Test drive: el Chevrolet Tracker, cuando los cambios sirven para mejorar

A la moda. Estética atractiva y que transmite fortaleza en el nuevo Chevrolet Tracker
A la moda. Estética atractiva y que transmite fortaleza en el nuevo Chevrolet Tracker
Totalmente nuevo, el SUV compacto del moño responde acertadamente a los puntos débiles de la generación precedente, lanzada en 2013; en especial, en cuanto a habitabilidad y eficiencia mecánica, a lo que suma un amplio paquete de tecnología, conectividad y confort
Gabriel Tomich
(0)
26 de septiembre de 2020  

El segmento de los utilitarios deportivos compactos (B-SUV) está que arde de modelos cada vez más equipados, lujosos y confortables. Hace dos meses Chevrolet volvió a la carga en dicha franja con la segunda generación de su exitoso Tracker, que ahora pasó por nuestras manos en su versión tope de gama Premier.

Este nuevo Tracker, proveniente de Brasil (sobre la plataforma del nuevo Onix), se enrola en la "nueva ola" de los B-SUV, diseñados específicamente para los requerimientos de los usuarios (en especial, la familia) de este segmento en la actualidad: tecnología, conectividad, espacio, bajo consumo de combustible y, si el diseño es bonito y atractivo tanto mejor.

¿Con qué elementos concretos responde el Tracker a estos requerimientos generales? Es el primer B-SUV con wifi a bordo (en lo que Chevrolet es vanguardista), incorpora un amplio paquete de ayudas a la conducción y de seguridad, creció en dimensiones y está equipado con un flamante motor que apela al downsizing de cilindrada (1.2 L) potenciado mediante turbocompresor.

En cuanto al diseño, las líneas exteriores del Tracker II son un ejemplo de las ideas actuales en materia de SUV: gran parrilla hexagonal "cortada" por una barra cromada que se integra a los faros (full LED e iluminación activa en curva) y sirve de base al emblema del moño; las DLR tipo medialuna en el paragolpes; profusión de pliegues de la chapa en el capot, la cintura, las puertas y los guardabarros (con pasarruedas y zócalos negros), y los infaltables rieles en el techo (panorámico y con apertura en esta versión Premier). Todos recursos para mostrar una estética de fortaleza y robustez, amén de atractiva y actual.

Una de las críticas que se le hacían al Tracker I era el limitado espacio de las plazas traseras y del baúl. En esta nueva generación la habitabilidad mejoró notablemente porque el Tracker II tiene 15 mm más de distancia entre ejes y creció 12 mm en longitud; además, el motor es más pequeño, lo que permitió ampliar el habitáculo. Así, el espacio interior trasero creció hacia todos lados: +74 mm para las piernas, +46 mm para los hombros y +19 mm para la cabeza, esto último a pesar que es 48 mm más bajo, lo que aporta una mejor aerodinámica (que en la ruta ahorra nafta). También es mayor la capacidad del baúl, que pasó de 306 a 393 litros y cuyo piso es modular (se modifica su altura). En síntesis, cuatro adultos viajarán muy cómodos en este flamante Tracker.

El interior del Tracker 2020 es muy cómodo para cuatro adultos
El interior del Tracker 2020 es muy cómodo para cuatro adultos

La otra "deuda" del Tracker I era su motorización veterana y gastadora (1.8 L de 140 CV). Chevrolet no se anduvo con miramientos y apostó ahora por un moderno motor tricilíndrico de 12 válvulas y doble árbol de levas a la cabeza (DOHC) con turbocompresor, que entrega una potencia de 132 CV a 5500 rpm y un par o torque de 190 Nm (19,4 kgm) a 2000 rpm). Asociado con una caja automática de 6 marchas de buena respuesta (salvo en alguna acelerada brusca, en la que hay cierto retardo), el conjunto (que, recordemos, "empuja" desde solo 2000 rpm), con tracción delantera (ya no hay versiones 4x4 o AWD) y neumáticos 215/55 R17", proporciona un andar ágil tanto en ciudad como en ruta. Prueba de esto es una aceleración de 0 a 100 km/h de 10,6 s; de 0 a 400 m en 17,6 s y de 80 a 120 km/h en 7,7 s. En cuanto al consumo, mejoró mucho respecto del Tracker I: en ciudad rinde 10,2 L/100 km (el 1.8 L anterior rondaba los 12 L) y a 120/130 km/h (autopista), 7,7 L/100 km.

El comportamiento dinámico es muy bueno, por lo que dobla con mucha solvencia; el confort de marcha urbano no desentona, aunque es un poco áspero en lo desparejo: un poco por cierta rigidez de las suspensiones (que favorece la dinámica antes que la comodidad) y otro poco por los neumáticos de bajo perfil. Muy buenos son los frenos (más allá que atrás sean de tambor), porque lo detienen de 100 km/h a 0 en 39,5 metros.

La posición de manejo es muy cómoda y fácil de configurar porque el volante regula en altura y profundidad, igual que la butaca. El tablero es claro y simple (velocímetro y tacómetro circulares y display con abundante información). Al entorno de manejo (similar al del nuevo Onix) se suma la tecnología: pantalla táctil LCD de 8" del sistema de infotainment MyLink, cargador de celular wireless en la consola central y en esta versión Premier full el botón para activar y desactivar el sistema de estacionamiento automático (paralelo y perpendicular). Además del wifi (se contrata el servicio de internet), incluye el sistema de asistencia OnStar, 6 airbags, sensores de lluvia y crepuscular, llave Keyless y la interacción con la app MyChevrolet para encender o apagar el motor, la calefacción y mucho más desde el celular.

Invisibles al conductor hay varias ayudas electrónicas a la conducción que ubican a este Tracker Premier muy alto en la escala de los B-SUV: detección y corrección de la fatiga de los frenos, asistente de frenado en línea recta, control de estabilidad (ESP), vectorización del torque en curvas (anticipa los derrapes), sistema de alerta de colisión frontal con frenado automático, alerta de punto ciego, sensores de estacionamiento delanteros y traseros más cámara de retroceso con guías móviles e imágenes en la pantalla central. Un equipo digno de un SUV premium a $2.036.900.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.