses causó alarma, hoy es de 109 días.

En el Ministerio de Salud porteño cuentan 21 días de caída sostenida de la media móvil y esperan completar los 30 días de descenso sostenido, el escenario más favorable, para confirmar el descenso definitivo de la primera curva. El número ideal de casos, según las fuentes, debería rondar los 600 casos diarios para que, de esa forma, el sistema sanitario no tenga peligro de colapso.

Los esfuerzos se concentran ahora en controlar la primera curva y evitar una segunda ola de contagios como ocurrió en algunos países de Europa. "Haremos todo lo posible para que no pase; potencialmente podría haber una segunda ola, pero eso ocurre cuando se pierden los cuidados cotidianos de la sociedad", sostiene un funcionario de primera línea dentro del Gobierno. "Si aparece una segunda ola, es esperable que sea menos agresiva que la primera que ataca a gente más vulnerable", agregó.

La pandemia continúa

Para los especialistas consultados por LA NACION, que los casos continúen a la baja y marquen el descenso definitivo de la curva de contagios es un panorama alentador, pero no significa que la pandemia se haya superado, aunque permite tomar aire y quitarle presión al sistema sanitario. Este escenario podría permitir flexibilizar aún más las restricciones de actividades, pero con precaución y preparados para una posible segunda ola de contagios.

"Seguimos teniendo circulación del virus que no desapareció, solo está bajando el número de casos porque se está aislando mejor a la gente y realizando mejores testeos. Se considera que la pandemia está controlada cuando se aumenta el número de testeos y el índice de positividad está por debajo del 10%, hoy estamos lejos de eso", sostuvo Eduardo López, infectólogo del Hospital Ricardo Gutiérrez y uno de los expertos que asesoran a la Presidencia.

La positividad en la ciudad, es decir, el porcentaje de personas que tienen el virus del total que son hisopadas, es del 32%, muy lejos de lo que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS) que sugiere que la pandemia se superó cuando ese porcentaje se encuentra entre el 5% y el 10%. Sin embargo, desde el 20 de julio cuando alcanzó el pico cercano al 50%, viene en descenso sostenido.

Para López, lo que ocurre en la ciudad también se replica en el primer y segundo cordón del conurbano, aunque de forma más lenta. "Si se comprueba que están bajando los casos se podrían ir autorizando las reuniones sociales, pero preferiría que la curva baje un poco más para eso. Y siempre las reuniones con barbijos, distanciamiento social y sin poner en riesgo a adultos mayores y personas con comorbilidades", sugirió el experto.

En el éxito de las medidas sanitarias y de prevención impulsadas en la región metropolitana y la dinámica del virus y la pandemia se encuentra la explicación de la merma en los números de casos. "Se ha visto en otros países que la pandemia tuvo un pico, un descenso y después recrudeció. La baja de casos no significa que la pandemia se superó, implica que nos dará un poco de aire para afrontar lo que viene", alertó sin embargo, Leda Guzzi, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y médica infectóloga de la Clínica Olivos.

"El problema no está superado porque la cantidad de casos sigue siendo alta. Lo peor sería que se dejen de utilizar las medidas de prevención. La importancia del descenso es que se disminuye la demanda sanitaria. Estamos bien en cuanto a circulación del virus, pero todavía hay muchos casos importantes para asistir", opinó su colega Ricardo Teijeiro, infectólogo y miembro de la SADI.

Para los expertos, a pesar de que en la región metropolitana la situación parece estar más controlada, no hay que descuidar lo que ocurre en el resto del país, que está concentrando casi la mitad de los casos diarios. Sin embargo, un posible retroceso de la enfermedad en la región donde se inició el brote abriría un buen panorama pensando en que se repita en el interior de la Argentina.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.