Argentina-Francia, Mundial Rusia 2018. Kylian Mbappé, la estrella que no había nacido cuando los galos celebraron su único título en 1998

Mbappé, con los hinchas franceses que no se querían perder una selfie con el ídolo
Mbappé, con los hinchas franceses que no se querían perder una selfie con el ídolo Crédito: Franck Fife / AFP
Fernando Vergara
(0)
29 de junio de 2018  • 15:30

"El más joven de", o "el más joven que" podría aplicar para una gran cantidad de estadísticas en la vida de Kylian Mbappé, el chico que rompe registros a cada paso que da. Por lo pronto, a los 19 años, la gran joya del futbol francés ya es el futbolista más benjamín en debutar en una Copa del Mundo con su país y también el más joven en anotar un gol en los mundiales. Mañana, claro, será una de las cartas principales de Didier Deschamps en el cruce de octavos de final contra la Argentina, en Kazan.

Kylian Sanmi Mbappé Lottin nació en Bondy, los suburbios de París, el 20 de diciembre de 1998. Para el fútbol francés eran semanas donde finalizaba el año más especial de su historia. Cuando Kylian todavía estaba en la panza de su madre Fayza, la selección gala conseguía el Mundial, con Zinedine Zidane y Thierry Henry a la cabeza. Casi 20 años después, en Rusia 2018, el atacante hizo historia: con su anotación en la victoria 1-0 sobre Perú se convirtió en el primer futbolista francés nacido después del título de Les Bleus que marcó un gol en la Copa del Mundo.

Kylian es una de las mayores promesas del fútbol europeo y se formó en una familia dedicada completamente al deporte. Su padre, Wilfried, es camerunés y entrenó en el club regional AS Bondy, mientras que su madre, de Argelia, llegó a jugar al handball profesionalmente. El delantero siempre se destacó por su velocidad, es completo técnicamente y muy hábil. Un ejemplo lo destaca: en un partido de la última liga francesa alcanzó los 36 kilómetros por hora en una corrida. Con un detalle puntual: el encuentro ya estaba por finalizar.

El crecimiento como futbolista de Mbappé resultó tan explosivo que resulta inevitable compararlo con Thierry Henry. Kylian fue un diamante en bruto desde pequeño: se formó en la academia Clairefontaine que la Federación Francesa de Fútbol reserva para los jugadores con mayor potencial de todo el país. Fue cuestión de tiempo para que empezara a anotar su apellido en diversos registros. Cuando Mbappé debutó en Mónaco el 2 de diciembre de 2015 (a los 16 años y 347 días) se transformó en el jugador más joven de la historia del equipo del principado y batió una marca que poseía Henry, a quien también superó como el goleador más joven de esa institución al marcar su primer gol a los 17 años y 62 días.

Mbappé tiene todo, aseguran quienes más lo conocen y transitan sus pasos con el delantero: velocidad, gambeta, potencia, control y definición. En la zona de grupos, por momentos, fue una pesadilla para la defensa peruana en Ekaterimburgo. Allí exhibió su mejor producción. Su olfato le permitió capitalizar un rebote de Pedro Gallese tras un disparo de Olivier Giroud y celebró el único gol del partido. Un tanto que además le sirvió para poner a Francia en los octavos de final. De ese modo, el delantero francés entró en el selecto grupo de goleadores menores de 20 años en una Copa del Mundo: Pelé, Sokolov, Banishevski, Tostao, Hoffmann, Ronald González, Owen, Sychev, Messi, Origi y Green. Un espacio reservado para unos pocos elegidos.

Hace apenas algunos días, Mbappé había batido otra marca en el encuentro ante Australia: con 19 años y 178 días, se convirtió en el futbolista galo más joven en disputar una Copa del Mundo. Allí superó a Bruno Bellone, quien jugó en el Mundial de España 1982 con 20 años y 118 días. En el actual plantel de Francia el delantero rompe el molde, aunque la media es de 26 años, la más baja junto con Inglaterra y Nigeria.

En la previa del cruce de octavos de final, el DT Didier Deschamps expresó su admiración por la estrella argentina que mañana intentará opacar a Mbappé. "Con nada, Messi te puede ganar un partido", sintetizó. Sin embargo, no todos en Francia coinciden con el entrenador. "Mbappé recibiendo el balón por la izquierda gana en potencia y en soluciones", dice Robert Pires, que fue campeón del mundo con Francia en 1998. "Como es diestro, desde allí sale con más potencia, tanto si engancha para adentro como si recorta hacia afuera. Es imparable. Nadie tiene el arranque de Mbappé. ¡Ni Messi!", considera. "Éste es el que nos va a mandar a todos nosotros al banco de suplentes", bromea Antoine Griezmann. "Tiene un potencial increíble", lo elogia Emmanuel Petit, uno de los goleadores en la final de 1998. "Es muy bueno, tiene talento y personalidad", agrega Zidane, autor de dos tantos en esa definición contra Brasil.

Mañana, ante la Argentina, será un día clave para Francia. También lo será para el niño prodigio que sueña con hacer "historia", como confiesa Mbappé cada vez que le hacen una entrevista. A los galos se les pide el torneo. Es eso, o de lo contrario será un fracaso. De hecho, Emmanuel Macron, el actual presidente, los saludó antes de partir a Rusia y dejó un mensaje. "En este Mundial, un triunfo es el título".

Los números parecen dar vueltas en la vida de Mbappé permanentemente. De hecho, el año pasado se convirtió en el segundo jugador más caro del mundo solo detrás de Neymar (180 millones de euros en comparación a los 216 millones del brasileño), cuando pasó de Mónaco a PSG. Algo queda claro: con apenas 19 años ostenta registros que muchos futbolistas no alcanzarán en todas sus carreras.

Estrella del París Saint-Germain, el nombre de Mbappé figura en cada mercado de pases en la órbita de los equipos más poderosos de Europa. Real Madrid y Florentino Pérez sueñan permanentemente con tenerlo en el Santiago Bernabéu. No es fanático de Messi. Todo lo contrario: es seguidor de Cristiano Ronaldo, al punto que cuando era un niño tenía empapelada su habitación con fotos de CR7.

El joven maravilla pone a soñar a Francia. Mbappé, el chico que se cita permanentemente con una nueva estadística.

Kylian Mbappé durante una práctica de Francia, en pleno diálogo con el DT, Didier Deschamps
Kylian Mbappé durante una práctica de Francia, en pleno diálogo con el DT, Didier Deschamps Crédito: Franck Fife / AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.