Goleadores en fuga: los cinco ídolos y delanteros que buscan nuevos horizontes

Gustavo Bou eligió dar un paso al costado en la Academia
Gustavo Bou eligió dar un paso al costado en la Academia Fuente: Archivo - Crédito: Gustavo Ortiz/JamMedia
Alberto Cantore
(0)
3 de enero de 2019  • 23:59

Una salida apurada y en una cifra que provocó descontento. Una partida consensuada, después de las rispideces del pasado reciente. Una rescisión de contrato por pedido del ídolo que regresó, pero no logró destacarse. La venta inesperada del artillero del equipo… Los N°9 están en fuga. Una vez más, los goles llaman la atención y los delanteros son estrellas en el mercado de pases . Un puñado de historias refleja un abanico de situaciones que determinaron que nombres de la jerarquía de Emmanuel Gigliotti , Gustavo Bou , Marco Ruben , Santiago Morro García o Franco Soldano se despidan de los clubes donde dejaron huellas.

Gigliotti, un diablo rojo mexicano

El receso lo descubre como uno de los goleadores del campeonato, pero Independiente ya no contará con los festejos de Gigliotti en 2019: 4 millones de dólares, la cifra por la que Toluca, de México, será el nuevo destino del artillero. En un equipo que tiene la virtud de elaborar muchas situaciones de riesgo, aunque la efectividad resulte baja, el Puma hizo su tarea y los hinchas lo adoptaron como uno de los futbolistas preferidos. En la parte roja de Avellaneda el atacante encontró su espacio, después del forzado exilio al fútbol chino, tras su experiencia en Boca. Dejó su sello: 27 goles en dos años.

Pero los números, que suelen dominar el mundo, en este caso no respaldan al futbolista, de 31 años, que sostuvo algunos desentendimientos con el entrenador. El DT empleó en oportunidades un discurso ambiguo, respecto a Gigliotti: por un lado, aseguró que jugó más que ningún otro delantero -13 de los 15 partidos de la Superliga lo certifican-, pero el flanco débil era que no capitalizó mejor que otros el juego que proponía Holan. Silvio Romero, con menos presencia, tuvo mejor efectividad. El episodio más enrevesado de la relación DT-jugador se dio después del desquite por la Copa Libertadores, ante River, cuando el Puma esperó entre los suplentes. Toda una rareza, porque fue Holan, quien dos años antes y contra las miradas de desconfianza, el que pidió al goleador, que así como cumplió con goles también tuvo algunas acciones que lo opacaron, como la expulsión en el partido de ida de la Recopa, con Gremio.

Bou, sin espacio, cambia de aire

Regresó con la misión de reemplazar a Lautaro Martínez, la última joya, pero el rendimiento estuvo muy por debajo de lo proyectado. Gustavo Bou no fue la prioridad del entrenador Eduardo Coudet, que en su lista de N°9 prefería a Mauro Zárate, Guido Carrillo, Rogelio Funes Mori, Jonathan Calleri o el peruano Paolo Guerrero, por lo que el ciclo del entrerriano terminó seis meses antes de lo que dictaba el contrato. El préstamo que finalizaba en junio, con un cargo de 1.600.000 dólares, fue desactivado de común acuerdo: la Pantera, a los 30 años, tiene la oportunidad de trazar una nueva aventura. Tijuana es el dueño del pase, pero el goleador aparece en la carpeta de Universidad Católica de Chile, que jugará la Copa Libertadores.

Con la Superliga y la Copa Sudamericana como metas para 2019, Racing ensayó un análisis de rendimiento- costo y el índice de Bou era deficitario. Un dólar que se cotizó por encima de lo que marcaba el presupuesto de la Academia y números muy distantes a los que enseñó el futbolista cuando fue pieza determinante para la conquista de 2014 y artillero de la Copa Libertadores 2015, el registro de apenas 10 partidos en el semestre –solo dos desde el inicio-, empujaron la ruptura. El plantel disputó campeonato, Copa Argentina, Copa Libertadores, pero la presencia de Bou se fue achicando al punto de quedar relegado por Jonathan Cristaldo –un futbolista que el DT tampoco pidió-, revertir la curva dejó de estar en el plan del entrerriano.

