Test drive: MINI John Cooper Works GP, heredero directo de la competición

En la pista. Todo el MINI JCW GP está preparado para disfrutarlo a fondo en un track day
En la pista. Todo el MINI JCW GP está preparado para disfrutarlo a fondo en un track day
Rescata la más pura tradición de la marca inglesa en las pistas y los rallies, con una mecánica exclusiva de alto rendimiento basada en un motor turbo de 306 CV y una estética que también hace honor a su esencia racing
Gabriel Tomich
(0)
4 de julio de 2020  

Muchos se preguntarán por qué los Mini más picantes llevan el nombre John Cooper. ¿Acaso fue el diseñador del revolucionario citycar de fines de los '50? Pues, no; ese fue Sir Alec Issigonis. ¿Entonces?

Junto a su padre Charles, John Cooper había fundado, después de la Segunda Guerra Mundial, la compañía Cooper Cars, que realizaba el mantenimiento y producción de autos de carrera para pilotos privados. Hasta que en 1959, Cooper dio un golpe maestro en la Fórmula 1, que revolucionó la historia tecnológica del automovilismo: su auto con motor trasero resultó campeón mundial al comando de Jack Brabham.

Contratado por la British Motor Corporation, fabricante del pequeño y popular Mini de los años '50 y '60, el genial fabricante creó en 1964 el Mini Cooper, adorado tanto por los corredores privados de rally como por los pisteros. El auto era ágil, rápido, maniobrable y muy divertido.

Así es como la tradición ha perdurado y hoy todas las versiones potenciadas del MINI (ahora todo en mayúsculas) llevan el nombre de John Cooper Works (esta última palabra con el significado de "equipo oficial de fábrica" en la jerga automovilística), entre las que se encuentra la más poderosa y extrema de todas: la John Cooper Works GP (por Grand Prix, claro), que es literalmente casi un modelo de competición.

Precisamente, desde hace pocas semanas (a meses de su lanzamiento mundial en el Salón de Los Ángeles, en noviembre de 2019) está a la venta en nuestro país la tercera generación de este último súper MINI, que tiene una producción limitada de 3000 unidades y se produce en la planta de la compañía en Oxford.

Por lógica, al tratarse de un modelo de altas prestaciones, la atención se centra en la mecánica, desarrollada a partir de conceptos que se utilizan en los autos de carrera. De más está decir que este JCW GP es el MINI más potente de todos los tiempos gracias a su especial motor naftero de 4 cilindros en línea 2.0 L con la última generación de la tecnología TwinPower Turbo, que integra y sincroniza dos tecnologías: por un lado, la regulación inteligente del par de árboles de levas (sistema doble Vanos), el ajuste total de las válvulas (Valvetronic), la admisión y la inyección directa de combustible; por el otro, el turbocompresor del tipo TwinScroll (de doble entrada). No es todo, este GP tiene pistones específicos, cigüeñal reforzado, nuevo sistema de lubricación, renovados conductos de aire y un sinfín de otros ajustes inspirados, como se dijo, en los propulsores de competición. Con todo este arsenal, este 4 en línea entrega una potencia de 306 CV desde las 5000 rpm hasta las 6250, mientras que el par máximo, más que generoso, es de 450 Nm (46 kgm) sostenido a partir de un régimen de 1750 rpm hasta 4500 rpm.

Un motor de alta performance como el de este MINI John Cooper Works GP requiere una transmisión acorde (hasta con sistema de enfriamiento propio). Por eso, al modelo, que como es tradición en la marca inglesa tiene el propulsor montado en forma transversal y cuenta con tracción delantera, se le sumó una flamante y específica caja de velocidades automática Steptronic (del tipo de convertidor de par) de 8 marchas, controlada en forma electrónica y con opción manual-secuencial con levas en el volante, que además se combina con el bloqueo mecánico del diferencial para entregar gran rapidez de respuesta y un carácter muy deportivo en un track day.

El interior también muestra el corazón racing de este MINI
El interior también muestra el corazón racing de este MINI

Para estas jornadas en pista, dispone de un modo DS (automático sport) con una asistencia especial del control de estabilidad (DSC), que también se puede desconectar, si no se quiere hacer los cambios secuenciales. Las suspensiones, 10 mm más bajas que las del JCW estándar, son de máxima rigidez, lo que transforma a este MINI casi en un kárting. La puesta a punto se realizó en Nürburgring.

Todas estas características hacen que este JCW GP sea uno de los más briosos compactos del planeta, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,2 s y recupera de 80 a 120 km/h en 3,1 s; la velocidad máxima está limitada a 265 km/h. Pero la tecnología del motor no solo sirve para la performance sino también para ahorrar combustible: el consumo combinado es de solo 7,3 L/100 km. Para frenarlo, cuenta con discos ventilados en todas las ruedas con pinzas de cuatro pistones adelante.

La estética también demuestra la herencia sport. Paragolpes delantero y trasero exclusivos, bordes de los pasarruedas de polímero reforzado con fibra de carbono, gran alerón posterior como remate del techo y llantas de 18" con neumáticos de perfil bajísimo (225/35) conjugan un diseño que exhibe la esencia del modelo.

Lo mismo ocurre en el interior, donde las butacas (solo dos plazas) estilo racing (eso sí, calefaccionadas) y el volante multifunción se asocian con un equipamiento acorde con la categoría de la marca. En materia de seguridad se destaca el control de velocidad de crucero adaptativo y en el confort, el sistema multimedia que incluye la pantalla táctil de 8,8"y navegador nativo, el climatizador bizona y más. En el tablero se muestra además el número de la serie de 3000 que le corresponde a la unidad. El precio es de US$79.900 con una garantía de 3 años o 200.000 kilómetros.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.