Destino exótico: el defensor argentino al que pretende la selección de Albania

Crédito: Prensa Belgrano de Córdoba
Alejandro Panfil
(0)
12 de marzo de 2019  • 07:59

Hace ya unos años, el fútbol de seleccionados adoptó la dinámica del mercado de pases de los clubes y las federaciones nacionales ya no se conforman con depender exclusivamente de los nativos para formar sus planteles. En la actualidad, si se ve con buenos ojos a un determinado futbolista que aún no ha tenido minutos en un partido entre países por los puntos, es muy probable que comience un operativo para "ficharlo". Y por estos días, la federación de Albania está haciendo todo lo necesario para que Tomás Guidara, joven jugador de Belgrano, de Córdoba, pase a ser un posible convocado.

Luego de no gestionar a tiempo por el exftubolista de River y actual de Milan Mateo Musacchio, Albania contactó a Guidara mediante las redes sociales, para luego dar con su representante.

Si bien es un hábito in crescendo, casos como este ocurrieron siempre. A mediados del siglo pasado los argentinos Luis Monti, Enrique Guaita, Raimundo Orsi y Atilio Demaría fueron campeones del mundo por Italia en 1938. La tendencia se intensificó en tiempos más cercanos e Italia volvió a convocar a varios albicelestes, como Mauro Camoranesi, Daniel Osvaldo, Ezequiel Schelotto, Gabriel Paletta y el "arrepentido" Franco Vázquez. Y varios otros seleccionados se llevaron argentinos: Paraguay contó con Lucas Barrios, Jonathan Santana, Néstor Ortigoza y Jonathan Fabbro; Chile reclutó a Matías Fernández; Ecuador, a Marcelo Elizaga y Ariel Graziani; México llevó a Guillermo Franco a dos mundiales e incorporó a Damián Álvarez y a Christian Giménez; España, antes de convertirse en potencia, tuvo entre sus filas a Juan Antonio Pizzi y Mariano Pernía.

Albania, que vivió cuatro décadas de régimen comunista y cuyo seleccionado tuvo como máximo éxito la clasificación para Francia 2016 -única vez en su historia en que disputó la Eurocopa-, es un pequeño país balcánico con 2.8 millones de habitantes y uno de los más pobres de Europa, con un PBI total de 2018 fue de 38.154 millones de dólares. La Superliga de Albania, más allá de haber tenido en 1996 a Mario Kempes como DT del K.S. Lushnja, hoy en la tercera división, está lejos de las más importantes del mundo. Tiene sólo 10 equipos en la máxima categoría y los clubes que han dominado en los últimos años son Partizani Tirana, FK Kukësi y KF Skënderbeu Korçë, al que le quedó una mancha negra y ha sido apartado por 10 años de competencias de la UEFA por arreglar resultados de partidos. Entre los mejores jugadores albanos de la historia se destacan Panajot Pano, un delantero excepcional durante el régimen comunista que no pudo jugar en el exterior debido al aislamiento político de su país, y el nacido en Kosovo Lorik Cana, ex Lazio, Olympique de Marsella y Paris Saint Germain, entre otros, que disputó 93 partidos con la Selección.

Con escasa relevancia y pergaminos, la Selección Albana no aparece como un destino atractivo para los futbolistas argentinos ¿Entonces por qué lo sería para Guidara? Por dos razones bastante convincentes: porque el defensor, que fue centro de la polémica por un supuesto penal no sancionado a Boca, tiene ascendencia albana y porque quien lo pidió insistentemente fue un gran conocedor del puesto de lateral derecho, ni más ni menos que Christian Panucci, ex defensor de la Selección Italiana que ganó una Champions con Milan y otra con Real Madrid. El DT, ex ayudante de campo de Fabio Capello en la Selección de Rusia, ya se comunicó con Guidara en enero y le aseguró que peleará mano a mano por el puesto con Elseid Hysaj, de Napoli. "He hablado con el jugador porque tiene origen albanés y posibilidades de conseguir su ciudadanía. Él está listo para venir y muy entusiasmado, es por eso que la Federación está intercambiando documentación con el jugador. Espero que los tramites finalicen pronto porque es un extremo de calidad, aunque sólo diré que es un jugador nuestro cuando haya visto su pasaporte, porque muchos manifiestan voluntad de venir a jugar con nosotros y luego eligen otros países", expresó a Supersport el entrenador que le ganó en las preferencias a su compatriota Walter Zenga y al holandés Clarence Seedorf para llegar al seleccionado albanés en 2017, en reemplazo de Gianni De Biasi, quien renunció en el medio del trayecto de las eliminatorias hacia Rusia 2018. Guidara, por su parte, le confirmó a La Nación que efectivamente tuvo una conversación con Panucci: "Sí, me llamó. Estuvimos hablando y él tiene muchas ganas de que pueda formar parte de su equipo. Me dijo que Albania es un seleccionado muy serio que está trabajando muy bien. La verdad que me sorprendió su llamado, ya que él fue un gran jugador. Seguro hay mucho que aprender de él".

La propuesta formal que le hizo la Federación Albanesa de Fútbol a Guidara, de origen humilde y cuya crianza estuvo a cargo de sus abuelos paternos, no es una salvación en lo económico, todo lo contrario, ya que no habrá una retribución monetaria a excepción de premios por objetivos logrados con la Selección. Pero en el paquete para seducirlo incluyeron un factor no menor: el defensor argentino tendrá la chance de mostrarse en partidos que verá toda Europa, sin ir más lejos los dos duelos por eliminatorias para la Euro 2020 que disputarán ante Francia, el último campeón del mundo. Y, de clasificar a la máxima cita continental, la vidriera para Guidara sería mucho mayor para tener chances de emigrar a un club importante. Claro, desde muy temprana edad ya le cerraría las puertas a la Albiceleste, algo que no cree una utopía. "Jugar en la Selección Argentina es difícil, pero no imposible.", comentó, dando la pauta de que aún queda mucho por pensar junto a su entorno.

Tomás Guidara, a los 22 años, tiene entre manos una decisión que puede cambiar su carrera para siempre, para bien o para mal ¿Qué hacer entonces? Mauro Camoranesi, quien tomó esa decisión ya habiéndose consolidado como un jugador importante a nivel internacional, distinguió dos razones para nacionalizarse por otro país y contó cuál fue la suya al optar por Italia. "La gente piensa que cuando uno va a jugar a otra selección es porque hay un tema económico. Y eso hay que sacarlo de lado, porque no existe, es pura y exclusivamente deportivo esto. Mi prioridad era realizar mi sueño de jugar un mundial. Por ahí se compara con algún brasileño que se fue a jugar por plata a la selección de Qatar, pero esto es diferente", comentó a La Nación quien fue campeón del mundo con la azzurra en Alemania 2006.

Desde Albania le aclararon a La Nación que, por más que no se trate de una potencia, la propuesta para Guidara es pura y exclusivamente deportiva. ¡No somos Qatar!", advierte Ermal Kuka, periodista de VipSport. Y completa la idea: "No es que la Selección le va a ofrecer determinado dinero para jugar por nosotros, nada de eso".

Sea o no el de Albania un caso similar al de Qatar, Tomás Guidara prefiere tomarse con calma lo que vaya a suceder más allá de las cinco fechas que le quedan con Belgrano para intentar mantenerse en primera división. Y, elija lo que elija, sabe que lo hará convencido: "Por el momento no decidí nada, estoy pensándolo junto a mi entorno que me apoyará en cualquier decisión que vaya a tomar. Pero desde ya que me pone muy contento que puedan llamarme de una selección, porque jugar fuera del país sería una experiencia muy linda".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.