Sergio Hernández y su noche de furia: toda una carrera no se deshace en menos de un minuto