Atlético Madrid especuló demasiado y Real Madrid se clasificó a las semifinales

Champions League Cuartos de final
  • P
Real Madrid

Real Madrid

  • P
Atlético de Madrid

Atlético de Madrid

Chicharito Hernández hizo el único gol del partido, a cinco minutos del final; Arda Turan se fue expulsado en el segundo tiempo; en el partido de ida habían empatado 0 a 0
Claudio Mauri
(0)
22 de abril de 2015  • 23:06

Chicharito fue el héroe
Chicharito fue el héroe

MADRID.- En casi tres años y medio, desde que lo dirige Diego Simeone , Atlético de Madrid interrumpió la añeja paternidad a la que lo sometía Real Madrid . Modificó el curso de la historia, desterró el complejo de inferioridad y la resignación a aceptar la derrota como algo natural. En este nuevo escenario competitivo del derbi, Real Madrid igual conserva un territorio en el que se reencuentra con su grandeza. Es en la Champions League , trofeo que levantó más veces que nadie: diez. La última, en la final de Lisboa, donde empezó a quebrar la dura resistencia del Atlético con un cabezazo de Sergio Ramos casi en el descuento. Un empate agónico, que dio paso a un suplementario en el que se impuso con la autoridad de un 4 a 1.

Desde esa definición en mayo pasado, el derbi madrileño se disputó en siete ocasiones por cuatro competencias diferentes. El equipo del Cholo mantenía un invicto de cuatro triunfos, incluido un sonoro 4-0, y tres empates. Y esta tarde, con la clasificación a las semifinales en juego, el desenlace tuvo algunos puntos de contacto con lo sucedido en Lisboa. Real Madrid derribó el muro rival cuando el partido se encaminaba al suplementario. A los 43 minutos del segundo tiempo, cuando hacía 12 minutos que Atlético tenía uno menos por la expulsión del turco Arda, el mexicano Javier "Chicharito" Hernández fue el héroe de la jornada al marcar el gol del 1-0, tras una asistencia de Cristiano Ronaldo . El reemplazante del lesionado Benzema rompió una paridad que se extendía desde el 0-0 en el Vicente Calderón.

Real Madrid no llegaba en las condiciones más favorables para medirse con una oposición tan dura como la del Atlético. Estaba castigado por las bajas, todas fundamentales en cada una de las líneas: Marcelo, Modric, Bale y Benzema. Estos dos últimos, junto con Cristiano Ronaldo, habían convertido 16 de los 21 goles del equipo en la Champions. El debate en Real Madrid era cuánto se resentiría la productividad, ya que sus titulares son muy titulares, intocables e indiscutidos, y los suplentes nunca salían del papel de recambio circunstancial y por fuerza mayor, para luego volver a las sombras del banco.

"Chicharito" Hernández, hijo y nieto de futbolistas, había llegado en septiembre, procedente de Manchester United, donde Louis Van Gaal no tuvo ningún interés en retenerlo. A Real Madrid se incorporó más para completar el plantel que para hacerse un lugar en la delantera. Sólo había sido titular en seis cotejos, los menos importantes de la temporada, y acumulaba 19 partidos ingresando en los segundos tiempos, en varios ocasiones por unos pocos minutos. En medio de tanta discontinuidad había marcado cinco goles.

El esguince en la rodilla derecha de Benzema le abrió las puertas del equipo. Era una sustitución por puesto, no por características. El francés tiene un amplio repertorio técnico, se asocia con los volantes, abastece a los otros dos delanteros, le da respiro al resto cuando la pelota llega a sus pies. "Chicharito" es explosividad, búsqueda de los espacios, obsesión por encontrar posición de remate. Un delantero que exige a los defensas por su intenso despliegue, que se mueve con el arco entre ceja y ceja.

Sus números de ayer dan cuenta de su perfil futbolístico: buscó más el arco que Cristiano Ronaldo (siete remates -cinco desviados- contra cinco del portugués). Lo suyo no es el pase; quedó último en ese rubro, con 15, tres menos que los pases dados por el arquero Casillas.

Como en la ida, el arquero Oblak fue fundamental con un par de atajadas. El técnico Ancelotti había sorprendido con la inclusión de Sergio Ramos en el medio campo, donde armó un doble pivote con Kroos. Real Madrid tenía la iniciativa y Atlético se quedó sin el desahogo que le daba el manejo de Turan. Se iba el partido, pero James Rodríguez y Cristiano armaron una estupenda jugada que definió Chicharito. Hacía 895 días (en 2012 para Manchester United) que no convertía por la Liga de Campeones. Si la espera fue larga, el recuerdo por el gol será inolvidable.

Atlético Madrid había encadenado siete derbis sin perder contra el Madrid, incluido el 0-0 de la ida en el estadio Vicente Calderón. La racha se cortó en el peor momento posible.

El gol de Chicharito

Las chances que había desperdiciado antes Real Madrid

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.