Inter-Boca: el desafío xeneize de reencontrarse con su mejor versión en la Copa Libertadores

Russo quiere que Boca vuelva a jugar como en el verano
Russo quiere que Boca vuelva a jugar como en el verano Crédito: Javier García Martino / Prensa Boca
Pablo Lisotto
(0)
25 de noviembre de 2020  • 01:00

Boca sabrá esta noche hasta dónde puede ilusionarse en esta Copa Libertadores. La visita frente a Inter, en Porto Alegre, por la ida de los octavos de final pondrá a prueba su pasado, expondrá su presente y contextualizará su futuro.

El conjunto brasileño será el primer rival de peso en la competición. Incluso, tal vez de todo el año. Luego de un transitar cómodo por el Grupo G, el conjunto de la Ribera medirá fuerzas con un equipo complicado, que tampoco llega en su mejor momento. El duelo será desde las 21.30, con transmisión a través de ESPN.

Así como el equipo de Russo desnudó sus falencias en el contexto menos indicado, y enhebró dos derrotas seguidas en la previa de este juego, en Inter todo fue barranca abajo desde que Eduardo Coudet se marchó hace dos semanas. Bajo la conducción técnica de Abel Braga, el equipo rojo perdió tres partidos seguidos y se derrumbó del primero al cuarto puesto de las posiciones del Brasileirao. Y además, quedó eliminado de la Copa de Brasil en cuartos de final, por penales. Sus jugadores fueron insultados por los hinchas. Todo mal.

En este escenario, será más importante ver cuál de todos los Boca saldrá esta noche a jugar contra Inter. Porque habitan varios equipos en uno solo. Está el Boca concentrado y enfocado que existió en el verano y que se llevó de arremetida la Superliga. Pero también está el Boca dubitativo que en cada partido que pasa genera menos situaciones. Y en el medio estuvo el Boca pospandemia, que supo disimular los casi 7 meses de inactividad y el contagio masivo de coronavirus, y que logró terminar primero de su zona y arrancar a paso firme en la Copa Liga Profesional.

Salvio se convirtió en un jugador insustituible
Salvio se convirtió en un jugador insustituible Crédito: Javier Garcia Martino - Photogamma

Hay más. Porque en Brandsen 805 convive el Boca que reza para que Salvio se recupere en tiempo récord de un desgarro (porque se dio cuenta que carece de recambio) con el Boca que decide prescindir de los servicios de Guillermo Pol Fernández, antes de que su préstamo concluya a fin de año, a pesar de que el volante fue una fija en cada formación. Y también está el Boca institución que le regala una camiseta a Gabigol justo el día en el que se cumplió un año de la final de la Libertadores ganada por Flamengo sobre River con dos tantos de ese delantero, a sabiendas de que ese equipo y ese goleador los puede dejar en el camino en unos hipotéticos cuartos de final.

Gabigol, reconocido este lunes en el predio de Boca en Ezeiza
Gabigol, reconocido este lunes en el predio de Boca en Ezeiza Crédito: Instagram

"El Boca que quería lo tenía en marzo", confesó Miguel Russo hace un mes, anticipando una realidad que quedó en evidencia durante las semanas posteriores, tanto en juego como en resultados.

Precisamente ese será el gran desafío del equipo azul y oro esta noche: olvidar su pasado reciente, recuperar la memoria y volver a enfocar el rumbo. Sobre todo, en la generación y en acciones de riesgo. En el inicio de una etapa de la Copa Libertadores en la que cualquier paso en falso se paga con la eliminación.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.