La anécdota de Oscar Ruggeri en un crematorio que desató las risas de sus compañeros

Oscar Ruggeri contó una anécdota que terminó en carcajadas en todo el estudio del programa 90 Minutos de Fútbol
Oscar Ruggeri contó una anécdota que terminó en carcajadas en todo el estudio del programa 90 Minutos de Fútbol Crédito: captura de TV
(0)
21 de marzo de 2019  • 12:22

La participación de Oscar Ruggeri en el programa 90 Minutos de Fútbol siempre ofrece una cuota curiosa. Una vez más, el ex defensor de la selección de la Argentina fue el centro de la escena con una anécdota que hizo estallar de risa a sus compañeros del panel. A propósito del documental que se estrenará de Carlos Tevez , le consultaron a Ruggeri si se podría hacer uno con su vida y allí comenzó el show.

El campeón del mundo en 1986 arrancó contando su etapa como monaguillo en Corral de Bustos, su pueblo natal, y confesó que "iba a ver a los padrinos para pedirles plata". Y hasta contó qué hizo después de que un médico de su pueblo le recomendase que no jugara al fútbol por los problemas que tenía en la espalda: "La verdad que escondía los botines en las ruedas del camión de mi papá y nos escapábamos a los Torneos Evita. ¿Qué no iba a jugar? Jugaba".

Y el punto más alto de las risas llegó cuando recordó la historia de su visita al cretamorio de su pueblo... "Yo fui al crematorio cuando falleció la abuela de Nancy (su esposa). Hablé con la gerenta del lugar y le pedí: 'Dejame entrar'. Ella me dijo que no, que era difícil. Le dije: 'A mí no me hace nada'. Y entré. Había una cola de cajones para el crematorio. Había como 20, todos en fila. Esto es la vida, bah, en este caso, la muerte. Van sacando de los cajones, los meten como si fuera una pizza. Vi a una señora. Metieron a una señora. Te juro, Pollo (por Sebastián Vignolo), fue terrible. Es una fuente grande, van abriendo. Y te llevás las cenizas de 5 ó 6. Eso de que te llevás las cenizas de tu mamá o papá. Es mentira. El otro se llevó la tuya y vos te llevás la del otro. Es una mezcla de cenizas", dijo Ruggeri en medio de las carcajadas.

Pero el Cabezón tenía más para decir: "La señora se sentó. Les juro, me impresionó y me fui. Mirá que me la banco, ¿eh? Del mismo fuego, o de los nervios, no sé qué pasó. Y ahí me cagué", terminó Ruggeri.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.