Bariloche: la insólita casa hecha con latas de salsa de tomate