Bronca, clima de luto y dolor, las sensaciones en Italia

Tras la derrota, las incredulidad se percibió en las calles casi desérticas de Roma; los comentaristas televisivos hablan del peor resultado en la historia del fútbol italiano
(0)
24 de junio de 2010  • 15:24

ROMA.- Bronca, clima de luto, incredulidad. Este clima se respiraba en Italia después de la clamorosa, pero "justa", eliminación de los "azzurri" del Mundial, un escenario que pocos se atrevían a imaginar.

Todos los comentaristas reconocían la superioridad de Eslovaquia, y la "pésima" actuación de la "nazionale" de Marcello Lippi, considerado el gran culpable del escandaloso fracaso.

"Es el peor resultado de Italia en la historia del Mundial: nunca ganaron un partido", destacaba Ilaria D’Amico, comentarista estrella del canal satelital SKY. "Nunca una Italia tan fea", titulaba el sitio web del diario La Repubblica, mientras que el Corriere della Sera online iba con un más diplomático "Azzurri, adiós mundial".

En las calles, aún vacías -de luto-, de esta capital, que se había paralizado para ver este decisivo partido, reinaba un silencio sepulcral. "¿Qué puedo decir? Que Eslovaquia se lo mereció, que Lippi llevó a Sudáfrica la peor selección que jamás tuvo Italia, que fue un espectáculo desastroso", comentó a canchallena.com Salvatore, dueño de un bar. Ofuscado como nunca, agregó: "Yo ya lo sabía que iba a terminar así, faltó garra, pasión, ganas de ganar, que es lo que sí tenían los eslovacos, que se merecieron el triunfo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.