Olvidémonos de volver a tener un Roberto De Vicenzo

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
(0)
2 de junio de 2017  

Roberto De Vicenzo tuvo la suerte de nacer cuando nació, porque eso le permitió convertirse en el fundador del golf argentino. Es cierto que, al igual que en el caso del tenis y Guillermo Vilas, hubo jugadores de valor y éxito en el golf antes que De Vicenzo, pero tanto el golfista como el tenista cambiaron la historia de sus respectivos deportes. Y eso es algo que muy pocos pueden decir.

A la vez, De Vicenzo bien podría haber querido nacer en otra época. Aquel título de 1967 en el Abierto Británico le reportó 15.000 libras esterlinas. Quien gane el que se jugará a partir de la semana del 16 de julio en Royal Birkdale se llevará más de 1,2 millones. A De Vicenzo nunca lo obsesionó el dinero, pero la evolución del golf en ese sentido no le era ajena. No es exageración decir que su deporte y el de Emiliano Grillo podrán llamarse igual, pero hace rato ya que no son lo mismo.

Cambió el deporte y cambió el país. Muchas cosas son diferentes desde que De Vicenzo firmara aquella famosa tarjeta con el golpe de más en el hoyo 17 del Masters de Augusta, un error que le impidió luchar por el torneo en un desempate. Le costó digerirlo, sí, porque durante años osciló entre el correcto “acepté el reglamento” y el autoflagelatorio “fui un estúpido”.

La Argentina de 1968 estaba a 18 años aún del máximo hito de su deporte, el título en el Mundial de México 86. Una “mano de dios” que es, por varias razones, imposible de comparar con aquella tarjeta que traicionó a De Vicenzo en Augusta.

Grandes y diferentes. Diego Maradona, Juan Manuel Fangio, Carlos Monzón, Vilas y De Vicenzo forman el quinteto estelar del deporte argentino en el siglo XX, según decidió el Círculo de Periodistas Deportivos en 1998. Enormes los cinco. ¿Superiores los otros cuatro al golfista? Es probable. Pero De Vicenzo les ganó a todos en algo que solía ser parte esencial del deporte: la calidad humana, la caballerosidad. Por eso, también, es que no volverá a haber uno igual.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.