Tottenham-Manchester United, por la Premier League: una increíble atajada de Lloris y el enojo de Mourinho con el árbitro, las perlitas del empate

Lloris, figura de Tottenham, que no pudo mantener el 1-0 y finalmente igualó 1-1 con Manchester United
Lloris, figura de Tottenham, que no pudo mantener el 1-0 y finalmente igualó 1-1 con Manchester United Crédito: REUTERS
(0)
19 de junio de 2020  • 19:25

En el inicio de la fecha 30, la Premier League ofreció hoy uno de sus platos fuertes: Tottenham recibió a Manchester United en un duelo fundamental en la pelea por ingresar a las competencias europeas. Pero el partido que se disputó en la noche londinense no dejó conforme a ninguno de los dos equipos. El 1-1 final tiene un sabor amargo para ambos: los Spurs comenzaron ganando y estuvieron 10 minutos de llevarse una victoria fundamental, pero finalmente perdieron dos puntos; mientras que los Diablos Rojos lograron rescatar un empate, pero ahora pueden salir de los puestos de clasificación.

El resumen del partido

Pese al punto sumado, Tottenham acumula 42 unidades y se ubica en el octavo lugar, pero puede acabar más distanciado de la zona de Champions (el cuarto, Chelsea, tiene 48 con un partido menos), y el United podría perder incluso la quinta plaza (a dos puntos de los Blues) si Sheffield United le gana el domingo a Newcastle.

El partido, el primero que disputaban ambos equipos tras la reanudación de la Premier League, demostró que tres meses de inactividad pasan factura. Tras un primer cuarto de hora en el que no ocurrió nada significativo en la cancha, el juego se fue animando, sobre todo por parte de los locales, que se adelantaron en el marcador con un gol del holandés Steven Bergwijn, tras una gran jugada personal a los 27 minutos.

El enojo de Mourinho ante el penal que luego no se cobró por el VAR

El United mejoró en la segunda parte, sobre todo tras la entrada del francés Paul Pogba por el brasileño Fred para jugar los últimos 25 minutos. Si no logró el empate antes fue porque el arquero Hugo Lloris se erigió como una de las figuras de la cancha y demostró todo su talento con una atajada increíble ante un fuerte remate de Anthony Martial. Luego, a diez del final, Pogba generó un penal por una falta de Eric Dier que el portugués Bruno Fernandes cambió por gol para establecer el 1-1.

Luego, en el final, todo pudo cambiar por una errática decisión del árbitro Jonathan Moss que derivó en la locura de José Mourinho, enojado por la situación. ¿Qué ocurrió? Moss sancionó una supuesta falta de Dier sobre Fernandes en el área a los 90 minutos, pero finalmente el VAR llevó tranquilidad al banco de Tottenham: el referí retractó su decisión ya que la repetición de la jugada demostró que no hubo contacto alguno. Así, todo terminó en un agrio empate para ambos: los Spurs ahora suman cuatro partidos (dos derrotas y dos empates) sin triunfos, mientras que el United acumula seis sin perder (tres triunfos y tres empates).

Mourinho desató su locura tras una decisión del árbitro que debió retractar tras la acción del VAR
Mourinho desató su locura tras una decisión del árbitro que debió retractar tras la acción del VAR Crédito: dpa

Liverpool puede ser campeón esta fecha

Previamente, Southampton derrotó por 3-0 al Norwich y logró tres puntos que prácticamente le aseguran la permanencia, todo lo contrario que su rival, colista y casi descendido. Danny Ings (49'), Stuart Armstrong (54') y Nathan Redmond (79') fueron los autores de los goles de los Saints, que ascienden a la 13° plaza, con 37 puntos, diez por encima de la zona de descenso. Con 21 unidades, en cambio, Norwich sigue dando pasos de gigante hacia el descenso al Championship.

Ambos partidos, como todos los de la trigésima jornada que se disputarán hasta el lunes, comenzaron con un minuto de silencio en agradecimiento al personal sanitario que lucha contra el nuevo coronavirus y en homenaje de todas las víctimas de la pandemia. Además, todos los jugadores, técnicos y árbitros pusieron una rodilla en tierra en apoyo al movimiento antirracista 'Black Lives Matter'.

Por su parte, Liverpool, líder absoluto con 22 puntos de ventaja sobre el segundo -Manchester City-, disputará el clásico de la ciudad ante Everton, como visitante, el domingo a las 15, pero, debido a la victoria del City (ante Arsenal 3-0) en uno de los partidos que estaban pendientes, no podrá gritar campeón ese día. De ganar, deberá esperar que el equipo ciudadano pierda su partido (el lunes a las 16 recibirá a Burnley) para poder festejar por primera vez en 30 años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.