Al vino argentino, salud: pinturas hechas con malbec, en una muestra en Nueva York

La Bandera de Mayo, intervenida con vino argentino, y otras obras de Jorge Martorell, se exponen en el Consulado Argentino en Nueva York
La Bandera de Mayo, intervenida con vino argentino, y otras obras de Jorge Martorell, se exponen en el Consulado Argentino en Nueva York
Daniel Gigena
(0)
17 de abril de 2019  • 09:50

Arquitecto, diseñador gráfico y funcionario público, el tucumano Jorge Martorell (San Miguel de Tucumán, 1962) es también artista. Conocido por sus trabajos sublimados con vino, fue noticia cuando, en 2016, le entregó en persona una obra de arte sacro al papa Francisco, bautizada Sacré Coeur. Desde principios de este mes, expone varias obras en el Consulado General de la Argentina en Nueva York, agrupadas bajo el título de Malbec. El Batacazo. La muestra de arte acompaña la promoción de una de las bebidas nacionales, en el marco del "Malbec World Day 2019" que tendrá una celebración especial hoy en varias ciudades del mundo. La muestra cuenta con el apoyo oficial del Instituto Nacional de Promoción Turística de Argentina (Inprotur).

"En el vino está la verdad", reza uno de los afiches intervenidos con vino
"En el vino está la verdad", reza uno de los afiches intervenidos con vino

La exposición en Nueva York, que se abrió al público el 3 de abril con una gran concurrencia internacional, acompaña la agenda cultural del consulado, en la que se programan conciertos, proyecciones de films, conferencias y otros eventos destinados a la comunidad latinoamericana residente en la Gran Manzana. En enero pasado, el cónsul general adjunto de la Argentina en Nueva York, Eduardo Almirantearena, había recibido críticas de científicos, escritores e intelectuales por haber invitado a la escritora Ludovica Squirru Dari a presentar en el consulado su nuevo libro, Horóscopo chino 2019.

Un maridaje bien argentino

En la Sala Galería del consulado se exhiben ocho afiches callejeros montados sobre rezagos de papelería urbana típicamente argentina, con frases sobre el vino de grandes personajes de la historia, como In vino veritas, atribuida a Plinio El Viejo, o "El vino hace felices a los hombres", de sir Alexander Fleming. Se despliegan también diez banderas argentinas intervenidas con vino malbec; una de ellas es réplica de la bandera de Plaza de Mayo, de cinco metros por ocho, con los soles pintados a mano en pintura de oro iridiscente líquido. La bandera como soporte de obras artísticas recorre el continente americano, de Jasper Johns a Nora Iniesta.

También se exponen quince tapices de pared teñidos y sublimados con vino malbec referidos al tango, los líquidos y los vidrios, en lo que el artista califica como "un perfecto maridaje bien argentino". En Buenos Aires, las obras se podrán ver en mayo, en el marco de un evento organizado por el país para bodegas británicas y estadounidenses, en el CCK. Luego viajará a París en agosto y, en septiembre, a Bordeaux.

Afiches callejeros en la Gran Manzana
Afiches callejeros en la Gran Manzana

"La recepción en Nueva York fue excelente -cuenta Martorell a LA NACION-. A todos les interesa la técnica de pintar con vino o, como yo la llamo, 'vintura'". Este artista alimenta (o bien se podría decir que riega) su pasión por el arte desde la infancia. Sobrino nieto de la gran artista salteña María Martorell, empezó a pintar a los nueve años guiado por dos tíos, Arturo Corrales Muñoz y Alfonso Di Marco. Su primer óleo data de ese entonces.

El vino es uno de los insumos principales en las obras de Martorell, que cuenta con un espacio expositivo propio en Pacheco de Melo 1859, en el barrio de Recoleta. El origen de este procedimiento tuvo lugar años atrás, en el taller del maestro Eduardo Médici, cuando una copa de vino quedó marcada en uno de los cuadros. Médici lo alentó para que siguiera por esa embriagadora senda creativa. Desde entonces, Martorell usa todo tipo de vinos: en botella, en tetra brik y en damajuana; vinos finos y vinos de mesa. "Lo que más me apasiona es usar las borras que quedan en los toneles después de la vendimia", dice.

Martorell trabaja hace más de treinta años en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Actualmente se desempeña como inspector en la Dirección Nacional de Mediación y Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos, para la que se ocupa de recorrer los más de cinco mil domicilios en la ciudad de Buenos Aires que forman parte del registro de mediadores, mediadores de consumo y conciliadores. Selecciona, además, obras de otros artistas para exponer en oficinas y lugares de tránsito de ese organismo. Allí se mostraron trabajos de Gabriela Tolomei, Claudio Larrea, Matías Kritz y Martha Miguez, entre otros.

De izquierda a derecha, Matías Kritz, Jorge Martorell, Magdalena Cordero, Alejandro Cordero y el cónsul Eduardo Almirantearena
De izquierda a derecha, Matías Kritz, Jorge Martorell, Magdalena Cordero, Alejandro Cordero y el cónsul Eduardo Almirantearena

Para agendar

Hoy, a las 21, se estrena en la TV Pública el primer capítulo de Las voces del vino, documental de Alejandro Biondo producido por Buda Casa Productora, que se da en el marco del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 coordinado por la Corporación Vitivinícola Argentina. Con más de 120 entrevistas, este viaje audiovisual por ocho provincias pone en valor las historias de consumidores, enólogos, chefs, agrónomos y artistas, unidos por la pasión que genera el mundo del vino. Desde Chubut hasta Salta y desde la alta montaña hasta el mar, Las voces del vino es un registro visual que invita a conocer los paisajes de la Argentina vitivinícola.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.