La final de la NBA: el sueño de LeBron James, el mensaje de Whatsapp y el peso de la historia en el duelo Los Angeles Lakers-Miami Heat

El alero de Los Angeles Lakers, LeBron James, realiza mates contra el Miami Heat durante la primera mitad del Juego 4 de las Finales de la NBA de baloncesto el martes 6 de octubre de 2020 en Lake Buena Vista, Florida
El alero de Los Angeles Lakers, LeBron James, realiza mates contra el Miami Heat durante la primera mitad del Juego 4 de las Finales de la NBA de baloncesto el martes 6 de octubre de 2020 en Lake Buena Vista, Florida Crédito: AP Photo / Mark J. Terrill
Diego Morini
(0)
7 de octubre de 2020  • 09:56

Esas sensaciones que pueden invadir a una persona en momentos determinantes, parecen no contar en el relato. Porque la historia respaldan las cosquillas de felicidad que le recorren el cuerpo a todos los integrantes de Los Angeles Lakers y porque LeBron James parece tener la fórmula para resolver con autoridad cada cosa que se propone. A un paso del anillo y con una marca que potencia el deseo de quien la logra y aterra al que la sufre.

The King sentía en su piel que el cuarto partido de la serie final de la NBA era "su juego" y por eso fue. Es que las estadísticas son contundentes: cuando una franquicia se pone 3-1 arriba en esta instancia es casi imposible que se le escape la conquista del anillo. Cómo no gritar como lo hizo LeBron y también como lo hizo Anthony Davis tras derrotar a Miami Heat por 102-96.

Le recorría por el cuerpo el deseo. Estaba enfocado, casi obsesionado por no dejar escapar la chance. "Cuando me desperté pensé que iba a ser uno de los partidos más importantes de mi carrera. No había dormido tranquilo. Así se lo comuniqué a los compañeros", confesó LeBron James, que en la noche de la cuarta función volvió a ser el dueño de los Lakers con una producción de 28 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias.

Es que sabía The King que debía ser la jornada para dar el golpe. Porque no podía dejar crecer la furia de Jimmy Butler para empujar al Heat. Y porque comprende LeBron cómo pesan las estadísticas dentro del universo NBA. Tanto que en 36 finales en las que se dio un 3-1, son 35 las veces que el equipo dominante se quedó con el cetro del básquetbol de los Estados Unidos. Es una ventaja muy compleja de soportar para un equipo. Si bien en estos playoffs los Nuggets lo lograron en dos oportunidades, es importante tener en cuenta que en la historia de la NBA apenas 14 veces una franquicia pudo torcer el rumbo de un 3-1 en contra.

Ahora bien en una final, con la presión de la lucha por el anillo, todo se vuelve aún más complejo. Y apenas hay un registro en la historia de un equipo que pudo revertir una serie y casualmente tiene como protagonista a un señor bien conocido: LeBron James. Fue en 2016, en la recordada definición en la que The King inmortalizó un bloqueo sobre el cristal ante una bandeja de Andre Iguodala, justamente uno de sus rivales nuevamente, pero los dos con camisetas diferentes. Por entonces, LeBron era el líder de Cleveland Cavaliers e Iguodala era parte de la última gran dinastía de la NBA: Golden State Warriors. James y Kyrie Irving pudieron llevar la serie a un séptimo partido y ahogaron el sueño de Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green de gritar en Oakland, la ya vieja casa de los Warriors.

Entendía LeBron que no podían fallar en su camino por la gloria. Quiere su cuarto anillo y el título 17 para los Lakers, lo que lo convertiría en uno de los dos equipos más ganadores de la historia (Boston Celtics, es el otro). Por eso se mantiene en todos los detalles. Está encima de sus compañeros. "Es la primera vez que LeBron envía un mensaje por WhatsApp en la burbuja diciendo que un partido era imprescindible". El que reveló esta intimidad de los Lakers fue su compañero de ruta, Anthony Davis, que entendió perfectamente qué pretendía "el jefe" y estuvo a la altura de la circunstancia en el cuarto juego de la serie: 22 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias y 4 bloqueos.