Soldano, el gran negocio griego

Delantero, goleador, 24 años, pasaporte comunitario… Franco Soldano es un diamante por el que el mercado internacional ya había puesto la mirada meses atrás. Los hinchas de Unión entendieron hace un tiempo que debían disfrutar del artillero, aunque jamás imaginaron que los festejos del cordobés se mudarían a Olympiacos por apenas 857.000 dólares. Una cifra mínima, que generó desconcierto en Santa Fe después que el mismo presidente de Unión, Luis Sphan, meses atrás, desestimara desprenderse del futbolista cuando el mismo club griego ofertó US$ 2.500.000. Una novela con final anunciado que se repite en el mundo Tatengue: los casos de Triverio, Malcorra, Brítez y Gamba invitan a repasar la forma de gestionar.

Los seis meses que restaban de contrato aceleraron las negociaciones y en desventaja Unión aceptó los términos que le impuso el multicampeón de Grecia, que al dilatarse los términos de la operación amenazó con desistir de la inversión y dialogar con el futbolista en junio, cuando el goleador tuviera al pase libre. En el juego de intereses, cada parte defendió su bandera, aunque en el camino se observaron puntos oscuros: después del frustrado primer intento de Olympiacos, asomó el interés de Monterrey, que elevaba la cifra a 4 millones de dólares; Soldano siguió en Unión, pero sin renovar el vínculo, y ahora el club observa cómo la falta de un acuerdo desencadena una enorme pérdida de capital.

Ruben, un nuevo gesto del capitán

Hizo todo para volver, hace todo para dejar la puerta abierta en la inminente salida de Rosario Central. Marco Ruben avanza rumbo al fútbol brasileño, y en Atlético Paranaense está el nuevo hogar del artillero de Fray Luis Beltrán. Se marchará el emblema canalla, el que desafió a Dinamo de Kiev con un mensaje contundente en enero de 2016: "es Central o dejo el fútbol". Eran otros tiempos, los días del Chacho Coudet como entrenador y un equipo que sin ganar un título dejó un sello. Con la partida del goleador se marchará el último eslabón de aquella formación en la que se lucían Lo Celso, Cervi, Pinola, Montoya, Musto, Larrondo… El último gesto de Ruben será extender el vínculo hasta junio de 2020 –vence en junio próximo-, lo que le permitirá al club conservar los derechos económicos y porqué no, ilusionarse con un último y definitivo retorno a Arroyito para cerrar su carrera.

El año que terminó hace un puñado de días resultó contradictorio para Ruben. De escasa participación, acorralado por lesiones, el goleador se descubrió fuera de eje. Un contrato de cifras importantes y en dólares, oneroso para la tesorería de Arroyito, generó desacuerdos y un fuerte cruce mediático entre el N°9 y los dirigentes. La puerta se abrió y Ruben, cuando el equipo debutaba en la Copa Argentina, frente a Juventud Antoniana, de Salta, negociaba una posible salida rumbo a Santos o Inter, de Porto Alegre. Pero el capitán jugó en el estadio de Unión, abrió la goleada, de penal, y se quedó en el equipo que condujo Edgardo Bauza y que rompió con la sequía de 23 años sin coronas. Resolver el pago de impuestos y detalles menores, será el último acto para que el futbolista, de 32 años, diga hasta luego.

El Morro García, el N°9 más codiciado

El uruguayo es un personaje singular. Un futbolista carismático, talentoso, sereno e implacable frente a los arqueros. También un delantero temperamental, como en sus inicios en Nacional y aquella batalla en el clásico con Peñarol, o en la contestación y el pedido de rectificación que le solicitó a Toluca, después que la entidad mexicana anunciara su contratación sin su consentimiento. El Morro García se presentó ayer en el entrenamiento de Godoy Cruz, dueño de su pase, en el inicio del ciclo del DT Marcelo Gómez en la institución mendocina, aunque las horas del centrodelantero en el Tomba estarían contadas.

"Es un ícono del club. Si hay una posibilidad de venta y estamos todos de acuerdo, se venderá", anunció el presidente José Mansur. La relación entre los dirigentes y el atacante no es la mejor, desde el momento en que el DT Bernardi lo desafectó y Mansur apoyó la medida; los repetidos episodios y la tirantez en la comunicación aceleran la salida. ¿Cuál podría ser el destino? El goleador, de 28 años, aparece como posible refuerzo en Racing –la prioridad de Coudet es Cvitanich-; Independiente, que se desprendió de Gigliotti y Leandro Fernández, y Estudiantes, que desde diciembre de 2018 intenta resolver la negociación. "El que pague 2.500.000 dólares se lo lleva", aseguró Mansur. Un indicio más de que el idilio entre el Morro y Godoy Cruz es parte del pasado.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.