Literatura a la moda: como los hinchas de fútbol, los lectores se ponen la camiseta