Mundial Rusia 2018. La intimidad de la selección: cómo seguir adelante después de la tormenta

Sampaoli y Tapia, durante el entrenamiento de la selección argentina
Sampaoli y Tapia, durante el entrenamiento de la selección argentina Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Andrés Eliceche
(0)
6 de junio de 2018  • 08:25

BARCELONA.- Claudio Chiqui Tapia camina lento por la tribuna de la cancha 7 de la Ciudad Deportiva Joan Gamper: un persistente dolor en la rodilla derecha lo tiene a maltraer, pero sigue. El presidente de la AFA vive sus horas más agitadas desde que se sentó en el sillón de Julio Grondona: fue protagonista de la tormenta que envolvió la suspensión del partido que la Argentina e Israel debían jugar el sábado en Jerusalén. Será por ese cansancio acumulado que anoche durmió de corrido, como no le había pasado desde que llegó aquí hace seis días. Tapia mira el entrenamiento y le hace un comentario futbolístico a un colaborador, como si por un momento pudiera evadirse de lo que todavía tiene que comunicar oficialmente: por qué se tomó esa decisión, que involucra los intereses de los jugadores, los dos gobiernos nacionales, la propia AFA, las empresas organizadoras y también a Palestina.

Cómo seguirá el calendario de la selección tras la suspensión del partido ante Israel

01:27
Video

¿Qué dirá el dirigente? ¿Cuándo? Se estima que durante la jornada del miércoles se parará ante los periodistas para contar lo que ya todos saben, pero además para explicar cómo seguirá la vida de la selección argentina. ¿Habrá charlado algo de eso con Jorge Sampaoli en el momentito que compartieron antes de la práctica? El cuerpo técnico trabaja con la idea de que ya no habrá partido amistoso antes de debutar en el Mundial Rusia 2018 ante Islandia, el sábado 16. Está en lo cierto.

Argentina no jugará ante Israel: deberá buscar un nuevo rival al que enfrentarse antes del Mundial

00:54
Video

En el hotel Sofía, donde se aloja la delegación, los trascendidos sobre los posibles rivales abarcaron desde la tarde de ayer un amplio abanico de selecciones menores, de Latvia a Moldavia, de San Marino a Malta. Pero es imposible organizar un partido en tan poco tiempo, más allá de que Torneos –la empresa que posee los derechos de televisación de la Argentina– asegure estar en condiciones técnicas de montar una transmisión en 24 horas. "No vamos a jugar ni acá, ni en Israel ni en la luna", le confirma a LA NACION otro de los dirigentes que forman parte de la nutrida delegación. Alrededor del presidente insisten en que, superada la crisis, el hombre está convencido de que hizo bien en haber frenado el partido, a pesar de los contratos firmados y demás. Que el monitoreo de la situación, con las amenazas a Messi en el centro del debate, no le dejaron otro camino. Aunque un primer ministro –Benjamin Netanyahu– y un presidente –Mauricio Macri– se hayan enojado.

Así las cosas, la preparación seguirá en esta ciudad por los próximos días, en el mismo predio que Lionel Messi utiliza cada día con su club. Ya no habrá espacio para probar durante 90 minutos a Franco Armani en el arco, ni comprobar la evolución de Lucas Biglia o Sergio Agüero, los que más competencia necesitan para tomar ritmo. La próxima vez que ruede la pelota en un partido de la selección argentina será después de que se canten los mismos: será en un Mundial.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.