Un técnico argentino hace historia en la Copa Africa con Guinea Ecuatorial

Esteban Becker llevó por primera vez a Guinea Ecuatorial a las semifinales de una Copa Africa
Esteban Becker llevó por primera vez a Guinea Ecuatorial a las semifinales de una Copa Africa Fuente: EFE
A los 50 años, Esteban Becker ubicó a este modesto país entre los cuatro mejores del continente; formado en España, este DT buscará ahora la final ante Ghana
(0)
4 de febrero de 2015  • 16:40

BATA, Guinea Ecuatorial (AFP) - Esteban Becker era hasta hace poco un desconocido entrenador nacido en Bernal y formado en el fútbol modesto madrileño, pero a sus 50 años vive su momento de gloria tras clasificar por primera vez a Guinea Ecuatorial para unas semifinales de la Copa de África .

"Estoy en la élite del fútbol, con una selección que ha ganado a selecciones muy buenas", declara el entrenador que accedió a semifinales con su selección luego de un triunfo por 2-1 ante Túnez en cuartos de final.

"Es un muy buen momento para mí. Me ha costado mucho trabajo, muchos estudios, esfuerzos llegar hasta aquí", admite.

Pese a saborear ahora la gloria, Becker no olvida sus orígenes: "Yo vengo del barro, de entrenar a equipos menores, por lo que llegar hasta aquí también es un aliento para los entrenadores jóvenes. Si uno trabaja, estudia mucho, todo tiene recompensa".

Su experiencia avala esta teoría. La historia con Guinea Ecuatorial de este entrenador que hizo toda su trayectoria como DT en el ascenso del fútbol español, comienza cuando conoce a Juan Micha Obiang mientras se formaba como entrenador en Madrid.

Becker elige a este técnico ecuatoguineano como adjunto cuando entrena al Fuenlabrada, un club que navega entre la segunda y tercera división española.

A través de Micha Obiang conoce al vicepresidente de la Federación de Guinea Ecuatorial (Feguifut), Andrés Jorge Mbomio, que le nombra seleccionador femenino. Y Becker gana el Campeonato de África femenino en 2012, organizado en el país.

Mbomio se convierte a finales de 2014 en presidente de la Feguifut y le coloca al frente de la Nzalang Nacional (sobrenombre de la selección) en lugar del español Andoni Goikoetxea a 10 días del inicio de la CAN-2015.

Becker organiza una concentración exprés entre Madrid y Lisboa y, desde el primer día, dice que su auténtico sueño es clasificar a Guinea Ecuatorial para su primer Mundial, en 2018.

Barça y Cenicienta

Becker es expresivo, paternalista y apasionado: no para quieto en su zona técnica durante los partidos, abraza y besa a todos los jugadores sustituidos y da consignas con énfasis y verbo florido.

En el entrenamiento del martes, sus suplentes "han jugado como el Barça", dice este técnico afable, que calificó la histórica clasificación de Guinea para semifinales como "el cuento de la Cenicienta" y que llamó "hormigas" a sus jugadores en comparación con los 'gigantes' futbolistas de Burkina Faso, subcampeones continentales, cuando se enfrentaron en la primera fase.

Preguntado por la polémica clasificación ante Túnez en cuartos (su equipo empató en el descuento con un penal inexistente), Becker responde con ironía: "Entiendo que Túnez tiene que venir a ganar, no a jugar con cinco defensas. íNosotros jugamos con dos defensas y ocho atacantes!".

Cuando habla, Becker se adorna con el lenguaje, no en vano tiene publicados dos libros, un recopilatorio de noticias y una novela, que versan ambos alrededor del balón redondo.

Y le encanta hablar con la prensa extranjera. Hay que reconocer que fuera de la CAN, no tiene demasiadas ocasiones de ver periodistas foráneos. Y la prensa ecuatoguineana es estatal o ligada al poder, en un país que domina con puño de hierro el presidente Teodoro Obiang desde 1979 (fue reelegido en 2009 con el 95,37% de los votos).

Maridaje con el poder

El jefe del Estado ecuatoguineano está presente constantemente en la televisión nacional, sobre todo en lo informativos, y su efigie está por toda la ciudad, en cada hotel, en cada tienda... Becker se ha adaptado a ese entorno y nada más lograr la clasificación para semifinales dio las gracias al presidente de la República.

Su discurso coincide con el del gobierno de Malabo, cuando dice que "Túnez era el 30 equipo de la clasificación FIFA, nosotros los 118, era David contra Goliat, deberían haber ganado por 4-0". Un argumento que reprodujo después en un comunicado la Oficina de Información y de Prensa de Guinea Ecuatorial.

Becker también apela a Obiang cuando se le pregunta si considera ya un éxito el papel de su equipo en el torneo, independientemente de si se clasifica o no para la final: "El presidente dijo (tras ganar a Túnez): 'Aplaudo a los héroes, ya no quiero más nada. Ahora, si quieren ganar el próximo partido, ílo aceptaremos!".

"Estando entre los ocho mejores de África estábamos contentos. Entre los cuatro mejores, también estamos contentos, pero si jugamos la final, íva a ser tremendo! Es la historia de David y Goliat. Los poderosos no nos han podido ganar. Vamos a ver dónde termina el sueño", agrega el DT que ahora enfrentará a Ghana por semifinales, mientras que en la otra serie se cruzarán la República Democrática del Congo y Costa de Marfil .

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.