San Lorenzo se ve cada vez más lejos de Boca y se enfureció con Delfino

La reacción del plantel del Ciclón después de la dura derrota ante Tigre
Fernando Vergara
(0)
3 de abril de 2017  

La decepción en primer plano de Blandi y Merlini es la misma que expresan más atrás varios de sus compañeros
La decepción en primer plano de Blandi y Merlini es la misma que expresan más atrás varios de sus compañeros Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Atrapado en una montaña rusa. La de este San Lorenzo, en particular, con mayor tendencia a descender que a mantenerse en la pendiente. Si el primer trimestre de 2017 terminó a los tumbos, el comienzo del segundo no deja de ser un martirio. El equipo azulgrana sufrió y se fue con bronca en lo que se transformó en uno de los mejores partidos del campeonato: siete goles, resultado cambiante, lluvia, un corte de luz que paralizó el encuentro por 13 minutos y polémicas varias. Al cruce entre Tigre y San Lorenzo no le faltó ningún condimento.

Si los denominados partidazos también se nutren de errores, el mote califica a la perfección en el triunfo del Matador. Ayer, el Ciclón recibió un duro golpe que lo aleja de la pelea con Boca en el torneo doméstico. Tenía la presión, claro, porque si ganaba, mantenía la distancia con el equipo de los Barros Schelotto en la cúspide y ahora quedó a seis unidades.

En un subibaja también se montó el equipo de Diego Aguirre en su visita a Victoria. Es cierto: sufrió con los errores arbitrales de Germán Delfino, fundamentalmente con los últimos dos tantos de Tigre. “Nos metieron la mano en el bolsillo. Estamos muy tristes. Se puede perder o se puede ganar, pero de esta manera es jodido”, declaró enfurecido el DT uruguayo. Masticaron bronca. “Los errores hacen pensar en la honestidad. Nos sacaron el partido de las manos. A veces si no decís las cosas te toman de tonto. Esos elementos en el análisis hay que marcarlos, no son normales. Y con nosotros se vienen equivocando seguido”, agregó Nicolás Blandi.

La lluvia incesante sobre Victoria parecía un preludio de lo que le esperaba a los visitantes: presión constante en tres cuartos de cancha y un ahogo del que a San Lorenzo le costó salir. Los de Aguirre nunca se sintieron cómodos en el partido, ni siquiera estando en ventaja. En busca de nuevas señales de recuperación tras la goleada ante Quilmes, el encuentro frente a Tigre se vislumbraba como una prueba de carácter para los azulgranas. Las estadísticas también jugaban su partido porque Tigre aparecía como una piedra en el zapato. San Lorenzo llegaba a Victoria con números inquietantes en su mano a mano con el Matador: contabilizaba siete partidos sin ganar, con cuatro igualdades y tres derrotas. En la general, el último triunfo había sido en el Apertura 2011, 1-0 con gol de Nicolás Bianchi Arce. En el estadio José Dellagiovanna, reducto hostil, no se lleva los tres puntos desde el Apertura 2009. La racha se extendió con un rival que en los últimos ocho años siempre lo incomodó y se transformó en su némesis.

Le costó a San Lorenzo superar la línea media de Tigre, un muro que parecía granítico. Cardozo, Menossi y Castro fueron los abanderados de la resistencia. No sólo se limitaron a su tarea en la recuperación: apoyados en la buena ubicación de Cachete Morales para gestar, tanto Cardozo como Castro pudieron llegar al gol.

En el debut de Facundo Sava en el banco, con astucia, Tigre le jugó de igual a igual a pesar de las diferencias de presupuestos y laureles con su rival. Con algunos buenos recursos individuales, se las rebuscó para hacer daño. Vale remarcarlo: hubiera sido injusto que se fuera de su cancha con una derrota. En el comienzo del segundo tiempo, contó con cuatro situaciones concretas de gol en los primeros 10 minutos; algunas, por desatenciones defensivas del Ciclón, que en sus dos primeras llegadas, marcó dos goles. Pura contundencia con definiciones notables de Blandi y Merlini. De ahí en adelante, las principales protagonistas fueron las polémicas.

Para San Lorenzo se abre un nuevo desafío: dejar atrás la inconsistencia. Con una presencia sudamericana asomando en breve (visita a Universidad Católica el 12 de abril), al Ciclón empiezan a surgirle demasiados problemas en un plazo corto. A Santiago llegará con poco margen de maniobra: deberá ganar sí o sí para seguir con esperanzas en la Copa Libertadores.

El fútbol era para Mierez

“Hubo un momento en el que yo no quería saber más nada con el fútbol. Le dije a mi viejo que esto no era para mí”. La historia de Ramón Mierez no difiere mucho con la de tantos chicos que llegan desde el interior del país con un único sueño: triunfar en el fútbol grande. Hay una realidad: tampoco todas salen a la luz. La de este joven chaqueño cuenta con algunas singularidades. Surgido en el Club Atlético Regional de Resistencia, consiguió una prueba en Buenos Aires gracias a sus buenas labores en el Sub 15 de su ciudad. Su papá, albañil, abandonó sus tareas porque el niño extrañaba su tierra. Lo acompañaron en busca de su gran anhelo. “El cambio fue durísimo y también lo fue para mi familia, que dejaron todo para venir conmigo. Yo no estaba acostumbrado a este tipo de rutina”, contó el delantero de 19 años. De entrada, sus padres consiguieron empleo en la pensión de Tigre. “Todo esto finalmente valió la pena”, cerró el jugador que en enero fue parte del plantel argentino en el Sudamericano Sub 20 de Ecuador.

Mierez fue uno de los protagonistas de un debut que se cerró con una sonrisa para Sava. En lo sucesivo, habrá que ver si el triunfo obrará como estímulo para un equipo que venía de seis partidos sin triunfos, con cuatro derrotas.

Mientras Tigre abandonaba su estadio en medio de celebraciones, Matías Lammens visitaba el vestuario de Delfino en busca de explicaciones por las jugadas polémicas. Por la avenida Perón, los simpatizantes locales gritaban bajo la lluvia: eran dueños del mejor partido del campeonato.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.