6 de octubre de 2020; Miami, Florida, Estados Unidos; El alero de Los Angeles Lakers Anthony Davis (3) clava el balón contra el escolta de Miami Heat Andre Iguodala (28) durante el segundo cuarto del juego 4 de las Finales de la NBA 2020 en AdventHealth Arena.
6 de octubre de 2020; Miami, Florida, Estados Unidos; El alero de Los Angeles Lakers Anthony Davis (3) clava el balón contra el escolta de Miami Heat Andre Iguodala (28) durante el segundo cuarto del juego 4 de las Finales de la NBA 2020 en AdventHealth Arena. Crédito: Kim Klement-USA TODAY Sports

Leen muy bien los Lakers que Miami sigue herido. Comprenden que recuperó a Bam Adebayo, que tiene más personal para hacer daño y que aún así pudieron ponerlo de rodillas. Pero no quiere LeBron que eso los saque de eje para el partido de este viernes que puede resultar la coronación. Y allí está The King para recurrir a palabras que son de un legendario de los Lakers y las repite casi con la exactitud con la que resuenan en el Staples Center: "Sabemos lo que está en juego, el trabajo no está hecho", explicó LeBron tras la victoria y todos recordaron a Kobe Bryant. Es que Black Mamba usó esa frase en las finales de 2009, cuando los Lakers superaban por 2-0 en la serie a Orlando Magic y un periodista le preguntó si estaba feliz: "Porqué voy a estar contento si el trabajo no está hecho ¿El trabajo está hecho? Yo creo que no". El tercer partido lo perdieron los Lakers (108-104), pero terminaron quedándose con el título por 4-1.

Sabe LeBron lo que es quedarse con las manos vacías, ya que antes de esta gran cita estuvo en nueve finales y apenas logró quedarse con tres anillos (2012, 2013 y 2016). Es por eso que no se relaja y cuando le preguntaron nuevamente por esta ventaja que la historia marca como casi inexpugnable el 23 de los Lakers sentenció: "No dormiré hasta que el trabajo no esté hecho".

El alero de Los Angeles Lakers, LeBron James, pasa entre el escolta del Miami Heat, Duncan Robinson, a la izquierda, y el alero Jimmy Butler durante la segunda mitad del Juego 4 de las Finales de la NBA, el martes 6 de octubre de 2020, en Lake Buena Vista, Florida.
El alero de Los Angeles Lakers, LeBron James, pasa entre el escolta del Miami Heat, Duncan Robinson, a la izquierda, y el alero Jimmy Butler durante la segunda mitad del Juego 4 de las Finales de la NBA, el martes 6 de octubre de 2020, en Lake Buena Vista, Florida. Crédito: Foto AP / John Raoux

No puede permitirse estar relajado. Va revisar el partido, ya confesó que le pide al staff que le acerquen el material para analizar lo que no hicieron bien, a pesar de haber ganado. LeBron James no quiere que se le escape, no puede sucederle y lo deja en claro: "No me importa dormir. No me importa descansar durante todo el partido. Obviamente, salgo del juego. El entrenador tiene un ritmo y una rotación por la que nos guiamos. Pero no me importa descansar porque puedo descansar en otra oportunidad. Podría descansar un mes seguido, lo cual no lo haré por cómo soy. Pero puedo descansar cuando todo esté terminado. Puedo dormir ocho horas y levantarme, comer y luego volver a dormirme. Este no es el momento".

Está claro qué quiere LeBron James y cómo pretende contagiar a sus compañeros para que Los Angeles Lakers vuelvan a la cima de la montaña. Si delante aparece Jimmy Butler o Bam Adebayo, no quieren que eso los saque de enfoque. El anillo está al alcance de la mano, pero claro el trabajo, todavía, no está hecho.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.