El imputado por el doble crimen de las israelíes se desnudó en Tribunales

Crédito: Gentileza diario El Sol
Pablo Mannino
(0)
5 de abril de 2019  • 23:29

Tras hacerse pasar por gato, ahora se desnudó en Tribunales cuando se estaba por definir en una audiencia su futuro procesal, por demás complicado. Gilad Saroussy Pereg, de 36 años, imputado por el doble crimen de Pyrhia Saroussy y Lily Pereg, logró en parte su cometido: la Justicia decidió que fuera trasladado a un neuropsiquiátrico, pero a las pocas horas, tras ser revisado por los profesionales, tuvo que volver a la cárcel común.

Durante la siesta de este viernes, todas las partes actoras del caso se sorprendieron frente a la reacción del hombre de romperse la ropa y quedar totalmente desvestido. Por eso, de urgencia fue derivado al Hospital El Sauce, en Guaymallén, donde se encuentra el pabellón judicial. Pero, antes del anochecer, el imputado ya estaba en condiciones de regresar al penal de Boulogne Sur Mer. En la audiencia, la defensa pretendía que se avanzara con el pedido de la liberación del acusado y de la nulidad de los exámenes psiquiátricos oficiales. Finalmente, la decisión de la Justicia al reclamo de los abogados de Pereg será la semana próxima.

Por su parte, en Israel, trascendió en los últimos días, según un portal de información judicial, que el hombre estuvo a punto de ser internado en el 2007 en un neuropsiquiátrico en su país, debido a denuncias en su contra por pasearse desnudo, protagonizar agresiones y acumular basura en su cuarto de la residencia estudiantil del campus del Instituto de tecnología Technion. Finalmente, escapó de las acusaciones y decidió venir a la Argentina, para iniciar negocios.

Desde que lo detuvieron tras el doble crimen dejó varias veces en evidencia su "mimetización" con los gatos, maullando y bufando ante las cámaras, con el objetivo de demostrar que padece problemas mentales, según entienden los investigadores. Ellos ven una clara estrategia de la defensa para lograr que el acusado de asesinar a su mamá y su tía sea declarado inimputable y pase a un centro de salud mental. De hecho, los abogados del detenido insisten con un habeas corpus en la Justicia para lograr el objetivo. Pero, quienes lideran la pesquisa defienden los resultados de las pericias psiquiátricas, que ya han alertado que Gilad comprende la criminalidad de sus actos. Los cuestionamientos de la Fiscalía hacia los abogados defensores son cada vez más fuertes, por considerar que se está procediendo de manera irrespetuosa y con grandes contradicciones. "Los planteos que se hacen son cada vez más ilógicos, como si acá no hubiera un asesino, que acabó con la vida de su mamá y su tía. Parece todo una burla", indicó a LA NACION una fuente de la Justicia provincial. "Ha sido tan claro lo que ocurrió, con pruebas tan contundentes, que no se puede permitir esta puesta en escena", destacó.

Pereg está imputado por homicidio agravado por el vínculo, en el caso de su mamá, quien fue estrangulada con un lazo y recibió una fuerte golpiza, y por homicidio simple agravado por el uso de armas, en el caso de su tía, ya que la mujer recibió tres impactos de bala con un revólver calibre 38. Luego, las enterró en su propiedad, atravesando además los cuerpos con varillas de hierro.

Las hermanas Pyrhia y Lily arribaron a Mendoza el viernes 11 de enero y se alojaron en un departamento de la Ciudad. Al otro día se encontraron en el predio semiabandonado donde residía Gilad, ubicado a unos 5 kilómetros, en Guaymallén. Estuvieron todo el día juntos. Las mujeres nunca volvieron a la parada del micro como aseguraba el israelí. Durante la búsqueda, que duró casi 15 días, se pudo constatar que mentía, por lo que en el último allanamiento se logró dar con los cadáveres. El hombre arriesga la pena de prisión perpetua y se espera que sea condenado en un juicio por jurado popular.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.