Coronavirus: protesta y reclamo de comerciantes en Mar del Plata para que les permitan reabrir los negocios

Protesta de comerciantes frente a la municipalidad, en Mar del Plata
Protesta de comerciantes frente a la municipalidad, en Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Darío Palavecino
(0)
19 de mayo de 2020  • 17:41

MAR DEL PLATA. La ilusión duró aquellas 48 horas de la prueba piloto de hace diez días, empañada por unos pocos vecinos que no entendieron el mensaje y tomaron como una tarde de paseo la propuesta que apuntaba a volver a poner en marcha la economía marplatense. Varios de esos comerciantes, que en su mayoría llevaban casi dos meses sin cruzar miradas con sus clientes, salieron hoy a la calle para denunciar el agobio de sus cuentas y reclamar una urgente reanudación de la actividad mientras transcurre la cuarentena.

"No sólo se está pidiendo una autorización para trabajar sino que (los colegas) piden levantar sus persianas para que sus locales no queden cerrados por siempre", señaló en un comunicado la conducción de la Unión del Comercio, Industria y Producción (UCIP) de esta ciudad.

El intendente local, Guillermo Montenegro , consideró que las condiciones estarían dadas para esa reactivación a partir de un escenario sanitario en el distrito que a la fecha no tiene evidencias de circulación comunitaria de coronavirus. En poco más de dos meses se registraron 30 casos, con una tasa de duplicación cada 31/32 días . Los últimos 13 se registraron en apenas 10 días -mayoría trabajadores de salud- y sobre apenas tres quedan dudas sobre cuál pudo haber sido el origen del contagio. De los ocho pacientes activos solo dos presentan síntomas.

"La foto epidemiológica que hoy tenemos de la situación sanitaria en General Pueyrredón nos permitiría, con mucha responsabilidad, avanzar con el comercio minorista", señaló el jefe comunal. Y dijo a La Nación que -atendiendo protocolos específicos- se estaría en condiciones de abrir "la totalidad de los rubros", a excepción de aquellos vinculados a gastronomía, hotelería, recreación, eventos y otros que implican aglomeración de gente.

Protesta de comerciantes frente a la municipalidad, en Mar del Plata
Protesta de comerciantes frente a la municipalidad, en Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

El gobierno bonaerense, que encabeza Axel Kicillof, confirmó ayer mediante comunicado que no se habilitarán actividades comerciales y de servicios con atención al público en el AMBA y "otros aglomerados de más de 500.000 habitantes".

Mar del Plata es una de las ciudades con población superior a medio millón de habitantes que requiere de autorizaciones también del gobierno nacional a la hora de devolver a la actividad algunos rubros. "Esto va más allá de una discusión política", advirtió el intendente y planteó que las decisiones se esperan en función del escenario actual, con mínima cantidad de contagiados. "Estamos en la etapa de llevar la mayor cantidad posible de información a la provincia para que se revea esta situación", dijo sobre restricciones que aun pesan sobre decenas de actividades comerciales.

"Si no (se revisa) necesitamos una explicación para entender el motivo, más allá de que somos una población de más de 500 mil habitantes", recalcó Montenegro, que esta mañana vio como frente al palacio comunal se agrupaban decenas de comerciantes para exigir que se les permita volver a trabajar. Para el jueves está prevista una manifestación de kinesiólogos y el viernes será turno de gastronómicos, todos con similar reclamo.

Un informe difundido en las últimas horas da cuenta que apenas la mitad de los comercios de Mar del Plata cumplió en fecha con el pago de alquileres. También se advierte la dificultad que como empleadores tienen para responder en forma a su personal, a quienes deben pagarle haberes aunque no trabajen.

Protesta de comerciantes frente a la municipalidad, en Mar del Plata
Protesta de comerciantes frente a la municipalidad, en Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

Montenegro insiste que los comerciantes cumplieron muy bien su parte en aquella prueba piloto que se implementó hace diez días, cuando se permitió al comercio en general abrir las puertas durante sábado y domingo, con horario limitado y estrictas condiciones de higiene para su personal y los clientes. La segunda jornada fue la que tuvo cuestionamientos, en particular en el paseo comercial de calle Güemes, ya que se advirtió mucha gente que durante unas horas fue a pasear y no a realizar compras.

El municipio, a partir de aquella experiencia, ajustó el protocolo y envió a la provincia una serie de cambios para que los problemas advertidos no se repitan. Entre otras modificaciones se propone no abrir los domingos, mantener un horario limitado a seis horas de lunes a sábado y prohibición de consumir alimentos en vía pública. Ahora se espera la respuesta de la provincia.

En vías de aliviar su situación económica los comercios y pymes locales pidieron al gobierno local que les prorrogue el vencimiento de la Tasa de Seguridad e Higiene, eliminación de mínimos por actividad por un plazo de 180 días y se cobre solo la mitad de las alícuotas establecidas para cada hecho imponible.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.