Golf bajo el agua: el enigma del hoyo 17 de The Players, salir a flote o naufragar

Emiliano Grillo.
Emiliano Grillo. Fuente: AFP - Crédito: SAM GREENWOOD
(0)
11 de mayo de 2018  • 22:44

Fue el hoyo en el que Emiliano Grillo protagonió uno de los momentos destacados de la tarde en el TPC Sawgrass, y también el que le cortó la racha al cómodo puntero, el local Webb Simpson, que a uno del final debió anotar en su tarjeta un doble bogey, después de un recorrido glorioso con un águila y nueve birdies, aunque no le impidió igualar el récord del campo, con 63 golpes (-9).

El par 3 del 17, un raro y atrapante desafío de pura agua y green comprendido en un hoyo-isla, sin fairways ni mucho menos roughs, le sigue dando la razón a la leyenda de The Players, casi tan célebre como la del 12 de Augusta National, la Campana Dorada, con la diferencia de que el escollo del Masters es un arroyo, el Rae’s Creek, menos impactante que el lago del TPC Sawgrass, pero igual de peligroso, y más bello. La otra diferencia es que los jugadores acceden al green del Golden Bell y salen de él por dos puentes (Hogan y Sarazen) y hay una similitud notable: los espectadores deben conformarse con observar de lejos el desenlace en cada uno.

Otros casos de ayer: para Rory McIlroy , el golpe de salida fue suficiente para salvarse con lo justo del pequeño bunker, pero un segundo más tarde el mismo pique (en el borde del hazard) lo retrotrajo al agua. Luego, no superaría el corte. El surcoreano Si Woo Kim, campeón el año pasado, cometió un solo bogey en el recorrido de regreso en el 17, con lo que finalizó con 72 (par) y suma 139 (-5).

En los dos días del torneo, 44 salidas fueron al agua que protege al islote, mientras que en la suma de los restantes los hoyos, se hundieron 147 pelotas.

La tarde de Grillo tuvo altibajos en el score aunque pareja en el juego: anotó cinco birdies (uno de ellos en el 17, luego de un larguísimo putt de 15 metros) y cuatro bogeys, y en algunos casos no fue preciso con el putter, cuando las oportunidades daban para salvar el par o bajarlo. El chaqueño se despidió con el sinsabor del bogey en el 9, luego de errar de menos de un metro. Con los 71 (-1) de la segunda vuelta suma 140 (-4) y se ubica a once golpes de Simpson, de sensacional actuación, después de los recorridos de 66 y 63 para el total de 129 (-15).

Lo más llamativo del trío integrado por Tiger Woods , Phil Mickelson y Rickie Fowler en las dos jornadas fue el tiro de salida del último en el hoyo 6 y dónde quedó la pelota: injugable e irrecuperable, anidada en lo alto de una palmera, a la derecha del fairway, solo al alcance del zoom de la televisión. Después de 10 minutos en los que Rickie y uno de los máximos comisarios estudiaron la situación (el golfista, munido de binoculares, hasta habló de menear el árbol para que la pelota cayera, lo que se advertía imposible), volvió al tee de salida y terminó con doble bogey, una situación que impactó en el hoyo siguiente, donde volvió a subir el par con otro +2.

De ese grupo de notables, que tanta expectativa había generado, apenas pudo superar el corte Tiger, que entró justo (está -1 en el torneo tras dos birdies y un bogey ayer). Este sábado, Grillo saldrá desde las 12.10 de nuestro país en pareja con Chris Stroud.

El impresionante putt de Emiliano Grillo

El error del puntero Webb Simpson

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.